Beneficios de la terapia de compresión isquémica

Pese a no figurar entre las técnicas más conocidas, la compresión isquémica es muy beneficiosa. Su metodología es muy novedosa: te la presentamos a continuación.
Beneficios de la terapia de compresión isquémica
Yamila Papa Pintor

Escrito y verificado por la periodista deportiva Yamila Papa Pintor el 22 febrero, 2019.

Última actualización: 22 febrero, 2019

Cuando sufrimos alguna herida, principalmente en las piernas, la terapia de compresión isquémica es clave para la recuperación o reducción del dolor. En el siguiente artículo, te contaremos más sobre ella.

¿Qué es la terapia de compresión isquémica?

La compresión isquémica es una técnica usada en el área de terapia física que se caracteriza por bloquear deliberadamente el paso de la sangre hacia una zona. Esto produce un resurgimiento del flujo sanguíneo una vez que se libera dicha presión.

Para comprenderlo mejor, ponemos un ejemplo: si tenemos una banda elástica alrededor del dedo índice, este dejará de recibir sangre. Se inflamará al principio y luego se enrojecerá. Sin embargo, al soltar la presión, volverá ‘a la normalidad’ en cuanto a sus funciones y aspecto.

La compresión isquémica se aplica en puntos de activación; es decir, en aquellas zonas donde hay mucho flujo sanguíneo (por ejemplo, las piernas). A medida que se reduce la presión, el flujo sanguíneo se va normalizando.

Esta compresión y liberación tiene efectos positivos en el organismo, y se usa para aliviar contracturas, cicatrizar heridas y permitir la relajación de los músculos.

¿Por qué optar por la terapia de compresión isquémica?

La terapia compresiva es un tratamiento muy eficaz para ciertas ‘heridas’ como pueden ser las úlceras venosas, la vasculitis o la vasculopatía oclusiva, entre otras. No obstante, antes de hablar de esta técnica, sería bueno entender un poco sobre los procesos inflamatorios.

Ante la deficiencia de proteínas, las heridas pueden tardar más en sanar.

Cuando por una herida, una enfermedad o un accidente, una zona del cuerpo se inflama, implica una alteración en la microcirculación de la sangre, una mayor filtración capilar y un aumento de la presión intravenosa por el efecto de la gravedad.

Así, puede desarrollarse un fenómeno que no permite la cicatrización —o que la dificulta—, incluso cuando no hay nada que obstaculice la regeneración de los tejidos.

Para poder combatir la hipertensión venosa que no ayuda a cicatrizar, sobre todo en pacientes con obesidad, inmovilización o alguna patología en la sangre, se utiliza lo que se conoce como terapia de compresión isquémica.

Este tratamiento tiene como objetivo promover un retorno venoso y aumentar la capacidad del cuerpo para cicatrizar la herida en particular. Otros de los efectos de la terapia de compresión isquémica son:

  • Disminución de la filtración capilar.
  • Aumento del drenaje linfático local.
  • Reducción de la inflamación.
  • Incremento del flujo arterial.

Si bien podemos pensar que tener algo que comprima la pierna es doloroso, lo cierto es que este proceso sirve para acelerar la recuperación. Aunque sea un poco molesto, se experimentará cada vez más alivio mientras se va desinflamando la zona.

La terapia de compresión isquémica en dolores cervicales

Hemos hablado ya de cómo la terapia de compresión isquémica permite reducir los dolores y aumentar la cicatrización en las heridas. Sin embargo, también merece la pena subrayar que es un excelente tratamiento para los problemas cervicales.

En la actualidad, el sedentarismo nos provoca muchas consecuencias para la salud, y los dolores en la cervical se incluyen en este grupo. ¿Sabías que la cervicalgia es uno de los problemas reumatológicos y musculares más frecuentes en la consulta con el traumatólogo?

El trapecio descendente es el músculo que más se ve afectado por la presión de la cabeza y los hombros. Dentro del llamado ‘dolor cervical’, encontramos lo que se conoce como puntos gatillo miofasciales, que se ubican en diferentes puntos de la zona y generan dolor incluso ante el simple contacto.

El problema con estos puntos es que desencadenan disfunción motora (no poder mover la cabeza libremente) o hiperalgesia (un incremento en la sensiblidad del dolor). La terapia de compresión isquémica tiene muy buenos resultados en el caso de pacientes con los puntos gatillo en las cervicales. Además, se puede usar otra técnica como complemento: la acupuntura.

Los múltiples beneficios de los masajes en el deporte

La terapia de compresión isquémica en oficinistas

Debido a los beneficios que tiene esta terapia, muchas empresas han decidido ofrecerla a sus trabajadores con dolores o problemas de cuello y hombros, principalmente oficinistas.

En estos casos, se realizan presiones en los puntos de activación encargados de movilizar la zona. El objetivo es reducir los dolores y evitar males más graves, que deriven en ausencias o falta de concentración en el trabajo.

Por lo general, el tratamiento se realiza una vez por semana y tiene una duración de dos meses (ocho sesiones) para poder ver resultados.

Sin dudas, la terapia de compresión isquémica tiene varias ventajas, no solo para aquellos que sufrieron algún accidente o tienen una enfermedad, sino también para los que día a día sufren dolores musculares. ¿La has probado ya?

Te podría interesar...
Algunas lesiones comunes en las piernas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Algunas lesiones comunes en las piernas

Las piernas de los deportistas son extremidades que están propensas a sufrir daños. Por ello, te mostramos lesiones comunes de las que debes cuidar...



  • Rojo, R., Gamboa, G., & Soto, M. A. (2016). Efectividad de la terapia combinada de compresión isquémica con estiramiento poscontracción isométrica para la recuperación del rango de movimiento cervical en el tratamiento de puntos gatillo. Fisioterapia. https://doi.org/10.1016/j.ft.2015.01.005