¿Cómo afecta el egocentrismo a los deportistas?

El egocentrismo es un defecto que puede hacer perder mucho al deportista. No solo en cuanto a rendimiento, sino que la relación con las personas de su entorno se verá deteriorada.
¿Cómo afecta el egocentrismo a los deportistas?
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon el 27 junio, 2021.

Última actualización: 27 junio, 2021

Muchos deportistas tienen un defecto que les puede acarrear muchos problemas: el egocentrismo. El creerse superior a los demás es algo muy perjudicial, tanto en los deportes colectivos como en los individuales.

En el caso de los deportes de equipo, siempre puede aparecer en el conjunto un miembro que no sabe gestionar su ego. Sin embargo, el contexto del grupo es el escenario ideal para reconducirlo y saber canalizarlo en algo más positivo para todos.

Por otro lado, en los deportes individuales las principales consecuencias del egocentrismo son la falta de tolerancia a la frustración y las pobres habilidades de regulación emocional.

Consecuencias del egocentrismo en el deporte

En ambos casos, es muy probable que se produzca un deterioro en el rendimiento, así como una disminución del bienestar y el disfrute por el deporte. A continuación, extendemos las consecuencias del egocentrismo en los deportistas.

Incapacidad de aprender de los errores

Todas las personas cometemos errores, y no solo es algo inevitable, sino que además es enriquecedor. Sin embargo, no solo hay que quedarse con el error. Como dice la famosa frase: «errar es humano, perdonar es divino y rectificar es de sabios».

El problema viene cuando el egocentrismo del deportista le dificulta responsabilizarse de sus errores y aprender de ellos. La persona con este defecto siempre encontrará alguien o algo en donde poner la responsabilidad del error: la mala suerte, el mal tiempo, el arbitro o el comportamiento del público son solo ejemplos.

Esto no aporta nada, ya que la única manera de ser mejor deportista es admitir el error y hacer un ejercicio de autocrítica. Esto pasa por adoptar una actitud de humildad y utilizar el error como una manera de aprendizaje.

El egocentrismo puede llevar a un deportista a no sacar provecho de los errores.

Falta de comunicación con el entrenador

Uno de los grandes fallos a la hora de establecer buenas relaciones interpersonales es creerse superior a la persona con la que uno trata. En el deporte, esto significa que el deportista se crea que está por encima de la persona que le enseña, es decir, el entrenador.

En la práctica, estas actitudes se traducen en una desconsideración y una falta de comunicación con el entrenador. Por ejemplo, ante las correcciones técnicas del entrenador, el deportista egocéntrico responderá como si se tratase de un ataque personal. Esto no solo deteriora la relación, sino que pone al deportista en una posición muy comprometida en cuanto a la capacidad de aprendizaje.

Mayor frecuencia de comportamientos antideportivos

El egocentrismo no solo afecta negativamente al rendimiento deportivo, sino también al comportamiento que se tiene con los rivales. En este sentido, aumentan los comportamientos contrarios al juego limpio o fair play y a los valores fundamentales del deporte.

Esto se puede explicar de 2 maneras: porque el egocentrismo aumenta la frecuencia e intensidad de emociones negativas que el deportista no sabe manejar; o bien porque reduce las actitudes y creencias relacionadas con la competición sana.

Según un estudio publicado por la revista Social and Personality Psychology Compass, existe un sesgo en muchas personas que lleva a sobrevalorar las capacidades propias, pero que puede ser corregido si la persona es consiente de él. Además, este sesgo influye de forma automática en las evaluaciones morales que se hacen.

No dejes que el egocentrismo te haga perder los valores

El egocentrismo es un mal que se va apoderando del deportista y poco a poco va mostrando su peor cara. El individuo en cuestión no se dará cuenta de su actitud, pero sí lo harán las personas con las que trata habitualmente.

En muchas ocasiones, el egocentrismo evidencia problemas de autoestima o confianza en la persona. Aunque parezca que el egocéntrico se cree por encima del resto, lo cierto es que debajo de esa actitud hay una persona vulnerable y con muchas dudas.

Por todo esto, antes de dejar que el egocentrismo te consuma y te apague como deportista, lo mejor es ponerle fin lo antes posible. Para ello, conviene apoyarse en las personas que están cerca: amigos, entrenadores y familia.

Te podría interesar...
¿Cuál es la importancia del control de las emociones en el deportista?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Cuál es la importancia del control de las emociones en el deportista?

El control de las emociones en el deportista es una habilidad imprescindible para afrontar las competiciones con el mejor estado mental.



  • Bocian, K., Baryla, W., y Wojciszke, B. (2020). Egocentrism shapes moral judgements. Social and Personality Psychology Compass, 14(12), 1-14.