Personas con síndrome de Diógenes: características y cómo ayudarlas

La persona con síndrome de Diógenes acumula objetos hasta el punto de poner en riesgo su salud y sus condiciones de vida. Te contamos más al respecto.
Personas con síndrome de Diógenes: características y cómo ayudarlas
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 04 enero, 2021.

Última actualización: 04 enero, 2021

Todos hemos guardado ropa que ya no nos sirve alguna vez, así como revistas antiguas y objetos sin valor, por si en un futuro volviésemos a necesitarlos. Sin embargo, estos hechos aislados se convierten en un modo de vida que acarrea serias repercusiones en una persona con síndrome de Diógenes.

Hablamos de un trastorno en el que el individuo acumula objetos, restos y desperdicios en su domicilio, siendo incapaz de deshacerse de ellos. Montones de elementos inservibles se extienden por el hogar impidiendo realizar un uso funcional del mismo y favoreciendo peligrosas condiciones de insalubridad. ¿Cómo puede ocurrir esto?

¿Cuáles son las causas del síndrome de Diógenes?

Las causas de este trastorno no están claras. Sin embargo, suele presentarse con mayor frecuencia en personas que viven aisladas y experimentan soledad crónica. Además, es común que tenga lugar un acontecimiento estresante que desencadene la aparición de los síntomas.

Los pensamientos rígidos juegan también un importante papel. Estos individuos sienten una profunda inseguridad y temen ser rechazados. Por lo mismo, mantienen la creencia de que las relaciones sociales no son seguras y tratan de llenar ese vacío emocional con elementos materiales.

Además, suelen sostener ideas relacionadas con el miedo a la pobreza, a la carencia y a la mala toma de decisiones. Por lo mismo, guardan los objetos para asegurarse de tenerlos, por si en un posible e hipotético futuro fuesen necesarios.

Anciano con depresión que padece síndrome de Diógenes.
En los ancianos que viven solos es más frecuente que aparezca el síndrome.

Características del síndrome

Dentro de las características de este síndrome, el aspecto principal es la acumulación de una ingente cantidad de pertenencias sin valor real de las que la persona no es capaz de desprenderse. Pero, en realidad, suele tratarse de un proceso muy relacionado con el autoabandono y que atraviesa diferentes fases.

Así, las personas con síndrome de Diógenes mantienen restos y desperdicios por pura dejadez. Más adelante, a medida que estos aumentan en cantidad, comienzan a ordenarlos a su propia y aleatoria manera. Finalmente, ya no solo se guarda lo que se posee, sino que además se sale a la calle a buscar otros objetos.

Todo lo anterior conduce a un abandono en el que se descuidan tanto la salud como la apariencia y las condiciones del entorno. Así, surgen serios problemas derivados de la mala alimentación y de la falta de higiene.

También, con frecuencia, se experimentan dificultades en las escasas relaciones sociales que se mantienen. Y es que la apariencia descuidada de estas personas suele causar rechazo en los demás.

Disfuncionalidad del hogar

A medida que el síndrome avanza, las condiciones de la vivienda se vuelven insostenibles. Ropa, periódicos y artilugios de todo tipo se extienden por doquier, impidiendo el acceso a lugares imprescindibles, como la cocina, el baño o la cama.

Malos olores, suciedad e incluso plagas de animales se convierten en parte permanente del hogar, volviéndolo inhabitable y creando problemas de convivencia vecinal.

¿Cómo ayudar a una persona con síndrome de Diógenes?

La persona con síndrome de Diógenes posee una patología difícil de abordar, debido a que no son capaces de percibir la gravedad de la situación. Por lo mismo, no buscan ayuda profesional. Así, resulta imprescindible, en primer lugar, hacer consciente al paciente de su problema. Además, hay que trabajar en diversos frentes:

  • Realizar una psicoeducación respecto al trastorno, explicando qué es y por qué se produce.
  • Actuar sobre los problemas de salud que hayan surgido.
  • Limpiar y desinfectar la vivienda en profundidad.
  • Modificar los pensamientos disfuncionales sobre la pobreza, la carencia y las relaciones personales.
  • Restablecer las habilidades sociales y la participación activa en la sociedad. De especial importancia resulta implicar a los familiares y seres más allegados para que comprendan y apoyen el proceso.

Factores de riesgo para que una persona padezca síndrome de Diógenes

Hay que tener en cuenta que existen ciertos factores que aumentan la probabilidad de que una persona padezca síndrome de Diógenes. Conocerlos nos ayuda a mantenernos alerta y detectar posibles casos en nuestro entorno.

Edad

Este síndrome suele producirse en mayores de 65 años. La tercera edad es una etapa crítica, debido a los cambios derivados de la jubilación (pérdida de estatus social). Pero también a la mayor tendencia a la soledad, que empeora en caso de muerte del cónyuge.

Rasgos de personalidad

Las personas retraídas, hostiles, hurañas y con dificultades para relacionarse son más propensas a padecer el síndrome. Además, características como el perfeccionismo y la rigidez psicológica incrementan el riesgo.

Mujer con ansiedad en la calle.
Los trastornos de ansiedad son un factor de riesgo para padecer el síndrome de Diógenes, así como la depresión.

Enfermedades mentales

Por último, es común que muchas personas que terminan padeciendo el síndrome de Diógenes cuenten con patologías previas. Trastornos de personalidad, problemas de ansiedad, psicosis, demencias y adicciones son algunas de las más asociadas.

La persona con síndrome de Diógenes necesita ayuda de otros

En definitiva, se trata de un trastorno que no suele detectarse hasta años después de haberse iniciado. En ese momento las consecuencias son más severas y las posibilidades de intervención se complican. Por ello, la prevención y la intervención interdisciplinar son tan importantes.

Si en tu entorno cercano detectas que alguien cumple los criterios de riesgo o muestra conductas compatibles con lo expuesto, mantente alerta. El simple hecho de visitar con regularidad a la persona puede impedir el avance del síndrome. Y, en caso de necesidad, recurre a los servicios públicos pertinentes.

Te podría interesar...
14 extraños y desconocidos trastornos psicológicos
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
14 extraños y desconocidos trastornos psicológicos

La mente humana es un mundo que nunca dejará de sorprendernos. En este artículo os contamos 14 de los trastornos psicológicos más extraños que exis...



  • Carrato Vaz, E., & Martínez Amorós, R. (2010). Síndrome de Diógenes: a propósito de un caso. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría30(3), 489-495.
  • García, C. R. B. (2012). Más allá de la basura. intervención con personas que padecen síndrome de Diógenes en la provincia de Soria. Documentos de trabajo social: Revista de trabajo y acción social, (51), 317-353.
  • Trovato, D., Finn, B. C., Bruetman, J. E., & Young, P. Síndrome de Diógenes. EN MEDICINA, 199.