Cómo limpiar la beauty blender o esponja difuminadora sin estropearla

La beauty blender se ha convertido en una herramienta indispensable para quienes quieren lucir fabulosas con su maquillaje. Descubre cómo limpiarla sin deteriorarla.
Cómo limpiar la beauty blender o esponja difuminadora sin estropearla

Última actualización: 10 mayo, 2022

Algunas brochas y esponjas cosméticas son desechables, pero la beauty blender es una herramienta difuminadora que se puede limpiar y reusar. Su diseño moderno permite que, tras algunos usos, puedas lavarla para librarla de manchas o bacterias que pudieran haberse alojado en su superficie.

Este elemento se ha vuelto un instrumento de maquillaje muy popular debido a los hermosos acabados que deja en el rostro. Pese a su bajo costo, la puedes reusar varias veces tras someterla a una limpieza adecuada. De este modo, disminuyes los desperdicios para el planeta. ¿Quieres saber más al respecto?

Cómo limpiar la beauty blender de forma rápida

Puede que tu esponja difuminadora no esté muy percudida, por lo que esta limpieza exprés será suficiente para ponerla en forma.

1. Haz agua jabonosa en un recipiente

Toma un recipiente pequeño, limpio y que sea solo para la limpieza de tus herramientas cosméticas. Vierte un poco de agua tibia y jabón líquido en su interior (puedes usar champú, jabón de bebé o para manos). Eso sí, descarta el lavaplatos ya que puede llegar a irritar la piel si no enjuagas bien la esponja.



2. Remoja la esponja

Introduce la esponja en el recipiente y déjala en remojo por media hora. Mientras transcurre el tiempo, ve apretando la esponja varias veces. Ten en cuenta que el recipiente debe tener mezcla suficiente como para cubrir la beauty blender por completo.

Verás el agua enturbiarse, se tornará beige o marrón claro; esto es normal ya que el maquillaje impregnado en la esponja comenzará a desprenderse.

3. Masajea la esponja difuminadora

La beauty blender se expandirá a su máximo al estar en contacto con la mezcla jabonosa. En ese punto, debes exprimirla con tu mano y repetir el proceso varias veces. Luego, toma un limpiador especial o champú de bebé, y vierte un poco de forma directa sobre la esponja, en especial sobre las zonas manchadas.

Con tus dedos, frótala por lo menos durante 3 minutos. Usa solo tus dedos para hacer el trabajo, de lo contrario, podrías arruinarla.

Masajea la esponja difuminadora
Una adecuada limpieza de la esponja difuminadora ayuda a prolongar su vida útil.

4. Enjuaga la esponja con abundante agua

Pon la esponja debajo de un chorro de agua, lo ideal es que esté tibia. Este proceso es ideal para enjuagar la herramienta y eliminar por completo el jabón y otros residuos. No olvides apretar con suavidad bajo el chorro varias veces.

5. Corrobora si quedó limpia o no

Una guía para ello es la claridad con la que sale el agua mientras enjuagas. Así las cosas, asegúrate de que el agua salga transparente para poder iniciar el paso del secado. Si no ocurre así, te recomendamos que sometas la herramienta a la limpieza profunda que detallamos más abajo.

6. Quita el exceso de agua

El papel de cocina es el indicado para estos casos o, en su defecto, una toalla limpia. Debes cubrir la esponja por completo con la toalla y exprimirla con suavidad, de manera que en el papel quede el agua que tenía en su interior.

Por último, déjala en un lugar donde se pueda terminar de secar al aire libre. Asegúrate de que haya secado en su totalidad antes de comenzar a usarla.

Cómo hacer una limpieza profunda de la beauty blender

¿Consideras que tu esponja difuminadora necesita una limpieza profunda? Aquí te explicamos cómo hacerlo de la manera correcta. Hazlo solo si luego de la limpieza básica continúa viéndose sucia.

1. Humedece la beauty blender

Moja la esponja difuminadora por 1 minuto. Para ello, colócala justo debajo del grifo y procura que el agua este tibia. De esta forma, garantizas que haya absorbido suficiente agua para que logre expandirse de forma completa.

Otra forma es introducirla en un recipiente con agua tibia por unos 5 minutos. No es necesario mezclarla con jabón ni esperar a que el agua se enturbie para continuar.

2. Aplica jabón líquido

Usa uno de los jabones sugeridos en la limpieza rápida, y aplícalo de forma directa en las zonas más percudidas de la esponja. Ten presente que en el mercado podrás adquirir productos diseñados para la limpieza de este tipo de herramientas.

3. Frota la esponja

A continuación, usa tus manos para frotar la esponja. Colócala justo en el centro de la mano contra la palma y dale vuelta con ayuda de la otra mano, como si estuvieses haciendo bolitas. Hazlo por varios minutos, con firmeza y mayor fuerza que en la rutina rápida, pero teniendo cuidado de no dañarla.

Este masaje vigoroso hará que el maquillaje contenido en la esponja se ablande y brote a la superficie. Un indicio de que esto está ocurriendo es la aparición de una espuma del tono de la base de maquillaje que usas.

4. Enjuágala sin dejar de frotar

Para enjuagar la beauty blender, ponla debajo del grifo, asegúrate de que el agua este tibia y continúa masajeándola contra la palma de la mano. Repite el proceso hasta que no quede jabón en la esponja. Quizás te tome algunos minutos, pero es imperante que no queden restos jabonosos.

5. Evalúa la esponja

Para ello, debes colocarla debajo del chorro, dejar correr el agua, apretar y observar si sale espuma de su interior. Si el agua sale transparente, la esponja ha quedado limpia. Pero si el agua está gris o beige, repite el procedimiento.

6. Seca la esponja

Exprime la beauty blender con la mano para retirar el exceso de agua. Luego, envuélvela en una toalla limpia o en papel de cocina y apriétala varias veces. Para terminar, déjala secar al aire libre y espera hasta que este seca por completo.

Cómo hacer una limpieza profunda de la beauty blender
Antes de reutilizar la beauty blender es importante lavarla y dejarla secar.

Cómo esterilizar tu beauty blender con calor

Esterilizar esta herramienta con calor es algo que debes hacer una vez al mes, incluso si haces el proceso de limpieza cada semana. Su función es ayudar a reducir la proliferación de bacterias sobre su superficie. Este es un paso que no te debes saltar, sobre todo si eres de las que la usa todos los días.

  1. Vierte suficiente agua en un recipiente. Llena alrededor de 2,5 cm de un bol apto para microondas.
  2. Ubica la esponja difusora en el centro del bol y procura que esté mojada con agua del grifo. Evita colocarla seca ya que podrías arruinar el material.
  3. En alta potencia, pon en marcha el microondas por 30 segundos sin tapar el bol. Si notas unos hilos de humo saliendo de la esponja o que esta se expande un poco, no te alarmes, es normal. Por ningún motivo dejes de observar la beauty blender mientras esté calentándose en el microondas.
  4. Transcurrido el tiempo, deja en reposo la esponja, por lo menos dos minutos. Ahora, sácala y colócala sobre un papel de cocina o un paño limpio.
  5. Una vez que haya llegado a una temperatura que te permita manipularla, exprímela contra el papel de cocina. Al retirar el exceso del agua, déjala secar al aire libre. Una vez que esté bien seca podrás usarla.


Aprende a limpiar la beauty blender sin dañarla

Puede que aún no hayas lavado tu beauty blender porque temes dañarla. Sin embargo, hay algunos puntos que son clave para que te dure por mucho tiempo; uno de ellos es usar agua tibia durante la limpieza.

También está la fuerza con la que aprietas mientras la enjabonas, ya que si eres muy brusca puedes deformarla. Así las cosas, sigue estas indicaciones al pie de la letra y podrás conservarla por mucho tiempo.

Te podría interesar...
5 formas de desinfectar tus brochas de maquillaje
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 formas de desinfectar tus brochas de maquillaje

Desinfectar tus brochas de maquillaje es un aspecto esencial para prolongar su vida útil y, principalmente, para evitar reacciones en la piel.



  • Bashir, A., & Lambert, P. (2020). Microbiological study of used cosmetic products: highlighting possible impact on consumer health. Journal of Applied Microbiology, 128(2), 598–605. https://doi.org/10.1111/jam.14479

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.