Calorimetría: lo que debes saber

La nutrición y el entrenamiento son pilares fundamentales para una vida saludable. Para planificarlos correctamente, es necesario conocer el propio organismo y sus necesidades. En esto puede ayudar una calorimetría.
Calorimetría: lo que debes saber
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis el 11 octubre, 2021.

Última actualización: 11 octubre, 2021

¿Si existiera una forma de medir cuántas calorías necesita el organismo para realizar un ejercicio o un deporte específico, la utilizarías? Básicamente de eso se trata la calorimetría.

La calorimetría es una técnica que ofrece un gran apoyo a la medicina deportiva y la salud. Probablemente se trate de un tema poco conocido, pero de mucha relevancia. Te contamos cuáles son sus aplicaciones.

¿Qué es la calorimetría?

En física, la calorimetría sirve para la medición del calor y sus procesos térmicos. Esta función ha sido estudiada por la ciencia durante años y, en conjunto con la medicina deportiva, han desarrollado la manera de medir el calor en las personas.

Específicamente, la calorimetría enfocada a la medicina deportiva contribuye en la medición del gasto energético del ser humano durante la realización de cualquier actividad física. Esta herramienta se emplea para determinar el porcentaje de carbohidratos, proteínas o grasas consumidos según la intensidad y la duración de un ejercicio.

De acuerdo con una publicación de la revista European Journal of Human Movement, cada persona tiene sus necesidades nutricionales, energéticas e hídricas. Por lo tanto, se hace menester determinar tal medida.

¿Cómo se evalúa la calorimetría?

La evaluación de la calorimetría ocurre a través de 2 pruebas: directa e indirecta. Ambas determinan la energía del cuerpo humano, pero se llevan a cabo de formas diferentes. Incluso una se considera más completa que la otra.

Evaluación directa

La evaluación directa es considerada la más completa dentro de la calorimetría. Sin embargo, también sobresale como la prueba más compleja para realizar. Esta se encarga de cuantificar la cantidad de energía generada por el organismo, tanto en reposo como en actividad —leve, moderada o intensa—.

Mujer joven se somete a una calorimetría.

Al evaluar prácticamente cualquier indicio de calor en el organismo, la convierte en la forma de evaluación más completa. No obstante, es necesario introducir a la persona por completo en una estructura denominada «campana». Esta es la que permite evaluar la temperatura corporal de forma rigurosa.

Con base en los resultados obtenidos, la máquina determina cuántas calorías se queman en el organismo en ese momento. Es por eso que este tipo de evaluación es tan complejo y únicamente se emplea en procesos de investigación científica.

Evaluación indirecta

La evaluación indirecta es todo lo contrario a la directa en cuanto a complejidad. En este caso, se trata de un procedimiento menos invasivo, que no requiere la utilización de la «campana».

Usualmente, se emplea una prueba de esfuerzo con análisis de gases, como explica una publicación de la revista Archivos de Cardiología de México. La evaluación indirecta es el método más utilizado para determinar el tipo de metabolismo en reposo y en actividad de una persona.

Calorimetría y entrenamiento

Aparte de las evaluaciones de calorimetría directa, que se enfocan en la investigación científica, este tipo de evaluación se usa con frecuencia en los deportistas de élite. La mayoría de los entrenamientos en el mundo deportivo se planifican con base en los resultados de diversas pruebas, entre las cuales sobresale la calorimetría.

A partir de esos resultados, los profesionales elaboran dietas, rutinas y modificaciones en los hábitos de los deportistas. Por supuesto, este proceso se lleva a cabo con el fin de obtener mejores resultados, especialmente en pruebas de ultrarresistencia como el ciclismo.

Acceder a un examen de calorimetría

A pesar de ser una herramienta óptima para mejorar el rendimiento y los resultados de un deportista de élite, la calorimetría también se utiliza en amateurs. Si deseas acceder a una evaluación indirecta de calorimetría, te aconsejamos seguir todo el proceso médico, paso por paso.

Visitar al médico

Acude a tu médico de cabecera y expresa lo que deseas conocer sobre tu gasto energético, tu metabolismo y tu dieta, así como los puntos fundamentales para comenzar a mejorar tus hábitos y estilos de vida. Posteriormente, solicita una cita con el nutricionista y continúa el proceso.

Apoyo del nutricionista

Acudir a un nutricionista puede ayudar en el tratamiento de ciertas enfermedades.

Una vez en el especialista, debes ser mucho más específico con lo que deseas. No importa si tienes sobrepeso o no, si practicas alguna actividad física o no, el objetivo es determinar de qué manera puedes implementar una dieta y empezar o mejorar una rutina de entrenamiento ajustada a tus capacidades.

Por lo tanto, podrás solicitar la evaluación de calorimetría a tu nutricionista. Recuerda que este tipo de exámenes los realizan en sitios especiales.

Comprende la importancia de la calorimetría

Lo primero que debes hacer antes de someterte a una evaluación de calorimetría es conseguir asesoramiento profesional, tanto médico como nutricional.

Sumado a ello, no olvides uno de los pilares de una vida saludable es realizar actividad física de forma regular y alimentarse de manera saludable. Por medio de los resultados de esta evaluación y la asesoría correcta, puedes modificar y ajustar estos aspectos.

Te podría interesar...
Nutrición o ejercicio, ¿cuál es la más importante?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Nutrición o ejercicio, ¿cuál es la más importante?

Muchos se preguntan qué es más importante para conseguir un buen estado de salud, la nutrición o el ejercicio. ¿Conoces la respuesta?