Radiadores de aceite: ventajas y desventajas

Cuando llega el invierno se torna indispensable conseguir la mejor forma de calentar el hogar. Conoce las ventajas y desventajas de los radiadores eléctricos de aceite, una opción fácil de usar, portátil y efectiva.
Radiadores de aceite: ventajas y desventajas
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 24 junio, 2021.

Escrito por Jonatan Menguez, 24 junio, 2021

Última actualización: 24 junio, 2021

Durante los meses más duros del invierno se vuelve a buscar refugio en los diferentes sistemas de calefacción para el hogar. Aunque hay muchas formas de calentar el ambiente, los radiadores de aceite son un método cada vez más utilizado en espacios pequeños y medianos.

Según el tipo de energía que se consuma, eléctrica o de gas, existen caloventores, estufas, hornallas, leña y hasta pósteres calefactores. Sin embargo, este tipo de radiadores cuentan con algunas ventajas en su funcionamiento que los convierten en una buena opción.

¿Qué es un radiador de aceite?

Un radiador de aceite es un tipo de calefactor eléctrico, cuya principal característica es el uso de un fluido térmico interno para calentar las resistencias metálicas. Este fluido es aceite y allí radica la diferencia más grande con los otros.

Funciona conectando el aparato a una corriente, sin necesidad de instalación, ya que son portátiles. El aceite, especialmente formulado, se calienta y distribuye el calor a las placas metálicas, denominadas resistencias. Una vez en la superficie, ese calor se extiende hacia todo el ambiente.

El proceso se denomina convección natural, lo que implica que cualquier ráfaga que se cruce con el radiador se va a calentar. Esto mantiene la temperatura en los espacios, mientras el dispositivo se encuentre encendido.

Te podría interesar: ¿Cómo ahorrar en calefacción?

Ventajas de los radiadores de aceite

En comparación con otros dispositivos, los radiadores cuentan con una portabilidad que los hace fáciles de llevar al ambiente del hogar que se necesite. No tardan mucho en calentar y, una vez apagado, el calor se mantiene durante buen tiempo.

Radiador de aceite.
Casi todos los radiadores de aceite tienen ruedas para transportarlos entre las habitaciones.

Bajo consumo

Sobre todo los radiadores modernos, mantienen un consumo eléctrico general que media entre los 2000 y los 3000 watts. Aproximadamente, trabajan con 750 watts por hora; energía similar a la que necesita una nevera. Aunque la luz es un bien costoso, la ventaja de los radiadores de aceite es que pueden regularse con termostatos e incluso apagarse.

Regulador de temperatura y apagado

Otra ventaja de estos aparatos es su sistema regulador y de apagado automático. La mayoría cuentan con una perilla para medir la temperatura y, una vez que se detecta el calor necesario, se apagan hasta que el ambiente quede frío, momento en que vuelven a activarse.

Un tiempo más

Uno de los principales beneficios en comparación con los radiadores solo eléctricos es que mantienen el calor en el ambiente entre 45 minutos y una hora luego de su apagado. Esto se debe al aceite interno que emplean. Hasta que ese líquido no se enfríe por completo, las placas metálicas no dejan de emanar aire caliente.

Portabilidad

La mayoría de estos aparatos cuentan con rueditas para transportarlos a la habitación deseada. No requieren ningún tipo de instalación. Otros tienen la opción de colgarse a la pared y quedar fijos.

Amigable con el medio ambiente

Si bien todos los dispositivos eléctricos tienen una implicancia ambiental por el consumo de energía, los radiadores de aceite no generan humo ni desperdicios. Por otro lado, su consumo energético es bajo.

Poco ruido

Se trata de aparatos silenciosos, prácticamente sin ruido ni zumbido alguno. Para muchas personas que tienen dificultades en conciliar el sueño, esta puede ser una de las ventajas más grandes.

Fácil mantenimiento

Los radiadores de aceite no necesitan cambiar ni recargar su fluido térmico, por lo que no generan residuos. En cuanto a su mantenimiento, es lo de más sencillo. Basta con limpiarlos cada cierto tiempo, siempre cuando estén apagados y fríos.

Desventajas de los radiadores de aceite

Estos aparatos tienen algunas contras con respecto a otro tipo de calefactores, en especial para quienes buscan un calor inmediato o un dispositivo pequeño. Conoce también sus desventajas para luego hacer una evaluación más precisa.

Calefactor eléctrico.
Todo tipo de calefacción que se conecte a la corriente eléctrica aumentará la boleta de luz. Hay que elegir la más conveniente para cuidar el bolsillo.

Un poco de paciencia

El proceso de los radiadores de aceite es calentar su fluido interno para luego emanarlo al ambiente, lo que demora entre media hora y 45 minutos, según el tamaño de la habitación. Este tiempo puede resultar excesivo para algunos.

Consumo de luz

Aunque no tenga un uso desmedido de la energía eléctrica, se trata de un servicio costoso. No se recomienda dejar encendidos durante muchas horas a los radiadores. De lo contrario, la boleta de luz tendrá un aumento considerable.

Tamaño grande

Para algunas personas que no dispongan de mucho espacio pueden resultar incómodos. Tienen dimensiones grandes y son un poco pesados. Sin embargo, la mayor dificultad se encuentra al momento de guardarlos.

Localizado

Son más efectivos para habitaciones o ambientes específicos, no para utilizar como calefacción centralizada de un hogar. Para lograr eso necesitarían bastante tiempo y mucho consumo energético. Por lo que en casas grandes funcionan como complemento.

Algunas precauciones con los radiadores de aceite

Los radiadores de aceite son seguros y fáciles de usar, sin embargo, cuando llevan un tiempo encendidos las resistencias metálicas quedan muy calientes. Por ello, hay que tener cuidado de no tocarlos fuera de la manija indicada para moverlos.

Una tendencia es que las personas lo aprovechen para secar su ropa más rápido. Nunca debe usarse para colgar prendas. Es peligroso y pueden quemarse. Tampoco la ropa húmeda, porque genera óxido en el aparato y este lo traspasa a la prenda. Con dejarla cerca, sin ningún tipo de contacto, es suficiente.

Te podría interesar...
Sistemas de calefacción: tipos, ventajas y desventajas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Sistemas de calefacción: tipos, ventajas y desventajas

¿Llega el frío y necesitás calefaccionar tu hogar? En esta nota te contamos todo lo que necesitás saber sobre los sistemas de calefacción.