Beneficios de comer una manzana al día

17 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
Las manzanas son frutas que cuentan con un alto contenido de fibra. Esto genera un impacto positivo en la microbiota intestinal. Te contamos otros de sus beneficios.

Existen alimentos que se deberían incluir de manera regular en la dieta. Muchas frutas son un ejemplo de ellos, ya que contienen nutrientes esenciales para que el organismo lleve a cabo las funciones vitales con éxito. A continuación te vamos a explicar cuáles son los beneficios de comer una manzana al día.

En primer lugar, vamos a empezar destacando que las manzanas contienen un gran porcentaje de agua. Por este motivo, son capaces de mejorar el estado de hidratación y de prevenir así problemas en los meses más calurosos del año. Pero esta no es su única cualidad; sigue leyendo para descubrir más.

Comer una manzana al día mejora la salud intestinal

Las manzanas contienen una fibra de especial relevancia para la salud llamada pectina. Se ha demostrado que esta sustancia es capaz de fermentar a nivel intestinal, con lo que provoca un beneficio sobre la microbiota intestinal.

Esta relación aparece reflejada en una investigación publicada en la revista Applied Microbiology and Biotechnology. Merece la pena recordar que una flora intestinal sana se relaciona con un menor riesgo de desarrollar patologías complejas, como las neurodegenerativas.

Las pectinas que contienen las manzanas se engloban dentro del grupo de las fibras solubles. Además, es posible encontrar otro tipo de fibras conocidas como insolubles, presentes sobre todo en los cereales. Estas también resultan beneficiosas para la salud gastrointestinal, por lo que es aconsejable garantizar la ingesta regular de ambos tipos de nutrientes.

El lavado de los alimentos es fundamental para prevenir la intoxicación.

Una manzana al día genera saciedad

Otra de las ventajas de la fibra soluble es su capacidad para generar saciedad. De acuerdo con un estudio publicado en la revista European Journal of Clinical Nutrition, el consumo de alimentos con esta sustancia reduce el apetito de manera notable a partir de la estimulación de los receptores de distensión estomacales.

Generar saciedad suele promover la pérdida de peso, ya que reduce el riesgo de comer más de lo necesario. Dicha situación ocasiona un balance calórico negativo en el que el gasto es superior a la ingesta. De este modo, se puede consumir una manzana al día entre horas para aprovechar su efecto supresor del apetito y regular la ansiedad.

Los antioxidantes de la manzana ayudan a prevenir enfermedades

Como muchas otras frutas, las manzanas contienen ciertos antioxidantes en su composición. Estos nutrientes son necesarios para la prevención de patologías complejas y de carácter metabólico.

A pesar de que otros alimentos contienen una mayor cantidad de este tipo de compuestos, las manzanas también presentan niveles significativos de ellos. Esta es otra razón de peso para comer al menos una manzana al día.

No obstante, si quieres potenciar la capacidad antioxidante de esta fruta, te recomendamos que le eches canela por encima. Según una revisión publicada por Pharmacognosy Research, esta especia ayuda a modular la inflamación y de reducir el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades metabólicas como la diabetes de tipo 2.

Asimismo, la ingesta habitual de canela previene la resistencia a la insulina y mejora el control de las glucemias. Además, casa muy bien con casi todas las frutas, incluso con los yogures.

La manzana es un alimento saludable

La manzana es una fruta con muchas propiedades.

Por todos estos beneficios que es capaz de aportar, la manzana se engloba dentro de la categoría de los productos saludables. Resulta recomendable consumir una manzana al día para asegurar un adecuado estado de salud. De este modo, se podrá modular selectivamente el crecimiento de la microbiota y asegurar sus funciones.

Al mismo tiempo, por medio de la manzana se contribuirá a garantizar una correcta hidratación, lo que resulta esencial en los meses de verano. Las personas mayores son más susceptibles a padecer problemas relacionados con el balance hídrico, por lo que la ingesta de frutas supone un complemento magnífico al aporte de líquidos.

Además, no podemos olvidarnos del potencial antioxidante de las manzanas. A pesar de que existen frutas con mayor contenido en fitonutrientes y en flavonoides, estos alimentos presentan en su composición ciertas sustancias que son capaces de reducir y de modular la oxidación.

Por este motivo, ayudan a luchar contra la formación de radicales libres, asociados a un peor estado de salud. En este sentido, combinar la manzana con especias incrementa de manera significativa su potencial antioxidante.

Por último, cabe destacar la versatilidad de la manzana. Puede consumirse al natural, en macedonia o como ingrediente de un postre. Prepárala de la forma que más te guste, aunque evita siempre añadirle azúcar.

  • Bianchi F., Larsen N., Tieghi TM., Adorno MA., et al., Modulation of gut microbiota form obese individuals by in vitro fermentation of citrus pectin in combination with bifidobacterium longum BB-46. Appl Microbiol Biotechnol, 2018. 102 (20): 8827-8840.
  • Warrilow A., Mellor D., McKune A., Pumpa K., Dietary fat, fibre, satiation, and satiety a systematic reivew of acute studies. Eur J Clin Nutr, 2019. 73 (3): 333-344.
  • Kawatra, P., & Rajagopalan, R. (2015). Cinnamon: Mystic powers of a minute ingredient. Pharmacognosy research, 7(Suppl 1), S1–S6. https://doi.org/10.4103/0974-8490.157990