El láser prostático: un avance de la ciencia para la cirugía de próstata

Al láser prostático se le considera la innovación más importante de los últimos 25 años para el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata. También se emplea para tratar otras afecciones derivadas de la obstrucción de la uretra.
El láser prostático: un avance de la ciencia para la cirugía de próstata
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 05 marzo, 2020.

Última actualización: 05 marzo, 2020

El láser prostático es una técnica desarrollada en Estados Unidos y que se lleva a cabo desde 1998 con notables resultados. Las estadísticas indican que se trata de un método cómodo, seguro y eficaz para abordar la hiperplasia benigna de próstata, conocida popularmente como agrandamiento de la próstata.

Una de las principales ventajas del láser prostático es que se trata de una intervención mínimamente invasiva, lo cual reduce la posibilidad de que surjan complicaciones. La mínima intervención permite que tanto el procedimiento como el postoperatorio sean mucho más cómodos.

Hasta el momento, se estima que alrededor de 200.000 pacientes en el mundo han sido tratados con láser prostático. Al respecto, se han publicado varios estudios, y en general se refuerza la idea de la seguridad y eficacia de este método. Se le considera el avance más importante de las últimas décadas para tratar la  la hiperplasia benigna de próstata.

La próstata y el láser prostático

La próstata es una glándula del aparato reproductor masculino. Produce un fluido que se mezcla con los espermatozoides en la eyaculación. Esta glándula rodea la uretra, que es un conducto que comunica la vejiga con el exterior.

Con la edad, es habitual que la próstata comience a aumentar de tamaño. Ese crecimiento hace que se ejerza una presión sobre la uretra, lo cual dificulta la micción o vaciado de la vejiga. Esto se manifiesta como disminución de la fuerza al orinar, mayor frecuencia en las micciones y más micciones nocturnas.

A ese agrandamiento de la próstata se le conoce como hiperplasia benigna de próstata (HBP). El láser prostático permite aliviar los síntomas, de moderados a graves, que se producen por esta enfermedad. El láser contrae o elimina el exceso de tejido, que es lo que obstruye el paso de la orina.

hiperplasia prostática benigna
La próstata es una glándula masculina que, con la edad, aumenta de tamaño, dificultando la micción

¿Por qué se lleva a cabo?

Para elegir este procedimiento se toma en cuenta el tamaño de la próstata, el estado de salud del paciente, el equipo disponible y la capacitación de los médicos tratantes. En algunos casos, la cirugía láser también se emplea para prevenir o tratar condiciones derivadas del bloqueo en el flujo de la orina.

El láser prostático es capaz de solucionar, o al menos aliviar, las infecciones urinarias frecuentes, una lesión en la vejiga o en los riñones que obstruya el paso, la incontinencia, la obstrucción total por cálculos en la vejiga, o el sangrado en la orina.

Las principales ventajas de la cirugía láser son:

  • Menor riesgo de sangrado: esto es muy conveniente para quienes tienen trastornos hemorrágicos o toman anticoagulantes.
  • Reducción de la estancia hospitalaria: generalmente es un procedimiento ambulatorio y solo en algunos casos exige estancia de una noche en el hospital.
  • Recuperación más rápida.
  • Menor necesidad de sonda: usualmente solo se requiere de uso de sonda por 24 horas en el postoperatorio.
  • Resultados inmediatos.

¿Cómo es el procedimiento?

Los láseres utilizan una luz concentrada que genera un calor intenso y preciso. Hay varios tipos de cirugía láser de próstata, dentro de los que se destacan tres:

  • Vaporización fotoselectiva de la próstata (VFP): en este caso, el láser disuelve o vaporiza el exceso de tejido.
  • Ablación de la próstata por láser de holmio: similar al anterior, pero usa un tipo diferente de láser.
  • Enucleación prostática con láser de holmio: permite cortar el exceso de tejido, y luego cortar el tejido de la próstata en pequeños pedazos que se extraen. Es adecuado cuando el tamaño de la próstata es muy grande.

Cualquiera que sea el método, comienza por una evaluación del estado de salud para saber si el paciente es apto. Si lo es, la cirugía láser se lleva a cabo en un quirófano, en donde primero se procede a aplicar anestesia epidural. Enseguida se introduce una fibra por la uretra y se impulsa la luz mediante un dispositivo óptico.

El mismo láser ejerce un efecto de fotocoagulación que cierra la herida para evitar el sangrado, las necrosis profundas y la irritación. La recuperación es rápida, al punto que casi nunca tarda más de 24 horas.

cirugía de próstata con láser prostático
La intervención es relativamente rápida, en un quirófano, con un postoperatorio breve

Riesgos y otros datos de interés sobre el láser prostático

Solo en el 5 % de los casos aparecen síntomas de irritación, como escozor o aumento de la frecuencia miccional, pero normalmente esto desaparece en poco tiempo con un tratamiento antiinflamatorio. En un 3 % de los casos hay sangre en la orina, la cual se aborda bebiendo más líquido.

La eyaculación retrógrada aparece en un rango de entre el 21 y el 45 % de los hombres que se han tratado con láser prostático. Con métodos más convencionales la incidencia es de entre el 70 y el 90 %.

En promedio, el flujo urinario aumenta en un 200 % en quienes se someten a este procedimiento. El grado de satisfacción estimado de los pacientes es de un 95 %. Normalmente, solo se requiere de dos o tres días para volver a las actividades habituales.

Como te hemos contado, resulta ser un procedimiento más cómodo que la cirugía convencional, y es una opción terapéutica que puedes debatir con tu médico. Si sufres problemas de próstata, será un profesional de la salud quien te dé las indicaciones precisas.

Te podría interesar...
¿Qué tratamientos hay para la hiperplasia prostática?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Qué tratamientos hay para la hiperplasia prostática?

La hiperplasia prostática es una patología muy común en varones de mediana edad. Hay que diferenciar si es benigna o maligna a la hora de tratarla.



  • Escudero, J., Ulises, J., López Alcina, E., Ordoño Domínguez, F., Fabuel Deltoro, M., Serrano de la Cruz Torrijos, F., ... & Navalón Verdejo, P. (2007). Foto vaporización prostática con Láser Verde-KTP: Experiencia inicial en un hospital público. Archivos Españoles de Urología (Ed. impresa), 60(9), 1105-1110.
  • Carrero-López, V. M., J. M. Cózar-Olmo, and B. Miñana-López. "Hiperplasia prostática benigna y síntomas del tracto urinario inferior. Revisión de las evidencias actuales." Actas Urologicas Españolas 40.5 (2016): 288-294.
  • Durán-Rivera, Andrea, et al. "Vaporización con láser tulio de alta potencia: eficacia y seguridad a medio plazo." Archivos españoles de urología 70.9 (2017): 751-758.