Cómo hacer un aislante acústico casero

Ana Luzardo·
05 Abril, 2021
El ruido constante puede convertirse en un problema. Para mitigarlo, te damos algunas alternativas sencillas y que puedes hacer tú mismo en casa.

El ruido es una molestia común en cualquier lugar. De hecho, la contaminación sonora existe y más en las zonas urbanizadas. Sea por el vecino, la bulla de la calle, el sonido de las maquinarias o porque no quieres que se escuche lo que sucede en tu habitación, debes estarte preguntando cómo hacer un aislante acústico casero.

La aislación acústica se refiere a impedir que un sonido salga o entre de un lugar, disminuyendo el ruido en una zona determinada y aislada con diferentes materiales.

Antes de empezar te dejamos claro que existen los aislantes acústicos caseros y los acondicionadores acústicos, que no son lo mismo. Acondicionar un lugar desde el punto de vista acústico es hacerlo para que en el recinto el sonido suene bien.

Diferentes aislantes acústicos del mercado

Los aislantes acústicos son materiales con los que se reduce el ruido que entra en una habitación proveniente del exterior.

El sonido se transmite por las vibraciones que se mueven por el aire. Las ondas sonoras se desplazan y chocan con una barrera de algún tipo, evitando que el sonido entre en un espacio. Se puede hacer con la absorción acústica o con la reducción del ruido.

La reducción de ruido puede lograrse poniendo espacio entre habitaciones, así el sonido tiene más espacio para disiparse.

El caso de la absorción de ruido es una amortiguación. La energía de la onda sonora se convierte en calor en el aislamiento, suprimiendo los ecos y la reverberación. Por reverberación nos referimos a las reflexiones del sonido en una habitación.

Ruido de la calle.
El ruido de las calles transitadas puede volverse insoportable para trabajar y estudiar.

Aislante acústico de goma espuma con forma de pirámide

Este tipo de aislante es el que conseguimos en los estudios de grabación y de teatro. Se trata de placas de espuma con diferentes densidades y grosores.

Debes ubicar la que necesites en función del espacio que debas insonorizar. Lo que hace es absorber el ruido y evitar la reverberación.

Lee también: El ruido afecta a nuestra salud: 5 consecuencias

Aglomerado de espuma

Se trata de un aglomerado de espuma que puede emplearse para reducir los ruidos provenientes de cualquier dirección. Son placas de espuma acústica que se pueden colocar en techos y paredes.

También tienen función de aislante térmico. Vienen de diferentes grosores y densidades.

Aislantes de aluminio

El aluminio es un material con alta conductividad, así que además de ser aislante acústico es térmico. Se constituye por varias capas de aluminio y polietileno, aunque también puede incluir poliéster.

Lana de roca

El panel de lana de roca tiene un núcleo aislante y dos capas externas rígidas. El material está compuesto por roca volcánica. Proporciona propiedades de aislamiento térmico, acústico, retardante de llama e impide el desarrollo de microorganismos.

Fibra de vidrio

La fibra de vidrio está compuesta por arena de sílice, carbonato de sodio y piedra caliza. Estos materiales se calientan hasta alcanzar 1500 grados centígrados. Es allí cuando surgen los filamentos que se entrelazan para formarla.

Como aislante acústico ayuda a reducir el ruido aéreo, la reverberación, el sonido que llega desde el exterior y el producido dentro de la vivienda.

Pintura insonorizante

Es un tipo de pintura que se puede usar en cualquier superficie sobre la que se puede usar pintura normal. Funciona solo con niveles de ruido de hasta 52 decibeles, aunque se debe preguntar al vendedor cuánto cubre la que se va a adquirir.

Cómo hacer un aislante acústico casero

Si no se cuenta con suficiente dinero para hacer una obra de instalación de lanas minerales, también se pueden aplicar algunos trucos para detener el ruido mediante un aislante acústico casero.

Todo siguiendo el principio de que, mientras más grueso sea el material, más se aísla. Lo que en realidad se hace es poner barreras acústicas o estructuras que funcionen como dispositivos que mitiguen los sonidos.

Alfombras, cortinas y tapices

Este es un método fácil para aislar la casa del ruido. Puedes instalar una alfombra muy gruesa que servirá como obstáculo para que el sonido no traspase y rebote en los suelos.

Las cortinas y los tapices de tejidos consistentes como terciopelo, lino muy grueso y pana ayudarán. Es una forma barata si vives en un edificio y el vecino de abajo hace mucho ruido.

Descubre: ¿Cómo elegir la alfombra perfecta para tu hogar?

Estanterías de libros

Otra manera barata de reducir el ruido es poner estanterías con fondo en las paredes. Si contienen libros amortiguarán el sonido. También puedes colocar armarios o muebles en las paredes. Otras barreras pueden ser los espejos y los cuadros.

Acondicionamiento de ventanas

Las ventanas son conductores del sonido por excelencia. De hecho, por su propia vibración generan ruido. Suele ser un problema usual en las viviendas que están en zonas urbanas.

Se recomienda el cambio a ventanas con cristales de mayor eficiencia acústica o poner doble hoja. Para evitar la vibración pueden colocarse soportes elásticos en el marco.

Para insonorizar una ventana en casa hay varias opciones. La primera es usar una cortina pesada que haga la función de barrera.

También debe prestarse atención a las fisuras y juntas, sellando con espuma de poliuretano o silicona si el espacio es pequeño. Primero debe hacerse este paso con el exterior de la ventana y luego con el interior. Si hay juntas en el cristal deben sellarse con burletes de goma.

Insonorizar ventanas.
Las ventanas transmiten el sonido exterior, pero también lo generan con su propia vibración, lo que debe reducirse.

Falso techo

El falso techo consiste en la instalación de un techo a 10 centímetros del original para crear una cámara de aire que absorba el ruido. La instalación no suele ser tan costosa; todo es cuestión de buscar presupuestos.

Un aislante acústico casero puede traer tranquilidad

Recuerda que lo que te aislará del ruido será el grosor de los materiales, por lo que usar cartones de huevo para insonorizar es un mito, ya que es una sustancia muy fina que no cumplirá el objetivo.

Para aplicar cualquier remodelación a tu hogar debes apoyarte en tu constructor de obra de confianza o recurrir a pequeños trucos que te ahorrarán algunos billetes. En algunos casos, solo se trata de probar y ver si realmente es lo adecuado. Vale la pena el esfuerzo para dormir, trabajar o estudiar tranquilos.

  • GUÍA TÉCNICA PARA AISLAMIENTO ACÚSTICO Y DISEÑO Y CONFIGURACIÓN DE SISTEMAS DE REFUERZO SONORO PARA ESTABLECIMIENTOS. Convenio de Asociación No. 124 De 2015, Celebrado entre la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca –CVC- Y La Universidad De San Buenaventura Medellín.