Día Europeo de la Prevención de Riesgo Cardiovascular

El sistema cardiovascular constituye una red de transporte interno que protagoniza el corazón, pero que se suele descuidar hasta que surgen las dificultades. Por ende, te contamos más sobre la prevención y los riesgos.
Día Europeo de la Prevención de Riesgo Cardiovascular
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 11 Marzo, 2021.

Escrito por Daniel Osuna Sisco, 13 Marzo, 2021

Última actualización: 14 Mayo, 2021

El Día Europeo de la Prevención de Riesgo Cardiovascular aparece el 14 de marzo con la intención de cambiar la percepción generalizada de tomar a la ligera hábitos dañinos que pueden llegar a desencadenar problemas graves.

Las estadísticas indican que las enfermedades cardiovasculares se ubican en el primer lugar como causa de muerte en personas de edad media. Esto dentro de las estimaciones en los países desarrollados. Por otro lado, la proyección indica que para el año 2030, y en caso de no tomar medidas, el promedio anual de muertes globales podría alcanzar los 23 millones.

Así, la importancia de generar conciencia está en que muchas de las enfermedades cardiovasculares se consiguen descartar o, en su defecto, minimizar con la modificación de hábitos que son perjudiciales.

Celebración del Día Europeo de la Prevención de Riesgo Cardiovascular

La primera celebración del Día Europeo de la Prevención de Riesgo Cardiovascular se produjo en el 2005. El nacimiento partió del acuerdo entre organizaciones europeas que se dedican a darle seguimiento a la evolución de la salud cardiovascular en diferentes sectores.

De este modo, detectaron que la curva de afectados y de muertes presentaba un ascenso preocupante, por lo que resultaba imperante tomar la iniciativa. En definitiva, se estableció el 14 de marzo como la fecha predilecta para visibilizar el riesgo cardiovascular (RCV).

Objetivos principales

Los objetivos principales de la celebración son la prevención y reducción de las enfermedades cardiovasculares con la adopción de medidas saludables. Por otro lado, se busca crear un grado de conciencia superior desde programas de información que puedan ser replicados con facilidad.

Además, forma parte de los objetivos el hecho de visibilizar cuáles son los factores de riesgo, como la obesidad, el tabaquismo o el estrés, por nombrar algunos de los que tienen mayor repercusión.

Actividades

Las actividades cada vez reúnen a más voluntarios, por tanto, se ha conseguido que el Día Europeo de la Prevención de Riesgo Cardiovascular esté marcado en el calendario de las personas. Dentro de las iniciativas más empleadas están las siguientes:

  • Congresos.
  • Utilización de redes sociales para aumentar la visibilidad del problema.
  • Organización de eventos benéficos.
  • Publicación de testimonios.
  • Reuniones telemáticas.
  • Jornadas de información.
  • Consultas médicas gratuitas para evaluar el riesgo cardiovascular.
  • Recepción de dudas y posterior respuesta sobre distintos casos.

Principales causas y factores de riesgo cardiovascular

Las causas y los factores de riesgo son un aspecto decisivo en el Día Europeo de la Prevención de Riesgo Cardiovascular. Desde su explicación se busca bajar el número promedio de perjudicados a nivel mundial.

Obesidad

La obesidad desata problemas cardiovasculares, ya que las personas con dicha condición tienden a presentar elevaciones del colesterol o un incremento de la presión arterial. En países como España, las estadísticas de obesidad reflejan que afecta a un 17 % de la población.

Tabaquismo

La adicción al tabaco es muy peligrosa y eleva las posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares. La relación directa está en que el empleo de nicotina frecuente conlleva a la rigidez de las arterias, lo que trae como consecuencia un aumento de la presión arterial.

Estrés

El estrés promueve una serie de alteraciones que ponen en peligro el funcionamiento equilibrado del sistema cardiovascular. Esta reacción fisiológica eleva la presión arterial, afecta el colesterol e incluso provoca alteraciones del ritmo cardíaco.

Hipertensión idiopática

La hipertensión idiopática, primaria o esencial, se refiere a un aumento en la presión de los vasos sanguíneos sin causa aparente. El riesgo está en que, a mayor presión, mayor será el trabajo del corazón. De tal modo, el ventrículo izquierdo sufre las consecuencias, algo que se evidencia con un engrosamiento que compromete al corazón.

Colesterol

De acuerdo a lo que indica la Sociedad Española de Cardiología (SEC), el aumento del colesterol se encuentra relacionado de manera directa con la posibilidad de que ocurra un episodio cardiovascular que atente contra la vida.

Prevención y recomendaciones

Cuando llegan las dificultades cardiovasculares solo resta sobrellevar la situación. Sin embargo, no es necesario llegar hasta ese punto para cambiar el estilo de vida. Por ello, te dejamos algunos consejos de prevención y recomendaciones factibles.

Preservar el peso ideal

Si bien la obesidad tiene una mayor probabilidad de conducir a una enfermedad cardiovascular, el sobrepeso también es un factor de riesgo. En estos casos, la actividad física (30 minutos diarios) y la dieta balanceada pueden hacer grandes diferencias.

Regulación de la presión arterial

El descontrol en la presión arterial es lo que modifica el bombeo del corazón. Así pues, se recomienda mantener un control de la presión a todas las edades, pero las personas de la tercera edad requieren de mayor atención. Lo preferible es acudir al médico una vez al año para evaluar el funcionamiento o cualquier medida que se deba tomar.

Reducir el consumo de alcohol

El consumo excesivo de alcohol debilita al corazón y reduce su capacidad de bombeo. ¿La consecuencia? Una miocardiopatía dilatada, también denominada miocardiopatía alcohólica. De esta forma, queda como opción que el consumo de alcohol no sea desproporcionado. Incluso, si es posible, lo ideal es desestimarlo.

Horas de sueño suficientes

Respetar las horas de descanso le da al organismo muchas ventajas. En esta ocasión, nos centramos en sus beneficios para reducir el estrés, la posible aparición de la hipertensión y la obesidad (de forma indirecta). Dormir entre 6 y 8 horas es una necesidad.

Control del azúcar

La diabetes hace que el peligro de una insuficiencia cardiovascular sea doble. Esto en comparación con personas que no sufren de la patología.

Día Europeo de la Prevención de Riesgo Cardiovascular: ¿qué hay que recordar?

El Día Europeo de la Prevención de Riesgo Cardiovascular es una oportunidad para aprender y recordar la importancia de los hábitos diarios para el cuidado del corazón y su entorno operativo.

Es fundamental ser conscientes de esto, ya que las enfermedades cardiovasculares van en aumento. Controlar el índice de masa corporal (IMC) y factores como el estrés es también determinante. Asimismo, es conveniente solicitar consultas médicas regulares, sobre todo si hay factores de riesgo relevantes.

Te podría interesar...
La Navidad: ¿un factor de riesgo cardiovascular?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
La Navidad: ¿un factor de riesgo cardiovascular?

La Navidad es igual a celebración, pero... ¿qué sucede con la salud? Muchos eventos cardiovasculares aumentan su incidencia en esta época.



  • Vega J, Guimará M y Vega L. Riesgo cardiovascular, una herramienta útil para la prevención de las enfermedades cardiovasculares. Revista Cubana de Medicina General Integral. 2011. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?pid=S0864-21252011000100010&script=sci_arttext&tlng=en
  • Medrano M, Cerrato E, Boix R y Delgado M. Factores de riesgo cardiovascular en la población española: metaanálisis de estudios transversales. 2005. Disponible en: https://doi.org/10.1157/13074389
  • O’Donnell C y Elosua R. Factores de riesgo cardiovascular. Perspectivas derivadas del Framingham Heart Study. 2008. Disponible en: https://doi.org/10.1157/13116658
  • Puertas P, Castro M, Zurita F, Chacón R y Sánchez M. La actividad física como medio de prevención de problemas cardiovasculares una revisión sistemática. 2018. Disponible en: http://hdl.handle.net/2183/23191
  • Zugasti A y Moreno B. Obesidad como factor de riesgo cardiovascular. Hipertensión y Riesgo Vascular. 2005. Disponible en: https://doi.org/10.1016/S1889-1837(05)71524-5