¿Por qué los bebés se quedan mirando algo fijamente?

Ana Núnez·
23 Febrero, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina al
22 Febrero, 2021
Los bebés se quedan mirando algo fijamente para conocerlo. Es la plasticidad de su memoria lo que está trabajando para, más adelante, incorporar esa información.

El mundo para los recién nacidos es novedoso y entra por todos sus sentidos. Los bebés se quedan mirando algo fijamente porque se mueve, porque baila, porque brilla y cambia ante sus ojos. Lo persiguen con la mirada hasta que aparece un nuevo objeto rutilante y, aunque común para nosotros, para ellos es fascinante.

Una sombra o una luz se cruzan ante su mirada acuciosa y es justo ahí que clavan sus ojos sin pestañear. Nosotros hemos ido incorporando todas las sensaciones en un amplísimo repertorio, de modo que nada parece ya asombrarnos. Todo nos resulta familiar y común. Pero para los bebés el móvil colorido atado a su cuna es un universo.

Decimos que los bebés son como esponjas. Y sí, están absorbiendo la realidad y haciendo conexiones. Innumerables sensaciones están configurando sus respuestas anímicas, corporales y motrices con las que, desde que nacen, interactúan. La “Guía práctica para padres” de la Asociación Española de Pediatría puede resultar útil en esta etapa de intenso aprendizaje.

¿Cómo se desarrolla la vista de un bebé?

El cerebro de los bebés tiene una enorme plasticidad. Hace poco que se comprende la capacidad de las células nerviosas para adaptarse a su alrededor. Conectándose a otras neuronas, lo conocen y reconocen sensorialmente sin apelar al recurso de las palabras.

Los bebés nacen con una enorme capacidad de aprender. La maduración de la vista va aparejada con la motricidad y el desarrollo neurológico. En los primeros tres 3 los bebés buscan, fijan y siguen luces u objetos que entran en su campo visual.

Del tercer al quinto mes se ven las manitas, juegan con ellas y con juguetes alrededor. Del noveno mes al año tocan objetos que reconocen y juegan con ellos. La retina madura entre los 6 y los 11 meses de edad. Y de los 3 a los 6 años madura la capacidad visual.

Bebé juega con cubos y mira algo fijamente.
Los bebés están descubriendo un mundo que es novedoso por completo, por lo que la estimulación es constante.

Te puede interesar: 5 señales de que tu bebé podría tener hambre

Razones por las que el bebé puede quedarse observando algo o alguien

Los bebés se quedan mirando algo fijamente atraídos por el movimiento. La dinamicidad neuronal del niño solo es comparable a la plasticidad del mundo que se le presenta ante sus ojos.

Los objetos se mueven

Lo atractivo es presentar ante sus ojos objetos en movimiento. De ahí que los móviles estén entre los principales accesorios recomendados para estimular.

Tratemos que los objetos que les coloquemos delante y cerca se deslicen en el aire describiendo un semicírculo, pero no de manera rápida. La idea es lograr enganchar su mirada contribuyendo a la motilidad ocular, fundamental en el desarrollo de la vista.

Las cosas brillan o se iluminan

Los focos atraen la mirada de los bebés, pero también su efecto: las sombras. Las formas de contornos y siluetas regulares reciben la atención fija sin causarles molestia o irritación.

Les encantan los detalles, los que escudriñan con interés palpando también con las manos y los dedos. Barba y bigotes de papá le despiertan mucha curiosidad.

Le atraen los colores

Los colores vivos y los contrastes de blanco y negro seducen los ojos de los bebés. Pero no abusemos de la sobreestimulación, porque se agotan.

Esto nos lo advierten cambiando de manera brusca la dirección de la mirada, tratando de descansar. Una música suave en la habitación puede acompañar la sinestesia de colores, texturas y formas.

Cuando objetos y rostros tienen rasgos armónicos

Se dice que los bebés se quedan mirando fijamente los rostros bellos, pero no olvidemos que desconocen el concepto de belleza aceptado por la sociedad. Así pues, concluimos al respecto que son atraídos por las formas suaves y armónicas, redondeadas y no abruptas, serenas y plenas.

Los rostros conocidos y familiares, en los que se reconoce, lo hacen sentirse tranquilo, protegido y cómodo.

¿Cuándo es preocupante que el bebé se quede mirando fijamente?

En el tema abordado, el problema no es tanto la mirada fija como la mirada perdida en un punto sin establecer interacción con los cuidadores. Aunque los ritmos de desarrollo son distintos de un niño a otro, debemos atender con precaución a los siguientes signos:

  • A los dos meses no fija la mirada en la persona que lo mira de cerca. Algo que los estudios han demostrado es que es una señal temprana de autismo.
  • De tres a cuatro meses no sigue con la mirada objetos que se mueven a su lado y no le sonríe a las personas que buscan su contacto visual.
  • A los seis meses no intenta agarrar objetos a su alcance o no demuestra afecto por sus cuidadores.

Estas señales de seguro irán acompañadas de otras que se expresarán en problemas en el desarrollo psicomotor, en el lenguaje o en afectaciones neurológicas.

¿Cómo puedo ayudar al desarrollo visual de mi bebé?

Mamá hablándole y bebé mirándola fijamente.
La conexión con los cuidadores es clave para entender si el niño está con algún problema de visión o no. En general, miran fijamente a los padres.

La estimulación visual pasa por enfatizar lo que queremos que vea, sienta y memorice nuestro bebé. Los colores, los movimientos, las formas en su variedad participarán en el desarrollo perceptivo y en su adaptación al entorno.

Los bebés están conociendo y, para ello, han activado mecanismos asociativos que les permiten conectar objetos, sensaciones o personas a un concepto. Cuidado, alimento, protección, caricias, descanso, comodidad, satisfacción.

Debemos saber que un mecanismo neurofisiológico fundamental en el desarrollo visual de los bebés es la existencia de las neuronas espejo. Estas son esenciales en la acción, la comprensión y la imitación. De hecho, apenas a 7 horas de haber nacido ya los bebés se interesan por el rostro de la madre y no tardarán en imitar expresiones faciales de sus cuidadores.

Por esta razón, cuando los bebés se quedan mirando fijo lo que alguien hace frente a sus ojos experimentan que son ellos los que están acometiendo la acción.

Otro proceso que no podemos pasar por alto es que en año y medio los bebés desarrollarán la memoria implícita. Por medio de la misma registran y almacenan información de modo no consciente. Guardan la experiencia de la conducta, la emoción que sus cuidadores expresan o provocan en algún momento lúdico o por algo en particular.

Conoce: El desarrollo emocional en los recién nacidos

¡Qué emoción cuando los bebés se quedan mirando nuestros ojos fijamente!

Cuando nuestros bebés nos ven es como si volviéramos a nacer. En ese momento milagroso hay un cruce de miradas cargado de intención e información vital que viene y va. Hay comunicación.

A partir de ese momento el cuidador descubre que puede mostrar, señalar y, sobre todo, nombrar. Inicia la prodigiosa constitución del yo y el otro, la esencia neuronal de la personalidad.

  • de Pediatría, A. E. (2013). Guía Práctica para padres. Recuperado desde: http://enfamilia. aeped. es/sites/enfamilia. aeped. es/files/guia_practica_padres_aep_, 1.
  • Enesco, I. (2012). Desarrollo del conocimiento de la realidad en el bebé. JA Castorina & M. Carretero (Comps.), Desarrollo cognitivo y educación. Los inicios del conocimiento, 1, 165-193. Disponible en: https://www.researchgate.net/profile/Ileana_Enesco/publication/321866771_Ileana_Enesco_Desarrollo_del_conocimiento_de_la_realidad_del_bebe/links/5a3644390f7e9b10d845b2a3/Ileana-Enesco-Desarrollo-del-conocimiento-de-la-realidad-del-bebe.pdf
  • Escalera-Hernández, S. (2015). El mundo visual en los niños (Master's thesis, Universitat Politècnica de Catalunya). Disponible en: https://upcommons.upc.edu/handle/2117/89522
  • González Rodríguez, E. V., Henriquez Orellana, K. G., & Serrano Herrera, I. M. (2015). Evaluación de la fijación de la mirada mediante la aplicación del programa de representación de imágenes 3D comparada con la intervención del análisis aplicado de la conducta en niños con autismo. Ver en http://www.redicces.org.sv/jspui/bitstream/10972/2851/1/0002080-ADTESGE.pdf
  • NIN MÁRQUEZ, M. "Proceso de desarrollo del pensamiento en el bebé : 0 a 12 meses". Trabajo final de grado , Universidad de la República (Uruguay). Facultad de Psicología , 2015. Disponible en: https://www.colibri.udelar.edu.uy/jspui/bitstream/20.500.12008/7819/1/Nin%2c%20Veronica.pdf