Dolor entre las escápulas o dorsalgia: síntomas y tratamientos

El dolor entre las escápulas suele causar gran malestar en la vida de las personas. Por fortuna, puede ser tratado y aliviado por los profesionales de salud.
Dolor entre las escápulas o dorsalgia: síntomas y tratamientos
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 19 octubre, 2022

El dolor entre las escápulas, en la región dorsal, constituye un motivo de consulta frecuente a nivel mundial. El mismo suele indicar una contractura o lesión muscular, no obstante, también puede ser signo de alarma de una afección de mayor gravedad. A continuación te contamos más.

La región interescapular está constituida por la columna dorsal, donde se articulan los arcos costales y se insertan una gran variedad de músculos. Estos elementos osteomusculares se encargan de proteger órganos internos como el corazón, los pulmones y el esófago, así como a la aorta torácica.

El término dorsalgia se refiere al dolor ubicado en la parte posterior del cuerpo, por debajo de los hombros y entre las escápulas. Este es un síntoma que expresa la presencia de una afección o enfermedad en la columna o en las estructuras adyacentes. Además, algunas patologías torácicas y abdominales pueden irradiarse a esta zona.

Síntomas de la dorsalgia

Los síntomas del dolor entre las escápulas varían de acuerdo a la causa responsable. En la mayoría de los casos, la dorsalgia es resultado de una combinación de varios agentes patológicos y afecta alrededor de la mitad de la población adulta en algún punto de su vida.

Este malestar puede presentarse aislado o asociado a otro dolor en la región cervical o lumbar. Por lo general, las molestias ocasionadas por una contractura muscular suelen estar limitadas a un lado del cuerpo y empeoran con cambios de postura.

De igual forma, es frecuente que la dorsalgia de origen muscular se alivie al presionar con fuerza en la zona o al aplicar compresas frías. Sin embargo, el dolor interescapular también es resultado de procesos inflamatorios de la columna. En estos casos, el malestar se referirá al centro de la espalda y cederá en reposo.

La disfunción de los órganos de la caja torácica y el abdomen también puede presentarse como una dorsalgia. Además, la persona manifestará algunos síntomas clásicos de la afección. Tal es el caso de la sudoración, la frialdad y la pérdida de la consciencia, típicas de un aneurisma aórtico.

Posibles causas del dolor entre las escápulas

El dolor entre las escápulas puede ser de origen osteomuscular o visceral, dado el gran número de estructuras anatómicas que confluyen a este nivel. La afección suele desaparecer luego de un par de días y en algunos casos permanece en el tiempo.

Distensión o tirón muscular

La distensión de los músculos de la región dorsal es la principal causa de dolor entre las escápulas. Estudios estiman una prevalencia de dolor de espalda por causa muscular del 60 % al 85 % en la población adulta.

Dentro de las situaciones que contribuyen a este malestar están las siguientes:

  • Mala postura al estar de pie o al sentarse.
  • Deportes que impliquen girar el cuerpo, como el tenis y el golf.
  • Esfuerzo excesivo para levantar objetos pesados.
  • Dormir en superficies con inadecuado soporte.

De igual forma, los movimientos bruscos y las caídas también pueden propiciar el daño a las fibras musculares de la espalda. En caso de sospechar de algún traumatismo es recomendable aplicar hielo o compresas frías y acudir con un especialista.

Hernia discal

Las hernias discales en la columna dorsal pueden ser responsables de compresión nerviosa, promoviendo la aparición de dolor entre las escápulas. La intensidad del malestar varía, empeorando al cargar objetos o al mantener una misma posición por largos periodos de tiempo.

En la mayoría de los casos, el dolor se acompaña de entumecimiento, hormigueo y pesadez en el hombro, el codo y el antebrazo. Por lo general, las personas afectadas deben mantener reposo y consumir analgésicos. Los casos avanzados suelen requerir infiltración.


Quizás te interese leer el siguiente artículo: 7 tips para mejorar la postura y combatir el dolor de espalda


Enfermedades reumáticas

Las afecciones degenerativas e inflamatorias del aparato osteomuscular pueden originar dolor en diversas partes del cuerpo. La artritis es una enfermedad común en los adultos mayores que puede manifestarse con dolor en el cuello y en la región interescapular.

Otras causas reumáticas de dorsalgia son las siguientes:

  • Espondiloartrosis.
  • Fibromialgia.
  • Espondilitis anquilosante.
  • Osteoporosis.

Problemas cardíacos

Por lo general, el infarto de miocardio suele manifestarse con un dolor intenso en el pecho que se irradia al hombro. No obstante, algunas investigaciones sugieren que las mujeres tienen mayor probabilidad que los hombres de presentar dolor entre las escápulas ante un infarto.

En la mayoría de los casos, el dolor es de carácter compresivo y persiste por más de 30 minutos. Además, suele acompañarse de náuseas, dificultad para respirar, sudoración, palidez y aturdimiento. Ante la evidencia de estos síntomas no hay que dudar en consultar.

Por otro lado, la inflamación del pericardio que recubre al corazón o pericarditis también puede generar dolor en el pecho que se irradia al dorso. Este puede exacerbarse al respirar profundo o al acostarse y se alivia al inclinar el tórax hacia adelante.



Aneurisma de la aorta torácica

Un aneurisma es una dilatación arterial producida por una debilidad adquirida o congénita en la pared de un vaso sanguíneo. Estudios estiman una prevalencia de aneurismas en la aorta torácica de entre 6 y 10 casos por cada 100 000 habitantes al año. Es más común en hombres a partir de los 60 años de edad.

Los aneurismas torácicos rotos suelen manifestarse con un dolor opresivo o lancinante en el pecho que se extiende entre las escápulas. Además, es frecuente que la persona presente tos, ronquera y dificultad para respirar. El desgarro de un aneurisma es una situación crítica que requiere atención de emergencia.

Afecciones abdominales

Existe un gran número de problemas abdominales que pueden presentarse como dorsalgia. Esto es resultado de la cercanía del órgano afectado con la espalda o por irradiación nerviosa del dolor a este nivel.

La colecistitis, la pancreatitis, la inflamación del bazo y las úlceras pépticas son las principales enfermedades asociadas con este tipo de dolor. Por lo general, el malestar es intenso del lado del cuerpo donde se ubica la disfunción.

Pancreatitis causa dolor entre las escápulas.
La pancreatitis causa un dolor tan intenso en el abdomen, que el mismo se irradia hacia la espalda.

Cáncer

Los tumores son responsables de originar dolor en diversas regiones del cuerpo por compresión de las vías nerviosas. Algunos tipos de cáncer de pulmón, como el tumor de Pancoast, pueden originar dolor entre las escápulas.

Otras neoplasias con el mismo signos son las siguientes:

  • Cáncer de esófago.
  • Linfomas.
  • Tumores mamarios.
  • Mesoteliomas.
  • Osteosarcomas.
  • Cáncer de hígado.

Tratamiento del dolor entre las escápulas

El tratamiento de la dorsalgia dependerá de la afección o enfermedad responsable de los síntomas. Por lo general, el profesional de salud prioriza el alivio temporal del malestar mediante el uso de medicamentos analgésicos, relajantes musculares, antiinflamatorios y corticosteroides.

Las contracturas musculares suelen requerir masajes  y sesiones de fisioterapia para recuperar el tono de las fibras. De igual forma, los traumatismos leves son abordados con medidas de reposo en cama, antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) y terapias de frío.

Por su parte, las hernias discales y las enfermedades reumáticas requieren un seguimiento continuo por parte de un médico para asegurar la calidad de vida. Además, la persona afectada debe implementar cambios en sus hábitos de ejercicio y dieta para procurar una recuperación eficaz.

El infarto de miocardio, la pericarditis y los aneurismas torácicos son situaciones de emergencia que requieren hospitalización, manejo farmacológico e incluso abordaje quirúrgico. Por otro lado, los problemas abdominales tienen una alta tasa de recuperación y alivio definitivo cuando son detectados de forma oportuna.

Un síntoma común que no debe ser subestimado

El dolor entre las escápulas es un síntoma frecuente que puede ser tomado a la ligera. En la mayoría de los casos advierte la presencia de una lesión o contractura muscular, pero también puede ser resultado de una afección grave.

En este sentido, la atención temprana por parte de un médico especialista es fundamental para salvaguardar la vida de la persona afectada. Por tal motivo, no dudes en acudir con un profesional de salud si el dolor persiste y si se acompaña de dificultad respiratoria o pérdida de la consciencia.

Te podría interesar...
Dolor en la espalda y el abdomen: ¿cuáles son sus causas?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Dolor en la espalda y el abdomen: ¿cuáles son sus causas?

El dolor en la espalda y el abdomen puede ser resultado de la afección de los tejidos blandos, la musculatura o los órganos subyacentes.



  • Reguera R, Socorro M, Jordán  M, García G, et al. Dolor de espalda y malas posturas, ¿un problema para la salud?. Rev.Med.Electrón. 2018 ;  40( 3 ): 833-838.
  • Van Oosterhout R, de Boer A, Maas A, Rutten F, et al. Sex Differences in Symptom Presentation in Acute Coronary Syndromes: A Systematic Review and Meta‐analysis. Journal of the American Heart Association. 2020;9(9).
  • Vega J, Gonzalez D, Yankovic W, Oroz J, et al. Aneurismas de la aorta torácica: Historia natural, diagnóstico y tratamiento. Rev Chil Cardiol. 2014;  33( 2 ): 127-135.
  • Rodríguez J.Dolor osteomuscular y reumatológico. Rev. Soc. Esp. Dolor. 2004;  11( 2 ): 56-64.
  • Casas A, Patiño M. Prevalencia y factores asociados con el dolor de espalda y cuello en estudiantes universitarios. Rev. Univ. Ind. Santander. Salud. 2012 ;  44( 2 ): 45-55.
  • Gálvez M, Cordovez J, Okuma C, Montoya C, et al. Diagnóstico diferencial de hernia discal. Rev. chil. radiol. 2017;  23( 2 ): 66-76.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.