Limpieza dental: ¿cada cuánto se debe realizar?

La limpieza dental es un tratamiento odontológico que permite eliminar el sarro y la placa bacteriana de la boca. Aquí te contamos en qué consiste y con qué frecuencia es conveniente realizarla.
Limpieza dental: ¿cada cuánto se debe realizar?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 11 julio, 2021.

Última actualización: 11 julio, 2021

La limpieza dental, también llamada profilaxis o tartrectomía, es una práctica odontológica muy habitual. La realiza el odontólogo en el consultorio y consiste en eliminar la placa bacteriana acumulada y mineralizada que con el cepillado habitual no es posible quitar.

Es que, a pesar de llevar una higiene dental adecuada, hay zonas de la boca donde los restos de alimentos se acumulan, las bacterias proliferan y el cepillo no logra acceder para eliminarlos. Con el paso del tiempo, los minerales de la saliva precipitan sobre la placa bacteriana, endureciéndola y convirtiéndola en depósitos de sarro o cálculos dentales.

Esto favorece el acúmulo de más microorganismos, enferma las encías y predispone a otras afecciones, por lo que su eliminación profesional es necesaria. Este tratamiento preventivo no sustituye la higiene dental diaria, sino que la complementa.

¿Qué es el sarro y la placa bacteriana?

Ya te adelantamos que la limpieza dental es el procedimiento a través del que se elimina la placa bacteriana y el sarro acumulados en la boca. A continuación detallamos las diferencias entre ambos.

La placa bacteriana es un residuo viscoso, blando y pegajoso que se deposita sobre las superficies dentarias. Está conformada por restos de comida, saliva, azúcar y bacterias.

Apenas se forma es translúcida y difícil de notar, pero a medida que se acumula su coloración se torna amarillenta. Cuando hay menor secreción de saliva, como por ejemplo durante las horas de sueño, su formación es mayor.

Es posible eliminarla con un adecuado cepillado bucal que sea capaz de desorganizarla. El uso de hilo dental entre los dientes también evita que se siga acumulando.

El sarro, denominado tártaro o cálculo dental, es la placa bacteriana calcificada y endurecida que se deposita sobre las superficies dentarias. El mismo se forma por el depósito de minerales de la boca sobre acúmulos de placa bacteriana que no se han eliminado de manera oportuna.

Se trata de un material duro, de color amarillento o marrón, que no es posible quitar con el cepillo de dientes. El mismo debe ser desprendido por un profesional odontólogo a través de una limpieza dental.

Placa dental revisada.
La placa dental no es visible siempre. Un profesional de la odontología puede reparar en ella cuando no resulta tan notoria.


¿En qué consiste una limpieza dental?

Como ya adelantamos, la limpieza dental es un tratamiento odontológico realizado por el dentista. Su objetivo es eliminar la placa bacteriana, el sarro y las manchas acumuladas sobre los dientes y debajo de las encías.

Utilizando instrumental especial, el odontólogo puede acceder a zonas de la boca que con el cepillado habitual no se pueden higienizar. Además, el profesional puede detectar y eliminar acúmulos de sarro o placa que para el paciente pueden pasar desapercibidos.

Se trata de un tratamiento sencillo, indoloro y la mayoría de las veces no requiere anestesia. La intervención dura alrededor de 30 minutos, aunque el tiempo dependerá de la cantidad de sarro que haya que eliminar, las condiciones de la boca y la colaboración del paciente.

La limpieza dental se puede realizar de manera manual, usando curetas que raspan la superficie dental y despegan el sarro. O bien con ultrasonido que disocia el cálculo a través de ondas de baja frecuencia.

¿Cómo es el procedimiento?

Cuando el paciente llega al consultorio, lo primero que realizará el odontólogo es revisar el estado general de la cavidad bucal. Esto permite evaluar las condiciones de la boca, detectar las zonas donde hay sarro y placa acumulada y diagnosticar otras afecciones.

Durante la limpieza dental se eliminan los depósitos de sarro acumulados sobre las superficies dentarias, tanto por encima como por debajo de las encías. Como ya mencionamos, la profilaxis se puede realizar de manera mecánica o ultrasónica:

  • Mecánica: se utilizan curetas, que son instrumentos delgados que permiten acceder de manera eficiente a todos los sectores de la boca. A través de sus puntas y movimientos precisos se van desprendiendo los depósitos de sarro de las superficies dentarias.
  • Ultrasónica: la limpieza de las piezas dentarias se realiza a través de instrumentos ultrasónicos que eliminan la placa y el sarro con vibraciones y agua a presión.

En general, el profesional combina ambas técnicas para obtener una terminación perfecta. Y complementa pasando hilo dental entre las piezas dentarias para eliminar cualquier residuo que haya quedado.

Pulido y flúor

Una vez que se ha eliminado todo el sarro, la profilaxis continúa con el pulido de las piezas dentarias. Esto se realiza utilizando brochas que funcionan con instrumental rotatorio y pastas especiales.

El pulido permite eliminar manchas, tinciones, irregularidades y rugosidades que favorezcan el acúmulo de nueva placa bacteriana. Es así que las superficies dentarias quedan limpias, lisas, brillantes y agradables al tacto.

Una vez finalizada la limpieza dental, el odontólogo suele aprovechar la sesión para realizar una topicación con flúor. Esto no solo ayuda a la prevención de caries, sino que disminuye el riesgo de sensibilidad posterior a la profilaxis.

Para esto se colocan cubetas adaptadas que contienen gel con flúor y se lo deja actuar durante el tiempo correspondiente. Luego se retira, se le pide al paciente que escupa el exceso y que no se enjuague ni se cepille, ni ingiera bebidas ni alimentos por un determinado tiempo.

¿Cada cuánto se debe realizar una limpieza dental?

La frecuencia con la que se deben realizar estos procedimientos dependen de cada paciente y lo determina el odontólogo. Lo ideal es realizar una limpieza dental al menos una vez al año, aunque en general se aconseja cada 6 meses.

La profilaxis semestral evita que se acumule demasiada placa bacteriana y sarro en la cavidad bucal, provocando daños en los tejidos circundantes. Además, acudir cada 6 meses al dentista es una manera de controlar el estado de la boca y detectar a tiempo la aparición de otras afecciones.

De todos modos, puede que las condiciones del paciente ameriten realizarlas de manera más frecuente. Personas con una deficiente higiene dental, con apiñamientos dentarios en los que se acumula mucha placa o que son fumadores, suelen necesitarlas más a menudo.

¿Por qué es importante realizarse una limpieza dental profesional?

El acúmulo de placa bacteriana y sarro en la cavidad bucal es un riesgo para la salud oral. Pues predispone a la aparición de muchas de las afecciones más frecuentes en la boca:

  • Gingivitis: la presencia de placa bacteriana y sarro sobre las encías genera la inflamación de las mismas. Así, el tejido gingival se vuelve rojo intenso, se hincha, duele y sangra con facilidad.
  • Enfermedad periodontal: es la evolución de la gingivitis, pero el proceso inflamatorio compromete las estructuras de sostén más profundas. Hay pérdida de hueso, movilidad dentaria e incluso pueden perderse las piezas dentarias por la falta de soporte.
  • Retracción gingival: la presencia de sarro ocasiona el alejamiento de la encía de este irritante. El tejido deja de cubrir la raíz dentaria, desprotegiendo al elemento y generando sintomatología, como sensibilidad.
  • Halitosis o mal aliento: el acúmulo de residuos y gérmenes en la boca genera mal olor.
  • Caries: las bacterias de la placa bacteriana fermentan los hidratos de carbono de la dieta y producen ácidos capaces de desmineralizar los tejidos duros del diente.

Además, la presencia de sarro, placa bacteriana y el desarrollo de periodontitis en la boca pueden predisponer a la aparición de otras afecciones sistémicas o empeorarlas. La diabetes y las enfermedades cardiovasculares, por ejemplo, guardan una estrecha asociación con el estado de salud bucal.

Al eliminar estos acúmulos de bacterias, con la limpieza dental se pueden prevenir todas estas posibles complicaciones y mantener la boca saludable. Además, al quitarse el sarro y las manchas y obtener dientes limpios y brillantes se logra una sonrisa bonita que aporta estética al paciente.

Consulta odontológica para limpieza dental.
La limpieza dental profesional consta de varias etapas. Se suele finalizar con la topicación con flúor para prevenir futuros problemas.


Visitas odontológicas frecuentes

Ahora ya sabes en qué consiste la limpieza dental y lo importante que es realizarla, al menos una vez al año. El odontólogo será quien mejor te asesore sobre las necesidades de tu boca, así que visitarlo cada 6 meses es lo conveniente.

El profesional podrá valorar el estado de la cavidad bucal, diagnosticar cualquier afección que se presente y comenzar el tratamiento indicado lo antes posible. Las visitas regulares permiten actuar de manera precoz, evitando complicaciones y terapéuticas más difíciles.

De todos modos, es importante que sigas ocupándote de llevar una adecuada higiene dental en el hogar. Si evitas que se acumule placa bacteriana con un cepillado dental correcto y el uso de pastas dentales con flúor, hilo dental y colutorios, disminuyes el riesgo de muchas patologías y las limpiezas profesionales serán más espaciadas.

Complementar el cuidado en el hogar con la profilaxis en el consultorio te ayudará a tener una sonrisa sana y bonita.

Te podría interesar...
5 hábitos que te ayudan a cuidar tu salud dental
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
5 hábitos que te ayudan a cuidar tu salud dental

¿Cuáles son los hábitos adecuados para cuidar la salud dental? Alimentación sana, un correcto cepillado diario y la visita al dentista son algunos ...



  • Guanoluisa Baque, Génesis Andrea. Factores locales y sistémicos de lesiones gingivales inducidas por placa bacteriana. BS thesis. 2020.
  • González-Quesada, Jorge. "Tratamiento del agrandamiento gingival inducido por placa bacteriana asociado a factores locales: Reporte de un caso clínico." Odovtos International Journal of Dental Sciences 22.3 (2020): 50-53.
  • Purca Romero, Felipe Genaro. "Halitosis, etiologia, diagnostico, tratamiento." (2017).
  • Beatriz, Ana, and Namcela Cango. Influencia de la enfermedad periodontal en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. BS thesis. Universidad Nacional de Chimborazo, 2021.
  • Nuñez Laos, Jhon Anderson. "Enfermedad periodontal asociada a enfermedad cardiovascular." (2017).
  • García Moreno, Victoria Vanessa. "PROGRAMA ODONTOLÓGICO DE PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD PERIODONTAL EN PACIENTES CON DIABETES MELLITUS, ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES Y GESTANTES REFERIDOS POR LOS MEDICOS DEL HOSPITAL LUIS HEYSEN INCHAÚSTEGUI." (2019).
  • González Rojas, Carlos David, and Ana Yurley López Sagardia. "Efectividad de los compuestos para el tratamiento de la sensibilidad dental: una revisión sistemática."
  • Barbe, Anna Greta, et al. "Evaluation of time and resources required for professional dental cleaning in nursing home residents." Special Care in Dentistry 39.2 (2019): 89-96.
  • Huamán Huamán, Gonzalo Gabriel. "FRECUENCIA DE HIPERSENSIBILIDAD DENTINARIA POSTERIOR AL RASPADO Y ALISADO RADICULAR EN PACIENTES TRATADOS EN LA CLINICA ODONTOLOGICA DE LA UNIVERSIDAD NORBERT WIENER-2016-I." (2018).
  • Acosta Mariños, Christiam Gabriel. "Hipersensibilidad dentinaria y su relación con la terapia de raspado y alisado radicular en pacientes atendidos en la Clínica Estomatológica de la Universidad Nacional de Trujillo, 2018." (2018).