Suculentas corazón: ¿cómo cuidarlas?

Es inevitable no sentirse atraído por las suculentas corazón. Estas plantas requieren poco cuidado y podrían darle a tu hogar u oficina el toque que necesitan.

“Suculentas corazón” es el nombre común con el que se conoce a una especie de suculentas cuya forma se asemeja a la de un corazón. Estas plantas son oriundas de Sudáfrica y el nombre que le otorga la ciencia es Conophytum bilobum. Además de su forma, se caracterizan por crecer sin tallo y alcanzar apenas 7,5 centímetros de alto.

A medida que crecen forman hileras y durante la época de otoño germinan bonitas flores amarillas o naranjas. Descubre cómo cuidar de tus suculentas corazón con estos consejos.

7 consejos para el cuidado de suculentas corazón

Esta planta con hojas en forma corazón es muy fácil de cultivar en casa y de bajo mantenimiento. Es posible que al principio tengas una maceta con una sola hoja, pero debes saber que con el paso de tiempo y el buen cuidado esta hoja prosperará y se multiplicará.

1. Prepara un buen drenaje

El drenaje es importante para este tipo de plantas, ya que la raíz puede pudrirse si el agua queda estancada. Por esta razón, se recomienda colocar en la base interna de la maceta una capa de arena gruesa o piedras finas.

La primera absorberá el exceso de agua, mientras que si optas por la segunda evitarás que el agua se empoce. Del mismo modo, debes asegurarte que los orificios no estén obstruidos.

Macetas para suculentas corazón.
Las macetas deben prepararse con esmero para cultivar las suculentas corazón, asegurando un buen drenaje.

Lee también: Consejos para el cultivo de plantas en terrazas

2. Cuida la iluminación

El sol de la mañana o de la tarde es ideal para este tipo de plantas. Evita exponerlas a los rayos solares del medio día, ya que estos pueden quemar las hojas de la suculenta.

Sin embargo, si decides mantenerla en el interior de tu casa u oficina en vez de una ventana, no pasa nada. Solo que su crecimiento será más lento.

3. Utiliza un sustrato específico

Las suculentas corazón prosperan mejor en un suelo poroso y arenoso que facilite la ventilación y el drenaje. Parecida a la tierra que se usa para los cactus cultivados en casa.

Ten presente que estas plantas no necesitan ser trasplantadas con frecuencia, así que pueden estar en la misma maceta durante años.

Sin embargo, las Conophytum bilobum llegan a crecer de forma silvestre en grietas soleadas, secas y rocosas, necesitando protección solo contra los excesivos niveles de humedad del invierno. En ocasiones, han sido cultivadas en suelos de áreas alpinas, pues cumplen con las características de ser pobres y bien drenados.

4. Riégala solo cuando sea necesario

En estos casos, la observación jugará a tu favor. La mayoría de las suculentas, incluyendo esta variedad, requieren de poco riego para evitar que su piel exterior se rompa y desencadene cicatrices que propicien la aparición de hongos y bacterias.

Por ejemplo, en verano, riégalas solo cuando veas que sus hojas comienzan a marchitarse. En el invierno puedes hacerlo con más frecuencia, pero solo después de que las hojas de la estación anterior se hayan secado.

5. Usa un fertilizante y abono específico

Nútrela una vez al año durante los meses de agosto a marzo, que es su temporada de crecimiento. Hazlo con fertilizante especial para suculentas. Estos suelen ser pobres en nitrógeno y cuentan con los micronutrientes y oligoelementos necesarios.

Al momento de usar el abono o fertilizante se recomienda diluirlo a la mitad de la concentración indicada en la etiqueta. La fertilización escasa inhibe que se crezcan otras vegetaciones.

6. Procura que la temperatura sea ideal

La temperatura en la que la suculenta corazón está a gusto es de 10 a 12 grados centígrados, por lo que se recomienda mantenerla fresca y sombreada durante el verano. La Conophytum bilobum es una planta que está más activa desde fines del invierno hasta finales de la primavera.

7. Estimula su reproducción

La Conophytum bilobum puede reproducirse por esquejes o por semillas. En caso de optar por la primera forma, ten presente que el corte debe ser de una planta madre adulta.

Corta una hoja completa y una pequeña porción de la raíz, traspásala a una maceta y riégala ayudándote de un atomizador.

En cambio, si eliges la semilla, debes cubrir la maceta con una capa fina de tierra, humedecerla con agua limpia y fresca e incorporar un fungicida para evitar hongos.

Durante los primeros 3 días tapa la maceta con una lámina film transparente y transcurrido el tiempo sustituye por un paño ligero. Rocía con pulverizador 1 o 2 veces al día por 2 semanas. En ese tiempo la semilla ya debió germinar.

Luego de ese momento, continúa regando con el pulverizador, pero cada 3 días hasta que tengan un buen tamaño.

Características de las suculentas corazón

Las suculentas corazón son plantas cuyas hojas son carnosas y se presenta con pares de color verde. Estas llegan a tener un grosor de unos 3 centímetros y hasta 7 centímetros de alto.

En otoño se da su floración con flores amarillas o naranjas sin perfume alguno. En sus meses de descanso, durante la temporada de verano, la planta forma un nuevo cuerpo dentro del anterior y el primero se apropia de forma gradual de los nutrientes del último, quedando la piel vieja seca alrededor de la nueva.

Esto sirve para proteger a la suculenta renovada del calor y la evaporación exagerada de agua. Es por esta cubierta que también se le da el nombre de guijarros vivos o piedras vivas.

Plantas suculentas.
Las suculentas son variadas. El caso de las que se denominan “corazón” responde a la forma de la hoja.

Descubre: 7 peculiares plantas de color negro

El cuidado que las suculentas corazón se merecen

Es inevitable no sentirse atraído por las suculentas corazón. Desde sus peculiares hojas hasta sus hermosas flores amarillas o naranjas es, en definitiva, una planta que enamora a muchos.

Con algunos pequeños cuidados es posible mantenerla brillante y saludable. Recuerda proveerle la iluminación y la temperatura correcta. Por otro lado, toma en cuenta que ella requiere de una fertilización y un sustrato específico, pero la clave es dotarla de un buen drenaje.

Una suculenta sana podría darle a tu hogar u oficina el toque adecuado. La estética también es necesaria y la alegría de verla florecer bien vale el esfuerzo de crear las condiciones adecuadas para su desarrollo.

  • OPEL, MATTHEW R. "Leaf anatomy of conophytum nE Br.(aizoaceae)." Haseltonia 2005.11 (2005): 27-52.