¿Cómo aclarar la piel quemada por el sol?

Más que enfocarnos en aclarar la piel quemada por el sol, es recomendable hidratarla y darle los cuidados adecuados, según las indicaciones del dermatólogo.
¿Cómo aclarar la piel quemada por el sol?

Última actualización: 17 abril, 2022

Cuando no prestamos atención y nos bronceamos de forma dispareja y nos quedan marcas de prendas de ropa, no nos sentimos a gusto. Entonces, es posible que pensemos que aclarar la piel quemada por el sol puede ser la solución.

Sin embargo, aún cuando las consecuencias de la exposición no nos resulten estéticamente agradables, lo más importante no es aclarar la piel quemada por el sol sino intentar hidratarla y cuidarla de la mejor manera posible.

Solo de esta forma podremos lograr aliviar el enrojecimiento y emparejar el tono. En caso de que tengamos dudas acerca de cómo cuidar la piel en estas u otras circunstancias similares, siempre podemos consultar con el dermatólogo, tal y como afirma la Dra. Rocío Gil Redondo.

Remedios caseros para aclarar la piel quemada por el sol

Hay algunos remedios caseros que se recomiendan para aclarar la piel quemada por el sol, o incluso aliviar los síntomas asociados (como el ardor y la resequedad).

Aloe vera

El aloe vera es una planta bastante utilizada para cuidar la piel, desde el punto de vista estético y de la salud. Asimismo, puede proporcionar alivio a las quemaduras ocasionadas por el sol, ayudando a hidratar.

Para usarla en este caso, se corta una de sus pencas, se abre a la mitad, se extrae la pulpa, se limpia con abundante agua y luego se aplica a manera de un gel sobre la zona afectada.

Sin embargo, para que el aloe vera pueda brindar buenos resultados, debemos ser constantes en su aplicación. Y aunque en general hay quienes aceptan su uso en caso de quemaduras térmicas de grado 1 y 2, otros recomiendan evitarlo.

Hay personas que son alérgicas al aloe vera, por lo que es indispensable conocer bien el tipo de piel antes de recurrir a este o cualquier otro elemento natural para aliviar una molestia o una quemadura.

Jugo de limón

Este es un remedio casero sumamente sencillo de hacer. Tan solo basta con exprimir un limón y diluirlo en un vaso (250 cc) con agua. Luego, se aplica el jugo de limón con un algodón, pasándolo suavemente por la zona afectada.

También se puede utilizar, en su lugar, la ralladura del limón, colocándola como una cataplasma. Eso sí, debe evitarse la exposición al sol cuando se aplica este remedio, ya que podría tener el efecto contrario, manchando la piel.

Yogurt y leche

Además de ser un excelente prebiótico, el yogurt, así como la leche, pueden ayudar a reducir el escozor y la inflamación. En el caso de la leche, se puede emplear en compresas frías. Sin embargo, hay que tener similares precauciones que con el remedio anterior, ya que puede acabar irritando.

Avena

Está comprobada la eficacia de la avena para el tratamiento de dermatitis. Por ello, se considera que es efectiva para aliviar y aclarar la piel quemada por el sol. Es antioxidante y antiinflamatoria.

Para aplicarla, se hace una pasta, diluyendo la avena en agua fría. Esto se usa como una mascarilla en la zona de la piel afectada. Se deja por 20 minutos y luego se lava.

Manzanilla

Se considera que la manzanilla tiene propiedades antisépticas y antiinflamatorias, por lo que podría ayudar a tratar la piel quemada por el sol. Se prepara en infusión, tal como se hace para tomar. Pero, en este caso hay que dejar enfriar, antes de aplicarla suavemente con un algodón.

Papaya

La papaína, el compuesto natural de la papaya, tiene grandes virtudes en lo que a ayudar a regenerar la piel se refiere, incluso en los casos de quemaduras, según se señala en diversos estudios.

Para aclarar la piel quemada por el sol, se hace un puré con una papaya madura y se aplica sobre la zona afectada, dejando durante diez minutos para que actúe. Luego se lava con agua.

Clara de huevo

La clara de huevo tiene un alto contenido de proteínas, por lo que ayuda a nutrir la piel. Su preparación y aplicación también es muy sencilla: se baten dos o tres claras hasta que alcanzan el punto de espuma. Se deja que actúe en la piel durante 15 minutos y se lava con agua tibia.

Cuidar y aclarar la piel quemada por el sol

Más que aclarar la piel quemada por el sol, es necesario cuidarla e hidratarla, contribuyendo a su regeneración. Esto podemos hacerlo de varias maneras.

Uso del protector solar

Aplicándonos protector solar a diario y retocándolo cada vez que haga falta podemos prevenir en gran medida las quemaduras solares y, asimismo, evitar quedar con un tono de piel disparejo. Sobre todo en época de verano, cuando todos queremos lucir un bronceado atractivo.

Hidratación por fuera y por dentro

Además de aplicarnos suficiente protector solar, debemos mantener una buena hidratación. Esto quiere decir que debemos estar pendientes de aplicarnos un buen after sun y una crema hidratante. No solo cuando sentimos mayor ardor, sino a diario.

Adicionalmente, deberemos mantener una buena hidratación interna. Esto quiere decir que tenemos que asegurarnos de beber suficiente cantidad de agua al día, en función de la sed, y consumir frutas que nos ayuden a lograr este objetivo. Algunas de las opciones más populares suelen ser la sandía y el melón, pero existen muchas más por las que podemos optar.

Bronceado de la piel.
No se trata tanto de aclarar como de cuidar la piel que ha sido dañada por la radiación solar.

La prevención de las quemaduras por el sol es la clave

A pesar de todas estas soluciones, queremos volver a incidir en la importancia de no exponerse al sol de forma indebida. A veces no basta solo con aplicarse protector solar, sino que debemos responder a preguntas como: ¿lo reponemos a lo largo del día o utilizo un factor de protección adecuado para la piel?

Asimismo, no nos podemos olvidar de otros elementos que nos protegen del sol. Por ejemplo, las gafas, utilizar un sombrero, una especie de chal fresco para cubrir los hombros… En definitiva, complementos que evitarán la piel quemada por el sol.

La piel quemada por el sol no solo provoca manchas indeseables, sino que nos hace vulnerables de sufrir cáncer de piel. Por eso, protegerse es muy importante. Ya que tenemos tantas opciones a nuestro alrededor para hacerlo ¿por qué no utilizarlas?

No salgamos nunca a la calle sin protector solar, en la playa o la piscina utilicemos una sombrilla y no nos olvidemos de las gafas de sol. Prevenir es el mejor de los remedios.

Te podría interesar...
Sol y cáncer de piel, ¿qué relación hay?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Sol y cáncer de piel, ¿qué relación hay?

La relación entre sol y cáncer de piel es más estrecha de lo que podemos pensar. Atender a esto nos permitirá proteger nuestra piel adecuadamente.



  • Castañeda Gameros, Paola, & Eljure Téllez, Juliana. (2016). El cáncer de piel, un problema actual. Revista de la Facultad de Medicina (México)59(2), 6-14. Recuperado en 28 de junio de 2019, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0026-17422016000200006&lng=es&tlng=es.
  • Rodríguez Domínguez, Ileana, Santana Gutiérrez, Odalis, Recio López, Orlando, & Fuentes Naranjo, Marilín. (2006). Beneficios del Aloe Vera l. (sábila) en las afecciones de la piel. Revista Cubana de Enfermería22(3) Recuperado en 28 de junio de 2019, de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-03192006000300004&lng=es&tlng=es.
  • Suárez, S., & Jazmín, D. (2015). Plan para elaboración y comercialización de una crema corporal aclaradora, que contenga dióxido de titanio y extracto de limón, para mujeres que presenten hiperpigmentación, en la ciudad de Guayaquil (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad de Ciencias Químicas).