¿Cómo esterilizar los juguetes sexuales de manera correcta?

En la intimidad, cada vez resulta más frecuente el uso de juguetes sexuales. Estos ayudan a estimular las zonas erógenas y hacer que la excitación aumente más durante el encuentro.
¿Cómo esterilizar los juguetes sexuales de manera correcta?
Isbelia Esther Farías López

Escrito y verificado por la filósofa Isbelia Esther Farías López el 06 marzo, 2021.

Última actualización: 06 marzo, 2021

Para evitar pasar malos ratos y padecer problemas de salud, es imprescindible aprender a esterilizar los juguetes sexuales. De esta forma, podremos hacer un uso seguro de los mismos y disfrutar de nuestra intimidad sin inconvenientes.

Hay que tener en cuenta que la falta de limpieza de un juguete sexual implica un alto riesgo de contraer una infección. Y a diferencia de lo que se pueda pensar, no basta con pasarlos bajo el agua sin más o pasarles una servilleta.

¿Cómo esterilizar los juguetes sexuales?

Para esterilizar los juguetes sexuales se requieren varios productos.
¡Recuerda conseguir todos los productos de limpieza antes de empezar a usar los juguetes!

El uso de juguetes sexuales es mucho más común de lo que creemos. Algunas personas no tienen problemas en confesar su secreto, mientras que otras prefieren reservarse.

Ahora bien, más allá de lo que cada quien prefiera compartir o no, lo que está claro es que hay que darles un mantenimiento adecuado para que sean seguros a la hora de su utilización; así lo confirma Rosara Torrisi, terapeuta sexual certificada en el Instituto de Terapia Sexual de Long Island.

A la hora de esterilizarlos lo primero que debes hacer es consultar las instrucciones del fabricante, ya que especificará de qué manera debe limpiarse el juguete, por seguridad de tu zona íntima y por la durabilidad del producto… En especial si tiene pilas, motor, diferentes materiales, etc.

A continuación te detallamos las claves básicas para esterilizar los juguetes sexuales, según sus características.

Lavar o hervir el juguete

A modo general, deberíamos lavar el juguete antes y después de cada uso. Sobre todo si los hemos compartido o vamos a hacerlo. No debemos olvidar el riesgo que suponen las enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Si usamos un jabón, evitaremos aquellos que sean perfumados o que contengan otros aditivos. Lo ideal es usar uno lo más neutro posible. O, todavía mejor, un jabón específico para zonas íntimas, que son los más suaves y respetuosos y no irritarán la zona genital.

Para una mayor seguridad, podemos optar por hervir el juguete durante unos minutos. No obstante, lo haremos siempre que no tenga motor y el material sea, por ejemplo, acero inoxidable o silicona.

Aunque algunas personas utilizan el lavavajillas para sus juguetes sexuales, recomendamos más bien el lavado a mano siguiendo estas especificaciones.

Alcohol para los objetos de cuero

La limpieza de los materiales de cuero aumenta su durabilidad y los hace más seguros de utilizar.

En los últimos años se ha puesto más de moda el BDSM, que incluye diferentes tipos de prácticas sexuales de consentimiento mutuo. Incluye, por sus siglas: bondage, dominación, sumisión y sadomasoquismo. Lo que ha popularizado también la ropa y los accesorios de cuero.

En este caso, solo deberíamos usar agua y jabón para esterilizar los juguetes sexuales o prendas de cuero. Para una desinfección más profunda, también podemos usar alcohol isopropílico al 70 %, una opción sencilla, económica y ecológica para conseguir nuestro objetivo. También existen productos específicos para estos materiales.

Cuidado con los materiales porosos

Debemos extremar las precauciones en el caso de juguetes hechos de materiales porosos como espumas o similares. Estos absorben con facilidad la humedad y la suciedad, y son difíciles de limpiar, por lo que son el lugar perfecto para la proliferación de bacterias.

Como sabemos que nunca podremos esterilizar los juguetes sexuales porosos del todo, recomendamos utilizarlos con un preservativo (no lubricado o con un lubricante a base de agua). De este modo crearemos una barrera de protección mucho más segura.

No obstante, siempre que sea posible, evitaremos comprar este tipo de productos. A la hora de elegir nuestro juguete, no debemos menospreciar la calidad del material. No solo por la posterior limpieza, sino también porque algunos tipos de plásticos pueden contener sustancias tóxicas, como los ftalatos o el bisfenol A (BPA).

Juguetes con motor

Para esterilizar los juguetes sexuales puede requerirse jabón líquido.
El jabón neutro es preferible para este tipo de cosas.

Para no estropear los juguetes con motor, deberemos ser muy cuidadosos. Podemos lavarlos bajo el grifo sin sumergirlos, evitando mojar las zonas que se dañarían. O también podemos usar un paño humedecido.

Para esterilizar los juguetes sexuales con motor podemos buscar productos específicos que se venden con este fin. Hay de diferentes tipos y formatos y los podemos encontrar en las mismas tiendas de los juguetes. Están disponibles en formato líquido, en espray, toallitas húmedas, etc. Son productos antibacterianos adaptados a la zona íntima.

Después de esterilizar los juguetes sexuales

No debemos olvidarnos que una vez los hayamos limpiado y lavado, debemos asegurarnos de que estén bien secos. Además, los guardaremos en su estuche o en una bolsa de tela para resguardarnos de todo tipo de bacterias. Solo de este modo los podremos mantener esterilizados de manera correcta.

Te podría interesar...
5 libros eróticos que no te puedes perder
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
5 libros eróticos que no te puedes perder

Sensualidad, fantasías, perversiones y juegos a través de las letras ¿Te atreves dejar volar la imaginación? Hay 5 libros eróticos que no te puedes...