Edema cerebral: causas, síntomas y diagnóstico

27 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por Medicina Maricela Jiménez López
La presencia de patógenos en nuestro cuerpo puede originar un edema debido al daño celular producido. Un ejemplo de esto ocurre cuando se sufre de meningitis y encefalitis.

El término edema se asocia a una acumulación anormal de líquido en determinada región corporal. Por norma general, se inflaman los tejidos blandos afectados y se manifiesta dolor. Por esto mismo, la popular retención de líquidos que afecta sobre todo las piernas resulta tan incómoda. Ahora bien, ¿qué ocurre en el caso del edema cerebral? Veámoslo a continuación.

A modo de adelanto, podemos repasar lo que dice la ciencia al respecto: “De manera objetiva [el edema cerebral] se define como el aumento patológico de la cantidad de agua en el cerebro con incremento del volumen del parénquima cerebral, cuando la magnitud es suficiente se manifiestan síntomas clínicos”. Se trata de un problema de salud grave que requiere atención médica inmediata.

¿Por qué aparece el edema cerebral?

Causas del edema cerebral

Cuando ocurre un desequilibrio en el líquido intersticial que entra o sale de las células del organismo puede formarse un edema. Se manifiesta como hinchazón o inflamación de tejidos blandos. Una de las zonas más peligrosas donde puede ocurrir este trastorno es el tejido cerebral.

El edema cerebral provoca un aumento de la presión en el interior del cráneo, lo cual se deriva en degeneración celular y falta de oxigenación que puede terminar en muerte.

Las causas de aparición de este trastorno son variables, como podremos ver en breve.

Causas del edema cerebral

  • Accidente cerebrovascular: al producirse una hemorragia interna es muy frecuente la formación un edema por acumulación de sangre en el cerebro.
  • Traumatismo craneoencefálico: golpes fuertes y rápidos en la cabeza como los que ocurren durante un accidente de auto, pueden generar una inflamación del cerebro con diferentes niveles de gravedad.
  • Infecciones por virus o bacterias: la presencia de patógenos en nuestro cuerpo puede originar un edema debido al daño celular producido. Un ejemplo de esto ocurre cuando se sufre de meningitis y encefalitis.
  • Tumores: ya sean benignos o malignos, los tumores en el cerebro aumentan la presión intracraneal, lo cual conlleva a la acumulación de líquido intersticial.
  • Intoxicación o envenenamiento: los edemas cerebrales pueden surgir por envenenamiento con CO2 o plomo, que afectan el nivel de oxígeno en los tejidos.
  • Hiponatremia: cuando los niveles de sodio en sangre están por debajo de los valores normales se favorece la entrada del líquido intersticial en las células.  Esta situación suele ocasionar muerte neuronal.
  • Hipoxia: la variación en la presión atmosférica que ocurre al subir a montañas elevadas, por ejemplo, provoca una disminución en los niveles de oxígeno. Automáticamente, el organismo dilata los vasos sanguíneos, lo cual puede ocasionar desequilibrios homeostáticos en las células.

Te recomendamos leer: 6 hábitos cotidianos que afectan la salud de tu cerebro

Síntomas

En dependencia de la región cerebral afectada, aparecen diferentes síntomas:

  • Cefalea.
  • Náuseas y vómitos.
  • Presencia de convulsiones.
  • Mareos o sensación de vértigo.
  • Cambios en el ritmo de la respiración.
  • Cansancio, debilidad o fatiga general.
  • Molestia o rigidez en la región del cuello.
  • Dificultades para hablar y caminar con normalidad.
  • Pérdida de consciencia que, en los casos más graves, puede derivar en coma.
  • Visión borrosa o indefinida. Asimismo, en los casos más graves el paciente puede llegar a perder la vista.

Si experimentas estos síntomas te recomendamos dirigirte de inmediato al médico. Recuerda que tu vida puede estar en juego.

Ver también: Los síntomas del dolor de cabeza por estrés

Diagnóstico y tratamiento del edema cerebral

Por lo general, el equipo médico lleva a cabo una serie de exámenes físicos y pruebas médicas para diagnosticar esta afección. Es muy frecuente la obtención de imágenes internas mediante la tomografía axial computarizada (o TAC). Luego de analizar la historia clínica del paciente y sus síntomas es posible obtener un diagnóstico acertado.

¿Cómo se diagnostica?
La tomografía computarizada es uno de los tratamientos complementarios en caso de sospecha de síndrome de la serotonina.

Un tratamiento rápido impedirá daños permanentes en el cerebro; por eso, es fundamental actuar cuanto antes y controlar en todo momento las constantes vitales del paciente. En ocasiones, es necesario administrar respiración artificial para mantener el flujo adecuado de oxígeno.

Es imprescindible eliminar el líquido excedente y reducir la inflamación para que el cerebro vuelva a funcionar correctamente. Por eso, el tratamiento del edema cerebral suele requerir la administración de diuréticos y corticosteroides con este fin.

En los casos graves, cuando se compromete la vida del paciente, es necesario recurrir a cirugía de urgencia. Así, se puede drenar el acúmulo de líquido de forma rápida y controlar la inflamación y la presión intracraneal.

  • Bristol, R. E., & Spetzler, R. F. (2014). Cerebral Edema. In Encyclopedia of the Neurological Sciences. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-385157-4.00725-9
  • Jha, S. K. (2003). Cerebral edema and its management. Medical Journal Armed Forces India. https://doi.org/10.1016/S0377-1237(03)80147-8
  • Rabinstein, A. A. (2006). Treatment of cerebral edema. Neurologist. https://doi.org/10.1097/01.nrl.0000186810.62736.f0
  • Ho, M.-L., Rojas, R., & Eisenberg, R. L. (2012). Cerebral Edema. American Journal of Roentgenology. https://doi.org/10.2214/AJR.11.8081