6 razones para apreciar las diferencias con tu pareja

Muchas veces esas diferencias con nuestra pareja que nos resultan insoportables van de la mano con actitudes similares que nos apasionan. Todo está en buscar un término medio.
6 razones para apreciar las diferencias con tu pareja

Escrito por Okairy Zuñiga, 14 octubre, 2016

Última actualización: 29 abril, 2021

En el día a día es posible que, en algunas circunstancias, las diferencias causen conflictos en la relación de pareja, después de todo, cada quien tiene su manera de pensar, sentir y actuar. Sin embargo, para algunas personas, las diferencias son una ventaja en una relación de pareja.

Por ejemplo, si uno es más tranquilo y el otro es más enérgico, es posible que esto mismo sea lo que las atraiga entre sí, haciéndolas atractivas e incluso inspiradoras. La calma de uno inspira un recogimiento positivo al otro, y la energía de uno motiva al otro a disfrutar con mayor soltura.

Eric Ramírez (Leunam), escritor y psicoanalista mexicano, escribió algo que, para algunos románticos empedernidos, puede ser parte de su realidad:

“Amo nuestras diferencias por encima de todo. Son terriblemente bellas. Pero más bello es el arte de hacerlas encajar a la perfección, como si fueran una sola cosa. Por eso digo que no existen las personas incompatibles; solo existen las personas con falta de interés”.

Con esta idea en mente, veamos a continuación 6 razones para apreciar las diferencias con tu pareja.

1. Las diferencias pueden sumar

¿Pensabas que todas las diferencias eran motivo de discusión, pleito y ruptura? Quizás debas replantearte esta idea, pues hay muchos escenarios en los que una diferencia no resta a la relación, sino que suma. Veamos un ejemplo muy sencillo.

Si no te gusta cocinar, pero no te importa fregar platos y limpiar la cocina, pero tu pareja es todo lo contrario, entonces allí tienen una diferencia que puede ayudarles a convivir armoniosamente, y a repartir las cargas fácilmente, como en un buen trabajo de equipo.

Las diferencias pueden sumar incluso en la cama. Por esto mismo, muchas parejas se complementan tan bien en sus encuentros íntimos. Mientras que uno sube la temperatura de una forma, el otro la sube de otra, y entre ambos logran una explosión de pasión exquisita.

Las diferencias son importantes.
¡Es cuestión de buscarle el punto positivo a las cosas!

2. Los distintos modos de gestionar el estrés pueden ayudar a ambos a sobrellevar situaciones difíciles

Ante ciertos factores, cada quien reacciona de una manera diferente. Y si bien es cierto que pueden haber algunas similitudes, al final, cada persona es un mundo. ¡Pero eso no necesariamente tiene que ser motivo de estrés!

En una relación de pareja, los distintos modos de gestionar el estrés y las emociones puede ser beneficioso. Al igual que la habilidad de uno puede ayudar al otro en un momento de necesidad (y viceversa), la manera de sobrellevar una situación de uno puede ayudar a que el otro la gestione mejor, dentro de sus posibilidades.

¿Has aprendido algo de tu pareja acerca de cómo afrontar el estrés? Puede que, sin querer, lo hayas hecho en más de una ocasión.

3. Las habilidades que tiene tu compañero complementan las tuyas y viceversa

Puede que tu pareja tenga una gran facilidad para organizar (¡y disfrutar!) una cena para 6 personas sin necesidad de estresarse o agobiarse por el resultado, pero que a ti te cueste un poco más.

Esto no tiene que ser un problema, al contrario, como hemos venido comentando anteriormente, puede ser toda una ventaja. No solo para tomar tips para el propio crecimiento personal, sino para abrirse a otros modos, otras maneras, liberar tensión y disfrutar.

¿Has considerado que mientras tu pareja organiza esa increíble cena y prepara todo, tú podrías poner la mesa y ayudarle luego a ordenar un poco la cocina? O si no hace falta, quizás puedas ofrecerte a encargarte de los juegos de mesa o algún otro tipo de entretenimiento para hacer la velada agradable y memorable para todos.

¡No te quedes con una sola opción! La idea es que busques la mejor manera (la que os resulte más cómoda a cada quien) de hacer funcionar todo de manera armoniosa y de disfrutar el momento.

4. Los “turnos” pueden repartirse mejor

Quizás tu pareja no tenga dificultad para encargarse de las conversaciones incómodas con los vecinos o incluso con los miembros de la familia, mientras que quizás tú tengas mayor facilidad para gestionar los detalles en ocasiones especiales, como los cumpleaños, por ejemplo.

Una pareja dispuesta a hacer algo que a ti no se te da demasiado bien puede ser un apoyo y una ventaja al mismo tiempo. Además, puede ser clave para salir adelante de situaciones que de otra forma te mantendrían estático.

Muchas relaciones de pareja pueden terminar abruptamente porque no aprendieron a adaptarse y respetar ciertos comportamientos. En lugar de ser uno más en la estadística, ¿por qué no te detienes un momento para tratar de entender el motivo de su actuar?

Es muy probable que descubras una buen causa. Si no es así, tal vez descubráis una nueva forma de hacer las cosas conciliando ambos puntos de vista.

5. Los gestos de uno endulzan al otro

¿Tu pareja te prepara los bocadillos de una manera que te parece particularmente deliciosa mientras que tú eres experto en dar ese abrazo reconfortante al final de una larga jornada de trabajo? Esas diferencias también suman y hacen que el día a día de ambos sea mucho más dulce y bonito.

En ocasiones, solemos fijarnos en cosas como “yo te hice un bocadillo, ¿por qué no me hiciste uno al día siguiente?” y no tenemos en cuenta que quizás, no es propio de la otra persona corresponder con el mismo gesto, pero sí con muchos otros. 

La siguiente vez que te encuentres con tu pareja haciendo algo a su manera, detente y date la oportunidad de analizar y valorar lo que puede ofrecer en vez de lo que “no ofreció” tal y como esperabas.

6. Las diferencias pueden inspirar ¡y mucho!

Las diferencias dan estabilidad.
La estabilidad puede lograrse al aprovechar estas diferencias.

¿Admiras a tu pareja por la capacidad que tiene de creer en sí mismo y como es fiel a sus ideas?  ¿También te molesta que sea una persona terca y no se rinda hasta no estar cien por ciento seguro de no poder hacer algo?

Es muy común que, aquello que de pronto te molesta, se relacione directamente con algo que te encanta de esa persona. Por eso, la siguiente vez que te saque de tus casillas algún gesto en concreto, párate a pensar si realmente eso es tan malo como parece. 

No se trata de que deseches aquellas diferencias con tu pareja que te molestan. Se trata de ver las cosas en un punto medio, en lugar de irte a los extremos. Esto es importante si realmente quieres que una relación funcione. ¡No todo es blanco y negro!

Cuando aprendes a valorar las diferencias que os hacen únicos, puedes disfrutar de muchos más momentos. Todo se trata de apreciar lo mejor que cada uno tiene para dar y sacarle el máximo provecho.

Te podría interesar...
¿Qué hacer si tu pareja te aburre?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué hacer si tu pareja te aburre?

¿Tu pareja te aburre? ¿Sientes que se está acabando el amor? Descubre algunos consejos para solucionar esta situación sin tener que cortar la relac...