11 trucos infalibles para evitar las rozaduras en los pies

Una de las mejores opciones tanto para evitar rozaduras como para aliviarlas si ya han aparecido es el gel de aloe vera. Nos ayudará a proteger la piel y a mantenerla hidratada.
11 trucos infalibles para evitar las rozaduras en los pies
Elisa Morales Lupayante

Revisado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante.

Última actualización: 19 diciembre, 2022

Al momento de adquirir unos zapatos, debemos procurar ver más allá de la moda o lo llamativos que nos parezcan. Por contra, debemos intentar velar porque nos sean confortables y de la talla adecuada para los pies. De lo contrario, pueden provocar esas fricciones que tanto nos molestan a veces. Hoy te enseñamos cómo evitar las rozaduras en los pies con trucos caseros.

Aunque existen algunos zapatos que no provocan inconvenientes con la primera puesta, la mayoría generan rozaduras y ampollas hasta que se adaptan por completo.

Estas heridas superficiales no solo suponen un problema estético. Además, son incómodas y pueden generar ardor e infecciones si no se cuidan adecuadamente. Por ello, es importante tener en cuenta algunos trucos y medidas de precaución. Así podremos evitarlas y darles un trato adecuado. En esta oportunidad queremos compartir los 11 mejores trucos caseros que puedes implementar frente a ellas.

11 consejos para evitar las rozaduras en los pies

La fricción que se produce con un zapato nuevo nunca debe infravalorarse. Además de ser incómoda, dicha fricción puede convertirse en un problema real, uno que incluso puede ocasionar incapacidad para usar zapatos debido a ampollas en lugares determinados. Te dejamos con los mejores trucos para evitar rozaduras en los pies.

1. Elige la talla correcta

El uso de la talla correcta de zapatos es una de las mejores formas de evitar futuros inconvenientes con la salud de los pies. Tal y como señalan los expertos, comprar un zapato con una talla incorrecta suele provocar deformidad del dedo menor, durezas, callosidades y dolor en los pies.

Es primordial tener en cuenta que el número puede variar dependiendo del fabricante o los materiales utilizados en su elaboración.

Así las cosas, lo más conveniente es calzarlos en el almacén antes de comprarlos, para verificar que los dedos y el talón queden cómodos. Además, lo idóneo es usar los dos zapatos al mismo tiempo, ya que siempre hay una pequeña diferencia entre un pie y otro.



2. Usa crema hidratante y exfoliante

El uso de crema hidratante tanto en los pies como en el calzado es una buena forma de prevenir las rozaduras y ampollas. Aplícala en los bordes y costuras del zapato, sobre todo si están fabricados con cuero o materiales duros. Frota también una generosa cantidad en los dedos y los talones para que la piel permanezca humectada y menos susceptible a estas lesiones.

La exfoliación también puede ayudar a evitar las rozaduras en los pies. Esto se debe a que elimina las células muertas de la capa superficial de la piel, lo que ayuda a mantener la hidratación de la zona y a evitar la aparición de grietas.

3. Introdúcelos en el congelador

Si por alguna razón compraste un calzado que te quedó un poco estrecho, llena una bolsa con agua hasta la mitad y séllala bien. A continuación, introdúcela dentro de cada zapato en la parte más ajustada y, luego, mételos en el congelador. Cuando el agua se congele, estos aumentarán levemente de tamaño y resultará más cómodo utilizarlos que recién comprados.

4. Seca bien los pies

Al salir de la ducha es primordial secar bien los pies. Así, evitaremos la proliferación de hongos, las infecciones y las rozaduras. Dejar cualquier rastro de humedad incrementa el riesgo de padecer todos estos problemas.

5. Utiliza calcetines para ayudar a evitar rozaduras

Calcetines

El uso de calcetines (preferiblemente de algodón) es una de las formas más útiles para proteger la piel de los pies contra el roce de los zapatos. Se sabe que el uso de calcetines es idóneo para evitar lesiones como las rozaduras durante las caminatas. Si bien no queda bien utilizarlos con todos los tipos de calzado, lo mejor es aprovecharlos en aquellos que así lo permiten.

6. Usa polvo de talco

El polvo de talco es un producto desodorante y antitranspirante. A yuda a disminuir la humedad causada por la sudoración en los pies. Su uso en el calzado cerrado puede evitar el desarrollo de rozaduras por la fricción de la piel y el crecimiento de algunos microorganismos.

7. Haz bolas de papel de periódico

Las bolas de papel periódico pueden ayudar a ensanchar el calzado para prevenir las ampollas y otras lesiones dolorosas. Basta con hacerlas de un tamaño apropiado para la parte interior de cada zapato y, para obtener mejores resultados, aplicarles un poco de crema hidratante.

8. Humedece con agua o alcohol

Usa un poco de agua caliente o alcohol sobre la zona del zapato que te molesta. Esto puede ayudar a ablandar el material para impedir que provoquen estas heridas. Se trata de truco que solo funciona cuando están elaborados con cuero o similares. No es conveniente usarlos sobre piel porosa porque puede dejar antiestéticas marcas.

9. Frota los pies con vaselina para evitar rozaduras

Usos de la vaselina.

Al humectar los pies con un poco de vaselina no solo consigues que su piel permanezca suave, sino también libre de lesiones. Este producto oleoso desliza el pie e impide que esté continuamente en contacto con el material del calzado. Basta con aplicar una generosa cantidad tanto en los talones como en los dedos y demás partes afectadas.



10. Utiliza aloe vera

La textura del gel de aloe vera lo convierte en otro buen remedio para proteger la piel expuesta a las lesiones por el calzado. Sus propiedades hidratantes mantienen la zona húmeda y evitan que se friccione por el contacto con el cuero. Además, cuenta con una acción cicatrizante y calmante según algunos estudios, lo que reduce las ampollas cuando ya están presentes.

11. Usa curitas o tiritas

En algunos casos, resulta imposible evitar las rozaduras en los pies, así se hayan seguido todos los consejos mencionados. Una forma muy eficaz de disminuir el roce y evitar que la lesión empeore es usando curitas o tiritas adhesivas. Tan solo será necesario colocarlas en la zona donde exista la incomodidad y el alivio será inmediato.

Evitar las rozaduras en los pies es posible

Como puede ver, existen múltiples trucos que te permitirán evitar, o al menos disminuir, las rozaduras en los pies. Son más comunes en los deportistas, en las enfermeras, en las personas con sobrepeso, en los camareros y en todos aquellos que pasan mucho tiempo de pie. Si te encuentras dentro de alguno de estos grupos, entonces la puesta en la práctica de estos trucos ha de ser mayor.

¿Temes que tus pies se lesionen por unos zapatos nuevos o de materiales duros? No dudes en poner en práctica todas estas recomendaciones para evitarlo.

Te podría interesar...
Cómo curar rápidamente las rozaduras y ampollas en los pies
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo curar rápidamente las rozaduras y ampollas en los pies

Te ofrecemos sencillos consejos para curar rápidamente las rozaduras y ampollas en los pies. ¡No te lo pierdas!



  • Buldt AK, Menz HB. Incorrectly fitted footwear, foot pain and foot disorders: a systematic search and narrative review of the literature. J Foot Ankle Res. 2018 Jul 28;11:43.
  • Pérez Pico AM, Mingorance Álvarez E, Martínez Quintana R, Mayordomo Acevedo R. Importance of Sock Type in the Development of Foot Lesions on Low-Difficulty, Short Hikes. Int J Environ Res Public Health. 2019 May 27;16(10):1871.
  • Sánchez M, González-Burgos E, Iglesias I, Gómez-Serranillos MP. Pharmacological Update Properties of Aloe Vera and its Major Active Constituents. Molecules. 2020 Mar 13;25(6):1324.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.