7 pasos para dejar de ser una persona triste

Cambiar la forma de ver las cosas y mantenerse en un entorno positivo pueden ayudar a una persona triste a mejorar su perspectiva y evolucionar hacia el bienestar. Te lo contamos en el próximo artículo.
7 pasos para dejar de ser una persona triste
Bernardo Peña

Revisado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 18 marzo, 2021.

Escrito por Okairy Zuñiga, 19 marzo, 2018

Última actualización: 18 marzo, 2021

Para dejar de ser una persona triste es importante que descubras el desencadenante de tu situación. Debes analizar a qué se debe porque, una vez que lo tengas, será más fácil desarrollar una estrategia de crecimiento personal adecuada, y ante todo, una ruta saludable para ir avanzando, poco a poco.

Para ello, es recomendable que acudas a un especialista. Un buen psicólogo podrá asesorarte, en especial si, por más que lo intentas, consideras que eres incapaz de levantar cabeza. El profesional te ayudará a desarrollar tus propias fortalezas y recursos, sin juzgarte, sino ayudándote a crecer y ser la mejor versión de ti mismo.

Además de acudir a terapia, puedes probar llevando a cabo las siguientes recomendaciones que vamos a compartirte. Estas, sumadas a un estilo de vida saludable, te ayudarán a sentirte mejor.

1. Deja de pensar en las cosas que te molestan

Mujer respirando para relajarse
Un modo de manejar el colapso mental es aprender técnicas de resolución de problemas. Además, es conveniente practicar técnicas de relajación.

El primer paso para dejar de ser una persona triste es entender que darle vueltas a una misma idea durante todo el tiempo desgasta y es inútil. 

Enfocar toda tu atención en eso que te deprime no solo aumentará la tristeza, sino también la frustración de no poder hacer nada al respecto. Para detener este círculo vicioso, pon en práctica estrategias que te permitan desviar la atención de los pensamientos rumiantes, a aquellos que sí pueden aportarte bienestar.

Por otra parte, prueba desconectar con alguna actividad que divierta y te mantenga ocupado. Tal vez al inicio te cueste un poco, pero gradualmente te será más sencillo. Y si aún no has encontrado esa actividad que pueda llenarte, prueba varias opciones hasta que des con la que más te agrade y resulte.

Te puede interesar: Qué hacer cuando estamos tristes

2. Ponte en movimiento

Según expone este estudio llevado a cabo por la Dra. Martín Escudero, el ejercicio físico podría prevenir y servir como complemento a problemas asociados a la depresión.

Existen diversas actividades que puedes realizar y solo necesitas encontrar la que te resulte menos tediosa. Prueba con varias hasta encontrar la que mejor se adapte a ti. Una vez que comiences a ejercitarte, te sentirás mejor. Como un plus, tu mente estará entretenida y te pondrás en forma.

3. Duerme lo suficiente

dormir

Dejar de ser una persona triste es más sencillo cuando tu mente está relajada. Recuerda que necesitamos dormir de 6 a 8 horas diarias para que cuerpo y mente funcionen de manera adecuada.

Si eres del tipo de personas que tiende a desvelarse, es probable que la falta de sueño esté afectando tu humor, según sugiere este estudio realizado por un equipo de la Universidad de Bristol. En caso de que tu tristeza se deba a otros factores, dormir te ayudará a relajarte y a que tu mente descanse lo suficiente.

  • Descubrirás que todo se ve mejor después de dormir varias horas.
  • Si tienes problemas para conciliar el sueño, toma una infusión relajante.

4. Rodéate de personas positivas

Las personas de las que te rodeas tienen un papel de gran importancia en tu vida. Ellos influyen en tu forma de pensar y de sentir. Al igual que las enfermedades, los pensamientos y los estados de ánimo también son contagiosos.

Si la gente con la que convives es negativa, es normal que tú también comiences a tener el mismo tiempo de pensamiento.

  • Para dejar de ser una persona triste, rodéate de personas alegres y positivas que te ayuden a ver el lado bueno de la vida.
  • Es muy importante que estés abierto a conocer a gente nueva. De lo contrario, será difícil que te contagien las emociones positivas.

5. Anticípate a los momentos de tristeza

Fresas con virutas de chocolate.

La vida es como una montaña rusa en la que tus emociones van cambiando con rapidez. Por ello, es importante que, cuando estás bien, te prepares para los momentos tristes y negativos. Esto no significa que debas pensar en ello de continuo, simplemente que recuerdes que todo lo que sube, bajará y que eso es normal. 

En los momentos de bajón, puedes aprovecharlos para hacer pautas y reflexionar sobre tu forma de autocuidarte y tratarte a diario. Los ejercicios de autoestima también pueden ayudarte a profundizar en ello y, por supuesto, ayudarte a identificar aspectos a mejorar.

Cuando te sientas triste, mímate. Bébete esa taza de chocolate caliente, ve tu peli favorita, date tiempo para descansar, permítete tomar un baño de agua caliente con sales aromáticas… y recuerda que, así como hay momentos de bajón, siempre vendrán mejores momentos. El arcoíris puede salir después de una tarde de lluvia.

6. Cambia tu rutina

Hacer lo mismo todos los días puede resultar deprimente para cualquiera. Para dejar de ser una persona triste necesitas salir de esa monotonía en el momento en el que más te afecte.

  • Añade cosas nuevas siempre que puedas o tómate un día libre del trabajo.
  • No necesitas esforzarte en generar grandes cambios. La realidad es que bastan pequeños toques que agreguen emoción y frescura al día.

7. Cambia de aires

Chica en la playa relajándose.

Una de las mejores formas de combatir la tristeza es cambiar tu entorno. Si tu tristeza es muy profunda, es posible que llegues al punto en el que incluso el ambiente sea un constante recordatorio de tus problemas.

No necesitas hacer cambios tan radicales como mudarte de casa o de ciudad.

  • Puedes comenzar limpiando tu habitación o cambiando algunos muebles de lugar.
  • Agrega algunas luces o decoración para alegrarla. Verás que estos pequeños cambios te levantarán el ánimo.

De lo que se trata es de hacer algo que te emocione y te inspire.

Haz algo por ayudarte a ti mismo

No puedes dejar de ser una persona triste solo tomando la decisión de no sentir eso. Lo que debes hacer, como te recomendábamos al principio, es contar con la ayuda de un psicólogo.

Este te ayudará a crear una estrategia para lidiar con ello. Tener un objetivo en mente te ayudará a mantenerte enfocado y es posible que con el tiempo encuentres la respuesta para resolver tu problema.