Tratamientos para el acné

Los tratamientos del acné deben llevarse a cabo a partir del momento en el que se identifique. Por ello, es importante acudir al dermatólogo ante los primeros síntomas de esta enfermedad.
Tratamientos para el acné
María Vijande

Escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande el 20 Mayo, 2021.

Última actualización: 20 Mayo, 2021

Por suerte, hoy disponemos de muchos tratamientos para el acné bastante eficaces. Esta enfermedad representa el 25% de las consultas al dermatólogo en España. Este porcentaje aumenta entre la población pediátrica y en la atención primaria.

Se trata de una enfermedad que se desarrolla por diferentes factores, por lo que se dice que es una enfermedad multifactorial. Actualmente, tenemos un amplio arsenal terapéutico efectivo para controlar cada uno de los factores que están implicados en el desarrollo del acné.

Sin embargo, para conocer la opción más adecuada en nuestro caso, es fundamental saber cómo se produce esta enfermedad y cuáles son los detonantes implicados. Además, como lo sugiere la Academia Americana de Dermatología, debemos acudir al dermatólogo.

En todo caso, a continuación queremos hacer un breve repaso sobre esta enfermedad cutánea y los posibles tratamientos que nos pueden recetar para combatirla. Tenlos en cuenta y resuelve tus dudas con el profesional.

¿Qué es el acné y por qué se produce?

Al ser una enfermedad tan común entre la población general, seguramente ya hayas oído hablar de ella o incluso la has padecido. El acné es un problema de la piel que se produce, originariamente, en los folículos pilosos. Los folículos pilosos son la parte de la piel donde crece el vello corporal.

Durante esta enfermedad, se forma una especie de tapón de grasa y células muertas en dichos folículos. Como consecuencia, se suelen formar comedones, puntos negros y granos (las famosas espinillas), siendo estos los principales síntomas de este trastorno cutáneo.

Todos estos síntomas del acné pueden aparecer en diferentes partes del cuerpo. No obstante,  las zonas más frecuentes son la cara, la espalda, el pecho y los hombros.

Tratamientos para el acné

Por otra parte, en cuanto a las causas, hemos comentado que se trata de una trastorno multifactorial. Al ser muchos los factores implicados en el desarrollo del mismo, se han establecido cuatro principales que son los siguientes:

  • Una producción de grasa de forma excesiva.
  • Una actividad hormonal elevada, sobre todo de los andrógenos.
  • Alguna infección bacteriana como la que produce el Propionibacterium acnes.
  • Una obstrucción de los folículos pilosos por acúmulo de grasa y de células muertas de la piel.

Hay otros factores que favorecen la aparición de esta enfermedad y que la agrava. Por ejemplo, el estrés puede empeorar esta condición, así como ciertos medicamentos y la dieta, tal y como muestran los estudios.

¿Cuándo y cómo debe tratarse el acné?

Los tratamientos para el acné debemos hacerlos tan pronto como se identifica la enfermedad. Por ello, al notar las lesiones, lo idóneo es acudir al dermatólogo para que determine la mejor opción en nuestro caso antes que aparezcan síntomas más severos.

Hay que tener en cuenta que cada tipo de lesión tiene un tratamiento específico y, por tanto, es fundamental contar con el diagnóstico del profesional. Incluso, pueden ser necesarias pruebas complementarias para determinar su origen.

El tratamiento general tiene como objetivo reducir la inflamación y evitar el crecimiento bacteriano. Por ello, el tratamiento se debe aplicar a toda la zona afectada, no localmente sobre las lesiones provocadas. Veamos a continuación algunos de los tratamientos para el acné más utilizados.

Amplía información: ¿Qué es el acné quístico?

Diferentes tratamientos para el acné

Dependiendo del objetivo para el que se utilicen, podemos clasificar los tratamiento para el acné en:

  • Dirigidos para reducir la descamación de las células epiteliales ductales.
  • Combatir las infecciones bacterianas.
  • Disminuir la producción de grasa: el fármaco más utilizado es la isotretinoína, que es un producto del metabolismo de la vitamina A. Es el tratamiento de elección cuando existe riesgo de cicatrices.
Eridosis para el acné: precauciones
En muchos casos, además de los típicos tratamientos de uso tópico, son necesarios ciertos fármacos para combatir el acné.

Tratamientos para el acné acné dirigidos a reducir la descamación de las células de la piel

Entre los tratamientos más utilizados podemos mencionar los siguientes tres:

  • Tretinoína: es un medicamento retinoide que consigue normalizar la obstrucción del folículo. También tiene una acción antinflamatoria y preventiva para la formación de las conocidas espinillas.
  • Ácido salicílico: es menos efectivo que la tretinoína. También tiene efectos antiinflamatorios.
  • Adapaleno o tazaroteno: son tratamientos nuevos de eficacia similar a la tretinoína.

Fármacos utilizados para combatir las infecciones bacterianas

La bacteria Propionibacterium acnes es bastante sensible a muchos antibióticos. Entre los fármacos más utilizados para este fin podemos mencionar los siguientes:

  • Clindamicina.
  • Peróxido de benzoilo, sobre todo asociado a eritromicina.
  • Antibióticos sistémicos: como la doxiciclina, minociclina o cotrimoxazol.

En definitiva, los tratamientos para el acné que disponemos hoy en día son muy variados. Te recomendamos que consultes con tu médico o dermatólogo de confianza para saber cuál es la mejor forma de combatir esta enfermedad, según tu sea tu caso. Evita recurrir a cualquier método de medicación, pues podría resultar contraproducente.

Te podría interesar...
Eridosis para el acné: precauciones
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Eridosis para el acné: precauciones

El uso de Eridosis para el acné está siendo recomendado por no profesionales. Se trata de una marca comercial del antibiótico eritromicina.