¿Cómo debe ser el entrenamiento después de los 50 años?

14 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
El entrenamiento solo debe depender de las capacidades físicas y los resultados, pero en ningún momento debe verse interrumpido por la edad. ¡No dejes que nada te detenga!

A medida que van pasando los años, la actividad física y el ejercicio se convierten en un desafío que debe enfrentarse con altura y determinación. Hacer referencia al entrenamiento después de los 50 años puede ser una locura para muchos, pero no puedes dejarte llevar por este tipo de comentarios.

Tampoco se trata de considerar la edad como un «estado mental» u otro tipo de argumentos que se utilizan para sentirse más joven. Con respecto al entrenamiento, el objetivo se centra en evaluarte pertinentemente y tener en cuenta la mayor cantidad de aspectos posibles para hacer ejercicio de manera saludable.

Entrenamiento después de los 50 años, ¿qué tener en cuenta?

En primer lugar, necesitas evitar los comentarios extremos relativos a lo negativo o a lo positivo. Es decir que no debes permitir que las palabras de terceros te desmotiven a la hora de realizar tu entrenamiento, y mucho menos que las críticas positivas te impulsen a forzar al organismo más allá de tus posibilidades.

Al pensar en el entrenamiento después de los 50 años, necesitas comprender que el realismo es un punto fundamental. Esto no quiere decir que en otras etapas de la vida no sea importante, pero al pasar esta edad, las capacidades físicas empiezan a perder su condición.

Con base en lo anterior, surgen una serie de aspectos que debes tener en cuenta, tanto en la planificación como en la ejecución del entrenamiento. Los presentamos a continuación.

Evaluar las capacidades

Hombre mayor realizando ejercicios para prevenir la osteoartritis de rodilla.

Antes de iniciar cualquier tipo de rutina, debes ponerte en la tarea de diseñarla. Pero más importante, antes de ello, requieres de un diagnóstico médico profesional con el fin de determinar cómo se encuentra tu condición física y psicológica.

Con base en dicha evaluación, la planificación del entrenamiento será acorde y tendrá más sentido para tu organismo, su desarrollo saludable y los objetivos deseados.

¿Sedentario o activo físicamente?

El resultado de tu diagnóstico depende del tipo de vida que llevas antes de los 50 años. No es lo mismo ser alguien sedentario la mayoría del tiempo que un individuo activo y que realiza ejercicio físico a menudo.

Dependiendo de la calidad de vida que poseas, podrá variar también el entrenamiento después de los 50 años. No pases este aspecto por alto.

Entrenar inteligente y sanamente

Desgastarte en rutinas de mucha duración y poca intensidad puede ser bastante nocivo para el organismo. No solo por lo poco que progresas, sino porque el cuerpo necesita de un estímulo adecuado para mantenerse en buena condición.

Busca un entrenamiento sano e inteligente y procura que estas pautas estén integradas por un desarrollo progresivo. No importa que la duración de la rutina sea limitada, la intensidad debe ser la justa para lo que necesitas.

Buscar motivación

El entrenamiento después de los 50 años, en la mayoría de las ocasiones, es realizado por salud. Es por ello que muchas personas no disfrutan del todo al hacer ejercicio físico.

Si este es tu caso, te recomendamos buscar motivación para no dejar de lado la rutina de entrenamiento. Obviamente, mantenerse saludable es el mejor argumento para entrenar, pero en ocasiones, necesitas mucho más que eso.

Realizar la rutina junto a alguien, como un amigo o familiar, puede servir. También puedes escuchar tu música favorita o premiarte con alguna actividad de tu interés una vez que hayas culminado con la rutina.

Ejercicios para entrenar después de los 50

Uno de los efectos del envejecimiento es la pérdida progresiva de la fuerza.

Lo más probable es que te encuentres en búsqueda de ejercicios para elaborar y ejecutar tu entrenamiento. En respuesta a ello, se aconseja llevar a cabo todo tipo de ejercicios, especialmente aquellos enfocados en fuerza y resistencia; lo importante es llevar una vida saludable y activa.

Lo único que debes tener en cuenta antes de realizar cualquier tipo de ejercicio son los aspectos que se mencionan anteriormente.

El asesoramiento constante es fundamental

Tanto el asesoramiento como el monitoreo médico deben ser constantes. Este es un tema presente en todas las etapas de la vida al momento de realizar ejercicio. Sin embargo, después de los 50 años de edad, estos puntos deben ser más regulares y específicos, como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cualquier tipo de problema o acontecimiento negativo al entrenar, como por ejemplo un dolor muscular o articular, debe ser evaluado con rapidez. De esta manera, se hace más fácil modificar la rutina y evitar cualquier tipo de lesión leve o grave.

  • Ejercicio físico y bienestar en personas mayores de 50 años: caso del distrito central del Cantón de Turrialba. (2006). InterSedes: Revista de Las Sedes Regionales.
  • Landinez Parra, N. S., Contreras Valencia, K., & Castro Villamil, Á. (2012). Proceso de envejecimiento, ejercicio y fisioterapia. Revista Cubana de Salud Pública. https://doi.org/10.1590/s0864-34662012000400008