5 señales de que estás en una relación codependiente

Raquel Lemos Rodríguez·
08 Diciembre, 2020
¿No sabes si estás en una relación codependiente? ¿Tienes dudas sobre lo que significa esto? Descubre las respuestas en este artículo a través de 5 señales evidentes.

Entre toda la terminología que manejamos, ya no sabemos muy bien qué es una relación codependiente y qué no lo es. Por eso, es muy importante que sepas diferenciar esta forma en la que puede que te vincules con tu pareja. ¿Quieres saber más sobre esto?

No es lo mismo ser una persona con dependencia emocional que tener una relación codependiente. Aunque ambos términos utilicen la palabra dependiente, no significan lo mismo. Por eso hoy profundizaremos en la relación de codependencia que es bastante frecuente. Tanto, que seguro que te cuesta identificarla.

¿Qué es una relación codependiente?

El Grupo de Análisis y Estudio de la Dependencia Emocional (GAEDE) explica de una manera muy clara lo que es una relación codependiente. Lo que sucede es que las personas se obsesionan y preocupan por su pareja en una relación entre iguales.

En pocas palabras y para que lo tengas claro, una relación codependiente está formada por dos personas que sufren dependencia emocional. Así también se retroalimentan. Por eso, este tipo de relaciones suelen durar bastante en el tiempo.

Algunas veces las personas no son dependientes emocionales hasta que están con una pareja. Esto es porque no saben relacionarse de forma sana dentro de una relación así.

Pareja compartiendo un café.
Una pareja camina a tu lado, pero no es tu muleta.

Señales de que estás en una relación codependiente

Estar en una relación así, aunque dure años, no es lo ideal. De hecho, este tipo de relaciones desgastan y terminan creando patrones tóxicos que no benefician en nada.

Por fortuna, es posible salir de esto y aprender a vincularse de una forma distinta. Para ello conviene que prestes atención a todas estas señales que te alertarán de que estás en una relación codependiente.

1. Te sacrificas para hacer feliz a la otra persona

Debes olvidarte ya de que amar a alguien es sacrificarse. Estos dos conceptos no tienen nada que ver. Si vas a sacrificar las salidas con tus amistades, ver a tu familia a menudo, hacer ese curso que te gusta o cambiar de residencia de trabajo no estás en una relación sana. Recuerda que no dejas de ser una persona individual, aunque compartas tu vida con alguien.

2. Tienes miedo a que la otra persona se enfade

En la cultura popular existe un término para referirnos a esto: andar como pisando cáscaras de huevo. ¿Es lo que te pasa con tu pareja? Si siempre estás pendiente de no decir algo para no enfadarle o te haces responsable de un enfado que expresa por algo que dices o haces, ¡cuidado! Es posible que estés en una relación codependiente.

3. Cuidas de tu pareja, pero no te sientes cuidado

Esto es algo que ocurre mucho en las relaciones codependientes y es que nada parece ser suficiente para ti. Como te sacrificas tanto, le pides lo mismo a la otra persona.

Pero, ¿sabes qué? Tal vez no quiera sacrificarse o no sea capaz de llegar hasta el punto de sacrificio que alcanzas tú. La forma de resolver esto es que empieces por cuidar de ti mismo. Después, puedes cuidar de tu pareja, pero con límites.

4. Tienes miedo a que tu pareja te abandone

No hay ninguna señal, todo va bien. Pero en tu mente comienzan a surgir pensamientos obsesivos que hacen que ese temor a ser abandonado crezca cada día. Esto no es sano y harás cosas por la otra persona para evitar ese abandono imaginario. Incluso, puede que decidas romper la relación para encadenar otra de inmediato que será, de nuevo, codependiente. Tienes que salir de esto.

Pareja molesta codependiente en la cama.
Sentir que el otro no da lo suficiente es común en las relaciones codependientes, lo que resulta contraproducente al final.

5. Intentas cambiar a la otra persona

Es muy posible que no te des cuenta, pero con tus acciones intentas cambiar a la otra persona. Esto es porque controlas hasta lo más mínimo, ya que tu temor de que te abandone te hace volverte obsesivo.

Quieres tenerlo todo muy bien atado, pero llegas hasta un punto tóxico. Esto es un error. Como dice Silvia Congost: se puede amar sin destruirnos a nosotros mismos y sin intentar cambiar a nuestra pareja”.

Las relaciones debiesen hacernos felices

¿Te has sentido representado en todas estas señales? ¿Crees que no puedes vivir sin la otra persona? ¿Piensas que tu vida no tiene sentido sin ella? Las relaciones de este estilo son más frecuentes de lo que te puedas imaginar y no son sanas.

Por eso es importante que atiendas a las señales para poder encontrarle solución a este tipo de vínculos. Si tener pareja es una necesidad, algo estamos haciendo mal.

Si no eres feliz en tu relación o si la estás viviendo con mucha ansiedad puedes buscar ayuda. Cada vez son más las personas que confían en los psicólogos para resolver los vínculos tóxicos y dañinos. El amor debe ser felicidad, deseo y tranquilidad.

  • Gayol, G. N. (2013). El guión de la codependencia en relaciones de pareja: diagnóstico y tratamiento. Editorial El Manual Moderno.
  • Mansilla Izquierdo, Fernando. (2002). Codependencia y psicoterapia interpersonal. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, (81), 9-19. Recuperado en 26 de noviembre de 2020, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0211-57352002000100002&lng=es&tlng=es.
  • Moscas, O. A. G., & López, M. M. (2012). La dinámica familiar como génesis de la codependencia. Revista de Psicología GEPU3(1), 263-281.