5 consejos para elegir la silla de paseo para tu bebé

La silla de paseo debe ajustarse a tus necesidades y a tu presupuesto. Aprovecha la variedad y versatilidad para elegir una que te permita estar mucho más tiempo al lado de tu bebé.
5 consejos para elegir la silla de paseo para tu bebé

Escrito por Ana Núnez, 25 marzo, 2021

Última actualización: 25 marzo, 2021

Elegir la silla de paseo para tu bebé estará en la lista de las cosas más útiles entre los preparativos para atender su crianza y protección. Con una buena butaca lograrás estar con el niño mientras resuelves asuntos cotidianos. Y a ambos les permitirá disfrutar de manera segura y confortable del aire libre.

Por estas razones, la elección no la puedes dejar al azar. Aquí te presentamos algunas consideraciones que puedes tener en cuenta de acuerdo a tus necesidades y posibilidades. La idea es que sea una ajustable y versátil para que se adapte a todos los momentos.

Importancia de elegir una buena silla de paseo para el bebé

Con la llegada de un bebé a casa los espacios suelen quedar reducidos por todos los accesorios que se adquieren para sus cuidados. De modo que se hace necesario elegir una buena silla de paseo que sea útil y que no se convierta con rapidez en un objeto en desuso.

Debe, por tanto, ser una silla fácil de guardar, liviana, sencilla de manejar y práctica a la hora de desplegar. Sobre todo, también de replegar. Todas estas acciones tendrán que poder realizarse con el niño y el bolso en la mano.

Una silla así, con las características que ofrezcan la comodidad y la seguridad que te estás imaginando, se busca con esmero. Esto garantizará que sea de buena calidad y que pase por un examen de tus requerimientos para que no te haga perder tiempo y dinero.

Consejos para elegir la silla de paseo para tu bebé

Diseños de sillas de paseo se encuentran cada vez más variados. Los fabricantes han innovado para que sirvan en distintas edades del bebé. Si es esto lo que estás buscando, selecciona la que se adapte a lo que quieres y puedes pagar, sin descuidar la calidad y atendiendo a los siguientes consejos.

Silla de coche para bebé.
Como la silla para coches, la de paseo debe responder a unos estándares de calidad que aseguren la protección del niño.

1. Define el presupuesto

Es importante tener claro cuánto dinero está destinado a la silla, porque las hay solo de paseo o las que se amoldan a cada etapa del bebé. Por lo general, las primeras son más económicas y aptas para los que ya pueden permanecer sentados por largos ratos.

Las segundas acostumbran a ser más grandes, pues traen otros accesorios que les permite ajustarse durante el crecimiento, desde los primeros días de nacido. Lo que puede garantizarle a los padres una sola inversión que redundará en beneficios y durabilidad.

2. Prioriza tus necesidades y las del bebé

Es muy probable que las necesidades te ayuden a definir el tamaño o ciertas características de la silla. Para el bebé recién nacido el capazo debe permanecer horizontal; cuando viene aparte, debe adaptarse al chasis de la silla de paseo. Si no es el caso, el respaldo debe ser rígido y completamente reclinable, al menos en unos 150 grados o más.

A partir de los 6 meses o cuando tu bebé controle la cabecita, debe ofrecer grados de reclinación o aceptar varias posiciones. Para los niños menores de un año son recomendables los asientos reversibles, es decir, que el bebé pueda ir mirando a sus padres o cuidadores.

3. Según el uso, así las características

Evalúa la intensidad y el ritmo de las actividades cotidianas a las que te acompañará el bebé en su silla de paseo. Si entrenas, tienes una rutina de caminata o de desplazamiento a lugares específicos con césped, humedad o irregularidades, debes determinar que cumpla con las exigencias.

En el campo irán bien las ruedas resistentes y grandes. Pero cuando vives en la ciudad y en edificio, el ascensor o las escaleras estarán en la lista de las atenciones prioritarias. Igual si te toca usar el metro o el transporte público en tu rutina.

Asimismo, hay que sopesar la maletera del coche a la hora de adquirir la silla de paseo, porque llegada la hora de viajar, cualquier cosa pudiera quedarse de no haber espacio, menos la silla.

4. Materiales con las que está elaborada

Los materiales livianos e impermeables son clave a la hora de elegir la silla de paseo. Esta puede pesar de 5 a 10 kilos, a lo que has de sumar el peso de tu bebé. No parece mucho, pero a la larga y con carga extra, puede resultar difícil de llevar el volumen. En cualquier caso, el manejo siempre ha de ser ameno, fácil y seguro.

La lluvia frecuente, el sol o las variantes del clima te ayudarán a determinar el número y el tipo de los accesorios de la silla, pero también sus materiales. Por cierto, la altura del manillar suele ser estándar, aunque los padres muy altos acaso necesiten contar con un sistema ajustable.

5. Sistema de seguridad

Considera que el capazo o la silla no tenga algún material o cierre en el que al niño se le enreden los dedos cuando manotee. Y que el sistema de frenos o el bloqueo de las ruedas funcionen. No esperes a comprobarlo en un camino con desniveles o en una escalera mecánica.

Otro aspecto insoslayable son las correas o arneses. Todos los nuevos diseños ajustados a la normativa europea ofrecen un arnés con cinco puntos de anclaje. El bebé debe quedar bien sujeto y seguro para evitar que se deslice en la silla o se mueva hasta ponerse en riesgo de asfixia o estrangulamiento.

Aunque la silla segura nos puede relajar el cuidado, perder de vista al niño es muy peligroso. Busca una silla cuya capota impermeable tenga visor al interior.

Ventajas de las sillas de paseo para bebés

Pasar del capazo a la silla de paseo debe darse a su debido tiempo, más allá de las recomendaciones del fabricante. Es el bebé al sentarse y controlar su cabecita quien te dirá que está listo. Una vez que permanezca sentado, firme y cómodo, puede comenzar la aventura de reconocer el mundo paseando.

Te recomendamos leer: Cómo enseñar a tu bebé a sentarse

Más tiempo para compartir

Estás con tu bebé mientras realizas largas caminatas para pensar, tomas aire fresco, vas a un parque o haces compras. Tu hijo se distrae, conoce el mundo que lo rodea, descansa e incluso puede quedar dormido por efecto de la vibración. La silla de paseo te permite ganar tiempo de calidad al lado de tu bebé.

Te liberas del peso

Otra ventaja es que el peso del bebé descansa en la silla y no en tus brazos o espalda, como ocurre con los cargadores. Estos, si bien logran que madre e hijo estén juntos, incluso permitiendo amamantar llegado el caso, piden del portador relativa fuerza y resistencia.

Cargar al bebé en brazos por no tener silla de paseo.
Liberar los brazos cada cierto tiempo es necesario, ya que la carga constante del bebé genera dolores y molestias musculares.

Multiuso

Bien seleccionada, la silla de paseo del bebé puede servirle para dormir, comer o pasear por el campo o la ciudad disfrutando de la vista y de la tarde. Incluso, existen unas con relativa capacidad para transportar víveres u otras cosas. Todo resuelto por un solo dispositivo.

En caso de llevar muchos paquetes, usar el manillar puede ser inapropiado. Al sacar al niño de la silla o si este se baja, es probable que se vuelque y todo se venga abajo. Trata de elegir una con capacidad de carga en la parte inferior; trasladar cosas servirá de contrapeso y la silla ganará equilibrio.

De la silla de paseo al carrito para correr

Si estás acostumbrada a una rutina de entrenamiento que incluye la montaña o correr, hay sillas diseñadas para ello. Con ruedas más grandes y resistentes y un sistema de arnés que ofrece un plus de seguridad al niño.

Podrás seguir haciendo footing o running con uno de tres ruedas, todoterreno, ligero y buena suspensión. Un arnés de cinco puntos, un sistema de frenos en el manillar y la burbuja protectora para viento y lluvia. ¿Lo tienes todo? Entonces, a entrenar para estar sana y recuperar la figura después del parto.

Te podría interesar...
Por qué es mejor que el bebé no duerma en la silla del coche
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Por qué es mejor que el bebé no duerma en la silla del coche

No puedes evitar que el bebé se duerma en la silla del coche mientras van de un sitio a otro. Pero, por su seguridad vigila sus posturas mientras d...