Cómo reducir la sudoración en los pies con 7 remedios caseros

Para evitar la sudoración en los pies y el mal olor es fundamental mantener una higiene adecuada y procurar ventilar bien el calzado a diario.
Cómo reducir la sudoración en los pies con 7 remedios caseros
Maricela Jiménez López

Revisado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López.

Última actualización: 13 diciembre, 2022

Es posible reducir la sudoración en los pies con la aplicación de algunos remedios caseros. Esto es algo que a veces se puede resolver con medidas muy sencillas, tales como: quitarnos los zapatos, ducharnos y secarnos bien los pies, utilizar calzado abierto (sandalias, por ejemplo), para ventilar bien la zona.

Se debe señalar que dicha sudoración puede ser una reacción común cuando pasamos muchas horas con el mismo calzado. Asimismo, la falta de ventilación, el calor y la humedad suelen promover la aparición de este tipo de incomodidades, sobre todo durante los meses más calurosos del año.

Sin embargo, en algunos casos la sudoración en los pies puede ser excesiva. A esto se le conoce como hiperhidrosis plantar y, por fortuna, tiene tratamiento. Sigue leyendo y te contamos sobre algunos remedios caseros.

Pies sudorosos o hiperhidrosis plantar

La excesiva sudoración en los pies, también conocida como hiperhidrosis plantar, es un incómodo síntoma que puede producirse por diferentes causas, tanto internas como externas. Entre estas tenemos:

  • cambios en la actividad hormonal,
  • uso de calzado inapropiado,
  • situaciones de estrés o ansiedad.

Este problema es relativamente común. Su incidencia se estima en el 0,5% de la población; y aunque no es grave, puede propiciar la aparición de otros problemas.

El asunto es que, si bien sudamos en todo el cuerpo, en las demás partes la transpiración se puede evaporar más fácilmente. Pero en los pies el sudor queda atrapado por los zapatos cerrados.

En este orden de ideas, además de los malos olores, se pueden producir infecciones por hongos en los pies, debido a que la humedad se une con el calor generado por los zapatos, creando un ambiente adecuado para la proliferación de microorganismos.

Para los pies sudorosos el tratamiento suele consistir en el uso de antitranspirantes recetados y una serie de medidas de higiene. Solo en casos más graves se consideran otros tratamientos y medicamentos diferentes.

Ahora bien, no todos los casos de pies sudorosos pueden considerarse hiperhidrosis. Este término solo se aplica cuando la sudoración es anormal, excesiva y no necesariamente está relacionada con alguna causa, como el calor o el ejercicio.

Remedios caseros para la sudoración en los pies

Tradicionalmente, se considera que se puede reducir la sudoración en los pies con remedios caseros. En algunos casos, se trata de baños o líquidos utilizados como tónicos; en otros, preparados para lavar y desinfectar el calzado de uso regular.

A continuación te comentaremos algunos de los tratamientos más conocidos, que se proponen desde la sabiduría popular, para combatir este problema de los pies sudorosos, de una forma natural.

1. Infusión de romero, menta y salvia

La sudoración en los pies puede mejorarse
El romero tiene múltiples propiedades capaces de combatir los síntomas de los pies muy sudorosos.

Se dice que la mezcla de estas tres hierbas puede resultar beneficiosa en caso de sufrir de un exceso de sudoración en los pies.

Ingredientes

  • 2 tazas de agua (500 ml).
  • 1 cucharada de salvia (10 g).
  • 2 cucharadas de romero (20 g).
  • 1 cucharada de hojas de menta fresca (10 g).

Preparación

  • Primero, pon a calentar el agua y, cuando alcance su punto de ebullición, agrégale las hierbas.
  • Luego deja que repose 15 minutos y cuélala.

Modo de uso

  • Primero, vierte la infusión en una tina pequeña o barreño y luego sumerge los pies durante 20 minutos.
  • Sécalos al finalizar el tratamiento.


2. Té negro

Se dice que el ácido tánico que contiene el té negro puede ayudar a controlar el exceso de humedad , evitando así el crecimiento de hongos y bacterias. De hecho, en algunas investigaciones se señala que se ha usado este ingrediente como un ingrediente en cosméticos para el control de la hiperhidrosis.

Ingredientes

  • 3 bolsas de té negro.
  • 2 tazas de agua (500 ml).

Preparación

  • Incorpora el té negro en el agua hirviendo y luego déjalo reposar 15 minutos.
  • Por último, filtra la bebida con un colador y viértela en un recipiente.

Modo de uso

  • Sumerge los pies en la infusión y déjalos 20 minutos.
  • De modo opcional, también se puede aplicar el tratamiento con un rociador.

3. Bicarbonato de sodio

El agua con bicarbonato de sodio se puede utilizar para desinfectar y desodorizar el calzado de uso común, como las zapatillas deportivas, por ejemplo.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio (30 g).
  • 3 tazas de agua (750 ml).

Preparación

  • Primero, calienta las tazas de agua, sin dejarlas hervir, y luego viértelas en un recipiente.
  • A continuación, agrega el bicarbonato de sodio y remuévelo para que se diluya.
Cómo quitar el mal olor de los recipientes de plástico

Modo de uso

  • Sumerge los zapatos en el líquido y déjalos allí al menos unos 15 minutos.
  • Pasado este tiempo, saca los zapatos, escúrrelos y déjalos secar en un espacio bien ventilado y preferiblemente al sol.
  • También puedes utilizar esta mezcla para desodorizar y limpiar tus calcetines del gimnasio.

4. Sal y vinagre

Puedes hacer otro baño de pies usando sal o vinagre, o ambos ingredientes; estos te ayudarán a mantenerlos limpios, disminuyendo la sudoración y el mal olor.

¿Qué necesitas?

  • Una tina grande, donde quepan tus pies;
  • Agua tibia, suficiente para cubrirlos;
  • Una taza de vinagre;
  • Una cucharada de sal.

Procedimiento

  • Calienta el agua, pero no demasiado;
  • Viértela en la tina;
  • Si sientes que está muy caliente, añade un poco de agua fría;
  • Añade la sal y el vinagre;
  • Remueve para que se disuelva;
  • Sumerge los pies durante 15 minutos;
  • Seca bien luego de terminar el baño;
  • Puedes hacerlo dos veces por semana.

Nota: evita usar vinagre si hay heridas abiertas.

5. Almidón de maíz y aceite de coco

En algunas investigaciones se señala que el almidón de maíz se ha usado de manera efectiva como tratamiento preventivo de micosis. Se cree si se mezcla con aceite de coco podría ayudar a absorber el exceso de humedad en el calzado y los calcetines; y cuando se aplica en los pies, también ayudaría a regular el pH.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de almidón de maíz (20 g).
  • 5 cucharaditas de aceite de coco (45 g).

Preparación

  • Combina el almidón de maíz con el aceite de coco hasta conseguir una pasta cremosa.

Modo de aplicación

  • Frota el tratamiento y luego déjalo actuar unos minutos.
  • Enjuaga con abundante agua.
  • Seca bien tus pies.

6. Bicarbonato y almidón

Combinando dos ingredientes antes mencionados (bicarbonato y almidón de maíz, también conocido como maicena), puedes elaborar un talco natural, más económico que los productos comerciales. Veamos.

Ingredientes

  • Bicarbonato de sodio (una cucharadita)
  • Maicena (una cucharada)

Procedimiento:

  • Introduce ambos ingredientes en un recipiente cerrado y seco;
  • Agita bien hasta que se mezclen;
  • Lava y seca bien tus pies;
  • Aplica la mezcla de bicarbonato con almidón;
  • También puedes usarlo en los zapatos.

7. Aceite esencial de árbol de té

En algunos estudios in vitro se observó que el aceite esencia de árbol de té inhibe el crecimiento de hongos. Por ello, se considera que la siguiente preparación podría ayudar a neutralizar el mal olor, restaurar el pH de la piel y combatir los posibles agentes patógenos en los pies.

Ingredientes

  • 3 tazas de agua (750 ml).
  • 1 cucharada de aceite esencial de árbol de té (15 g).

Preparación

  • Calienta el agua hasta que rompa en hervor.
  • Añade el aceite de árbol de té.
  • Apaga el fuego y deja enfriar.
  • A continuación, coloca el líquido en en un barreño o recipiente amplio.

Modo de aplicación

  • Sumerge los pies durante unos minutos.
  • Luego sécalos bien y desecha el líquido que utilizaste.

Nota: nunca apliques aceite de árbol de té (o cualquier otro aceite esencial) sin haberlo diluido en agua antes.



Otras medidas para controlar la sudoración en los pies

Además de usar los remedios caseros antes mencionados, hay otras medidas que puedes tomar para controlar la hiperhidrosis plantar o reducir la excesiva sudoración en los pies.

Toma nota de estos consejos:

  • Lava tus pies con frecuencia, para eliminar el exceso de sudor;
  • Seca muy bien, sobre todo la zona entre los dedos;
  • Cambia los calcetines a diario, incluso más de una vez al día;
  • Evita usar calcetines de tejidos sintéticos;
  • Una vez que te los quites, no dejes los calcetines dentro de los zapatos;
  • Usa calzado hecho con materiales naturales, como el cuero o la lona, o tejidos que transpiren;
  • Si es posible, saca las plantillas y airéalas un poco; esto se puede hacer con la mayoría de los calzados deportivos;
  • En algunos casos, el talco puede ayudarte a reducir el sudor; y aplicado el zapato, lo mantiene seco;
  • Considera la opción de usar sandalias cuando llega la época de más calor, para que los pies respiren;
  • No uses siempre los mismos zapatos, sino que debes alternarlos.

Despídete de los pies sudorosos

¿Sientes tus pies húmedos cuando usas tus zapatos favoritos? ¿Percibes un olor desagradable? Si es así, puedes tener en cuenta los remedios y medidas aquí mencionados; pero, sobre todo, procura seguir las instrucciones de tu dermatólogo y trata de mantener una buena rutina de higiene.

Te podría interesar...
5 maneras de utilizar bicarbonato de sodio y limón en la limpieza del hogar
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 maneras de utilizar bicarbonato de sodio y limón en la limpieza del hogar

Hay muchas formas de utilizar bicarbonato de sodio y limón en la limpieza del hogar. En esta oportunidad, te compartimos algunas alternativas.



  • Callejas M, Grimalt R, Cladellas E. Actualización en hiperhidrosis. Actas Dermo-Sifiliográficas. 2010; 101(2): 110-118.
  • Fustero I. Cuidado de los pies. Offarm. 2007; 2: 66-72.
  • Martínez Nova A, Alonso Peña D, Alonso Peña J. Hiperhidrosis plantar. Podología clínica. 2006; 7(1): 25-29.
  • Ogalla J, Zalacain A, Arxé D, Gavillero A. Tratamiento de la hiperhidrosis plantar con toxina butolínica tipo A. Barcelona: Universitat de Barcelona, 2005.
  • Callejas M, Grimalt, R, Cladellas E. Actualización en hiperhidrosis. Actas Dermo-Sifiliográficas. 2010; 101(2), 110-118.
  • Ogalla J, Zalacain1 A, Arxé D, Gavillero A. Tratamiento de la hiperhidrosis plantar con toxina butolínica tipo A. El Peu. 2005; 25(4):172-184.
  • Zalacain Vicuña A. Infecciones micóticas más frecuentes en el pie.  Revista española de podología. 2010; XXI (6): 225-229.
  • Fernández Sánchez I, Zarzuelo Castañeda A. Toallitas cosméticas para el tratamiento de la hiperhidrosis sin la presencia de sales de aluminio. Farma Journal. 2020; 5(1): 17-26.
  • Vera I, Salinas C, González S, et al. Cultivo con Citobrush: un método para el diagnóstico de onicomicosis en personal militar mexicano. Dermatología Cosmética, Médica y Quirúrgica. 2011; 9(3): 181-185.
  • Tejedora F, González-García P, Mayordomob R. Solubilización in vitro del aceite de árbol de té y primeros resultados de su efecto antifúngico en onicomicosis. Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica. 2021; 39(8): 395-398.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.