Seroma: ¿por qué se produce y cómo se trata?

04 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Un seroma es una complicación frecuente en las cirugías de abdomen, pecho y cuello. Es fundamental tratarlo de forma precoz, ya que puede perjudicar los resultados. Te explicamos por qué.

Muchas personas que se preparan para un procedimiento quirúrgico oyen hablar sobre el seroma. Es una complicación relativamente frecuente en cirugías y lesiones. Consiste en la acumulación de líquido bajo la piel o en los tejidos.

Una de las principales causas del seroma es la cirugía plástica, sobre todo en relación con las operaciones de pecho o de abdomen. El problema es que puede tener repercusiones sobre el resultado de la intervención. Por ello, en este artículo te explicamos qué es, por qué se produce y cómo evitarlo.

¿Qué es un seroma?

El seroma es una acumulación anormal de fluidos serosos. Un líquido seroso es aquel que se parece al suero, de color amarillo pálido y transparente. No presenta células ni otras sustancias, como la fibrina. Sin embargo, sí puede tener restos de sangre u otros materiales.

Suele aparecer tras una disección de tejidos en espacios que quedan sin cerrar. Por eso es una complicación frecuente en cirugía plástica. Esto se debe a que muchas veces se realizan grandes despegamientos de tejidos. Por ejemplo, para reconstruir una mama o para realizar una abdominoplastia.

Un estudio publicado en Cirugía Plástica explica que el seroma tardío es aquel que se presenta después de un año tras la cirugía o la lesión. Este es menos frecuente, ya que su incidencia es menor del 1,8 % .

El problema es que el seroma puede interferir de forma negativa en los resultados de cualquier operación. Por eso es fundamental diagnosticarlo de forma rápida y eliminarlo. En el caso de que aparezca tras la colocación de implantes mamarios, puede incluso hacer que estos se desplacen de su sitio.

Cirugía plástica que causa seromas.
Las cirugías tienen como complicación al seroma, sobre todo las estéticas y plásticas.

¿Cuáles son sus síntomas?

Antes de explicar los síntomas que puede producir un seroma, es importante destacar que no es una infección. Muchas personas tienden a confundir ambas situaciones. Sin embargo, el contenido del líquido no presenta bacterias. Por tanto, no deben tratarse con antibióticos.

Lo que ocurre es que la colección de líquido seroso hace que se forme una zona abultada e hinchada. Se produce en el lugar en el que se ha realizado la cirugía, que suele ser el cuello, el pecho o el abdomen. Por eso la piel fluctúa donde está la cicatriz o la herida. También suele estar caliente y enrojecida.

Si se trata de drenar, el líquido que sale es amarillento o blanquecino. En algunos casos puede haber algo de fiebre. Si el seroma no se trata, con el tiempo proliferan las bacterias y hay una sobreinfección. Incluso, la piel se puede necrosar.

Quizá te interese: Dolor en el pecho tras una cirugía plástica

Causas del seroma

La mayoría de los seromas se producen tras un procedimiento quirúrgico que conlleva una gran disección de tejido. Según explican los especialistas de Barna Clinic, la razón principal es el despegamiento entre la hipodermis (que es la capa más profunda de la piel) y el tejido muscular.

Esto hace que se forme una cavidad en la que se acumula líquido. Además, en cualquier intervención así, se dañan algunos vasos sanguíneos y linfáticos. Se produce una reacción inflamatoria que conlleva que parte de la linfa se extravase a dicha cavidad.

Por otra parte, como los ganglios linfáticos y los vasos están alterados, el líquido que se acumula no se puede reabsorber. Por eso, a los 7 o 10 días de la cirugía se concreta el seroma. En ese momento se ha almacenado suficiente líquido seroso como para formar una zona abultada e inflamada.

Factores de riesgo

El principal factor de riesgo es el tipo de cirugía que se realice. Como hemos señalado, las que se tienden a asociar con más frecuencia a este problema son las mamarias (aumentos, reconstrucciones o mastectomías), las abdominoplastias y los liftings faciales. Esto se debe a que todas ellas requieren realizar grandes disecciones de tejido.

Otros factores son el índice de masa corporal, la edad del paciente y el uso de ciertos medicamentos. Del mismo modo, cuando se trata de una cirugía para tratar un cáncer, también influye el número de ganglios que estén afectados por el tumor y los que se extirpen.

¿Cómo se diagnostica un seroma?

El diagnóstico de un seroma se suele realizar en el posoperatorio. Muchas veces es suficiente con la observación y la adecuada exploración del paciente. El cirujano siempre debe asegurarse de que la herida está en buen estado y que no hay ningún tipo de abultamiento o alteración en la piel.

Además, pueden realizarse diferentes pruebas complementarias para comprobar su presencia. La más sencilla es la ecografía. Es una técnica inocua y de bajo coste que ver si existe líquido acumulado en alguna zona. En otros casos puede requerirse una tomografía computarizada.

Posibles complicaciones

El seroma, en la mayoría de los casos, se resuelve a tiempo. Sin embargo, si no se diagnostica de forma precoz da lugar a complicaciones. Una de las más importantes es la infección.

En estos casos, como el líquido se encuentra en una cavidad, puede dar lugar a un absceso. El material purulento de la infección supura a través de la herida.

Otra de las complicaciones es la aparición de un seroma encapsulado. Lo que ocurre es que el líquido se endurece, por lo que es más difícil de eliminar. Puede hacer que los resultados de la operación se alteren. Esto es fundamental tenerlo en cuenta, sobre todo en el caso de las operaciones estéticas.

Las cicatrices también se afectan. En algunos casos quedan más adheridas y endurecidas, lo que se asocia al hábito queloide.

Podría interesarte: Cómo tratar las queloides de manera natural

Cuándo buscar ayuda médica

Los seromas suelen ser más evidentes al séptimo o décimo día tras la operación. En la mayoría de los casos los pacientes ya están en casa. Aunque suele haber revisiones de la herida en la consulta, es fundamental estar atentos a ciertos cambios.

Hay que consultar siempre con un médico si aparece una zona abultada y la piel se vuelve rojiza. Además, si hay dolor, parece que está creciendo o la región está mucho más sensible, es importante acudir con urgencia al especialista.

Mastectomía con riesgo de seroma.
Las mastectomías por cáncer de mama son susceptibles de generar seromas como complicación, sobre todo si hubo resección de ganglios.

Tratamiento del seroma

El tratamiento del seroma va a depender del tamaño y de la repercusión que tenga sobre las cicatrices. Algunos, cuando son de pequeño porte, pueden reabsorberse por sí solos y resolverse sin intervención.

Sin embargo, los seromas de gran tamaño deben ser drenados. Para ello, el médico coloca un tubo de drenaje a través de la propia cicatriz. Lo normal es que esto deba realizarse varias veces, para evitar que el líquido vuelva a acumularse. Además, los vasos sanguíneos y linfáticos se recuperan.

No obstante, en algunos casos es posible que haya que requerir de nuevo una cirugía. Sobre todo si han aparecido adherencias o complicaciones en la cicatriz. Un artículo de la Universidad San Carlos de Guatemala explica que la esclerosis es otra forma de tratamiento útil.

Consiste en inyectar un medicamento en el seroma para intentar sellarlo. Luego se drena todo el líquido de la cavidad. Es recomendable que se realicen masajes de drenaje linfático para acompañar. Del mismo modo, utilizar prendas compresivas ayuda.

¿Se puede prevenir?

Las medidas de prevención del seroma tienen incluso más peso que el propio tratamiento. El paso fundamental es colocar un drenaje aspirativo en cualquier cirugía que conlleve una gran disección. De esta forma se evacúa el líquido de forma progresiva en las jornadas posteriores a la cirugía.

También se recomienda realizar vendajes compresivos y minimizar la actividad física durante la recuperación. Hay que seguir las indicaciones específicas del cirujano y realizar un buen seguimiento de la herida.

  • Seroma postquirúrgico ¿Qué és, cuándo aparece y cómo evitarlo? Blog de tiroides | Dr. Óscar Vidal Blog. (n.d.). Retrieved January 17, 2021, from https://www.barnaclinic.com/blog/cirugia-de-tiroides/seroma-postquirurgico/
  • Seroma: una alerta de patologías relacionadas a implantes mamarios. Medicina basada en evidencia. (n.d.). Retrieved January 17, 2021, from https://www.medigraphic.com/pdfs/cplast/cp-2019/cp191b.pdf
  • Montalto, Erika, et al. "Seroma fluid subsequent to axillary lymph node dissection for breast cancer derives from an accumulation of afferent lymph." Immunology letters 131.1 (2010): 67-72.
  • Cobox Sosa, Pedrojosué Israel. Escleroterapia con tetraciclina y seromas post mastectomía radical modificada. Diss. Universidad de San Carlos de Guatemala, 2014.
  • Baroudi, Ricardo, and Carlos Alberto Affonso Ferreira. "Seroma: how to avoid it and how to treat it." Aesthetic Surgery Journal 18.6 (1998): 439-441.