La sal marina: ¿una mejor opción para la dieta?

18 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Aún es necesario profundizar en el análisis de la sal marina, antes de considerarla como una opción más saludable que la sal de mesa. Te lo contamos todos al respecto.

La sal marina es un producto que utilizamos para elaborar ciertos tipos de recetas. Sin embargo, cada día se populariza más, dado que se le han atribuido varias propiedades beneficiosas para la salud. Además, se dice que es más saludable porque “es más baja en sodio” que la sal de mesa. ¿Es tan buena la sal marina como quieren hacernos ver? Veámoslo a continuación.

En lo que respecta al uso y el consumo de sal, en líneas generales aún existen muchas dudas. Aún cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) haya publicado sus recomendaciones en torno a su consumo diario y las organizaciones, como la Fundación Española del Corazón, adviertan acerca de la importancia de mantener la moderación en su consumo.

¿Sería la sal marina una opción más recomendable que la sal de mesa? ¿Si consumo sal marina estaré más protegido ante las enfermedades? ¿Podría disminuir el riesgo de padecer hipertensión, enfermedades cardiovasculares, retención de líquidos y otras cuestiones, si consumo solamente sal marina?

Sal marina vs. sal de mesa: ¿es buena la sal marina?

La sal marina suele compararse con la sal de mesa.
El uso de sal común está mucho más extendido que el de la sal marina.

La sal de mesa o sal “común” pasa por un proceso mediante el cual son eliminados el magnesio y otros minerales. Además, se destruye el yodo natural durante su refinado y se le añade yoduro de potasio a altos niveles. También se agrega dextrosa como estabilizador y un agente de blanqueo para que tenga el color con que la conocemos.

Por el contrario, la sal de mar o sal marina no suele procesarse o conlleva un procesamiento mínimo. Se obtiene de la evaporación de agua marina y, por ello, retiene ciertos niveles de magnesio, potasio, calcio, yodo y otros nutrientes. Además, contiene cantidades microscópicas de vida marina.

La sal marina es de color menos blanco y un poco más húmeda. Tiene un sabor más fuerte, pero se suele utilizar menos en las recetas de cocina.

Por esta razón, al comparar las características de cada tipo de sal, muchas personas llegan a la conclusión de que consumir sal marina sería mucho más sano que consumir sal de mesa. Sin embargo, lo cierto es que no el consumo de sal marina no supone una gran ventaja. 

La mayoría de las sales marinas no ofrecen ventajas significativas para la salud. ¿Por qué? En general todas las sales vienen a tener, más o menos, la misma cantidad de sodio.

Consecuencias de un alto aporte de sodio

A pesar de que el sodio es un mineral esencial, una ingesta excesiva del mismo puede generar un incremento del riesgo cardiovascular en personas propensas, según un estudio publicado en Nutrients. Este elemento es capaz de promocionar la hipertensión, por eso su ingesta debe ser limitada.

No obstante, existe otro mineral en la dieta, el potasio, que ha demostrado ser capaz de ejercer el efecto contrario. Por este motivo, una estrategia para personas con afecciones cardiovasculares puede ser reducir el aporte de un mineral e incrementar el del otro.

Para reducir el consumo de sodio, ten en cuenta que puede ser una buena estrategia priorizar la presencia de alimentos frescos en la dieta. Los ultraprocesados industriales suelen contar con una mayor cantidad de este nutriente, debido a su capacidad de mejorar las características organolépticas de los productos resultantes.

A la hora de condimentar las preparaciones culinarias, también se aconseja un uso moderado de la sal de mesa o sal común. Es preferible utilizar especias para potenciar el sabor, como la pimienta. Además estas suelen poseer capacidades antioxidantes beneficiosas para la salud.

La sal marina no siempre es mejor.
No existe evidencia consistente que vincule el consumo de sal marina y una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares.

Sodio en los deportistas

La ingesta de sodio en las personas que hacen deporte responde a otro tipo de patrones. Este mineral es fundamental para garantizar el equilibrio electrolítico, lo que genera un mantenimiento del rendimiento físico.

De hecho, reducir los niveles del mismo por medio de la sudoración puede ocasionar el desarrollo de una hiponatremia que puede llegar a resultar fatal. Así lo evidencia un estudio publicado en Journal of Intensive Care Medicine.

Para evitar dicha situación se suelen utilizar bebidas con electrolitos diseñadas para los deportistas.

No existen variaciones significativas para la salud

Si decides consumir sal marina, que sea porque te agrada su sabor o porque te ayude a preparar platillos especiales. No porque creas que va a ser más beneficiosa para la salud.

En caso de que te hayan diagnosticado hipertensión o alguna enfermedad cardiovascular, recuerda minimizar tu consumo de sal y seguir las instrucciones de tu médico.

Al contrario de lo que se pueda creer de forma popular, no debemos excluir del todo la sal. En cambio, sí debemos moderar su consumo, de tal forma que no la utilicemos de forma innecesaria en las distintas preparaciones que vayamos a tomar.

Recuerda que si tienes inquietudes en torno a tu alimentación, cómo mejorarla o  cómo adoptar un estilo de vida más saludable, lo más adecuado es que consultes con el médico. 

  • Grillo A., Salvi L., Coruzzi P., Salvi P., et al., Sodium intake and hypertension. Nutrients, 2019.
  • Filipini T., Violi F., D'Amico R., Vinceti M., The effect of potassium supplementation on blood pressure in hypertensive subjects: a systematic review and meta analysis. Int J Cardiol, 2017. 230: 127-135.
  • Buffington MA., Abreo K., Hyponatremia: a review. J Intensive Care Med, 2016. 31 (4): 223-36.