Cómo mejorar de la osteopatía de pubis

La osteopatía de pubis puede ser muy complicada de tratar. Continúa leyendo y aprende todo lo que necesitas saber sobre ella.
Cómo mejorar de la osteopatía de pubis
Joseph Wickman

Escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman.

Última actualización: 25 diciembre, 2021

La osteopatía de pubis es una patología que puede llegar a causar dolor crónico y apartar al atleta de la práctica deportiva. Como tal, es importante saber qué podemos hacer para tratar este mal que tanto aqueja a quienes lo sufren.

A continuación, profundizaremos sobre la patología en sí, para luego analizar las mejores formas de combatir la dolencia.

Osteopatía de pubis

La patología está causada por un problema con la sínfisis púbica. Esta es una pequeña estructura cartilaginosa que une ambas ramas del pubis. Cuando existe laxitud ligamentaria del pubis o desequilibrios musculares, una de las ramas se ve más afectada. Esto acaba afectando a la sínfisis.

Lo más común es que la pubalgia surja en atletas producto de la práctica deportiva. Al principio causará molestias tras el entrenamiento. Si no se trata, puede acabar dificultando el día a día del paciente generando un dolor frecuente que puede transformarse en crónico.

Tratamiento

El tratamiento de esta patología debe incluir un parón del deporte que la causó. Es decir, deberemos realizar reposo relativo. Resulta necesario eliminar los gestos que hicieron que la molestia aparezca desde un principio.

En un estadio inicial, es posible que también debamos tomar algún tipo de medicación antiinflamatoria para controlar el dolor. Pero cuanto menos tengamos que tomar, mejor.

Otra técnica que utilizaremos son los agentes físicos. En un momento de dolor agudo o tras realizar ejercicio, aplicaremos frío local. Pero en el día a día, cuando la patología ya lleva varios días de evolución, deberemos aplicar calor.

Trabajo físico

Los tips para el entrenamiento de fuerza permiten, entre otras cosas, prevenir lesiones.

Cuando los síntomas estén parcialmente controlados, deberemos empezar con la recuperación activa. Esto se basará principalmente en:

  • Estiraremos toda la musculatura localizada alrededor de la zona dolorida -psoas ilíaco, musculatura abdominal, aductores-. Es importante que sean estiramientos activos. Y solo estirar hasta donde no haya dolor. El objetivo de estos estiramientos será flexibilizar y relajar estos músculos evitando acortamientos que puedan generar tensión.
  • Ejercicios isométricos. Este tipo de ejercicios son aquellos en los que el músculo no se acorta ni se alarga. Así, buscaremos una posición en la que el músculo esté haciendo fuerza, y lo mantendremos durante varios segundos. Esta es una gran forma de trabajar la masa muscular sin generar tensiones innecesarias.

Tratamiento fisioterapéutico

Otra forma de abordar la patología consistirá en técnicas que puede aplicar un fisioterapeuta. Nos referimos a masoterapia específica, electroterapia, trabajo miofascial y otros métodos para tratar esta dolencia. También podrán realizarse exámenes musculares para ver si existen descompensaciones musculares. Esta podría ser la causa de la aparición de la osteopatía de pubis.

Cirugía

Esta patología se suele curar de manera exitosa en la gran mayoría de casos con la terapia conservadora.

Sin embargo, el tratamiento quirúrgico es una opción, aunque se reserva principalmente para deportistas de élite. Pueden estar en mitad de una temporada y tener que volver a la cancha cuanto antes. En este caso, una operación puede acelerar los tiempos de recuperación, aunque los estudios confirman que en la mayoría de casos el tratamiento conservador es suficiente.

Evitar recaídas

Tanto para prevenir su aparición como para evitar una recáida tras la recuperación, es importante atajar las causas que lo pueden iniciar. De hecho, es tan importante la prevención que hay estudios que analizan la creación de un programa específico que oficie como un método profiláctico.

En este caso, debemos asegurarnos de tener trabajada toda la musculatura del core y del muslo por igual. Aunque seamos zurdos, debemos trabajar la pierna derecha con la misma intensidad. Y si tenemos debilidad en algún grupo muscular concreto, deben añadirse ejercicios que los trabajen de manera específica.

Por otro lado, también sería correcto realizar un análisis biomecánico. De esta forma, podremos analizar nuestra pisada para saber si necesitamos plantillas que aseguran una pisada uniforme. También nos dirán si tenemos una pierna más larga que la otra. Y podrán surgir otros problemas estructurales que tarde o temprano desembocan en una osteopatía de pubis.

Vale la pena esforzarse

La osteopatía de pubis es una patología frecuente entre deportistas, dolorosa y problemática. Así, es muy interesante hacer todo lo que podamos en cuanto a prevención.

Lo bueno es que, aunque la suframos, con una buena rehabilitación recuperaremos la forma previa a la lesión. Es decir, no deberían quedar secuelas ni alteraciones crónicas. Por lo tanto, podremos volver a la práctica deportiva sin problemas.

Te podría interesar...
Osteopatía dinámica de pubis: bases de un programa preventivo
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Osteopatía dinámica de pubis: bases de un programa preventivo

La osteopatía dinámica de pubis es una afección física que podemos prevenir con un programa de fortalecimiento muscular específico. Conoce de qué s...



  • Jiménez. Prevención y tratamiento de la osteopatía dinámica de pubis en futbolistas: Revisión bibliográfica. Trabajo Fin de Grado para la Universidad de Valladolid. 2018.
  • Medina, L. Barbado, A. Jurado et al. Osteopatía dinámica de pubis: propuesta de un programa preventivo. Archivos de medicina del deporte. Vol. 20, Núm. 94, Págs. 163-169. 2003.