10 claves que te facilitarán el trabajo de parto

Alrededor del trabajo de parto hay muchos mitos que no se corresponden a la realidad. Si bien es claro que hay dolor y molestias, lo cierto es que con la preparación adecuada , lo incómodo puede pasar a un segundo plano.
10 claves que te facilitarán el trabajo de parto
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 03 Mayo, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 06 Junio, 2021

Última actualización: 06 Junio, 2021

El trabajo de parto causa inquietud en muchas mujeres, en especial si son primerizas. Es muy habitual que haya temor, en especial porque circulan muchas narraciones traumáticas, casi siempre de familiares o personas mayores.

Hoy en día existen procedimientos que reducen el dolor de manera notable. Si bien puede haber molestias, estas no tienen por qué ser intensas o intolerables. Es muy importante que las madres se informen para que lleguen al trabajo de parto más tranquilas y preparadas.

Lo que debes saber antes del parto

Control de embarazo para reducir la infección puerperal.

La preparación para el trabajo de parto comienza durante la gestación. Lo primero es tener claro cómo se desarrollará el parto para que ninguna etapa resulte extraña y, de este modo, disminuya el temor. Las siguientes son algunas de las cosas que debes saber antes del parto.

La fase de dilatación

La fase de dilatación da origen al trabajo de parto. Comienza en casa con las primeras contracciones. Estas no son tan dolorosas, pero poco a poco aumentan la intensidad. El objetivo es que el cuello uterino se dilate hasta alcanzar ocho o 10 centímetros.

Las contracciones

Que haya contracciones no significa que el parto se vaya a presentar de inmediato, así que tranquilízate. Es momento de ir al hospital cuando estas se vuelvan regulares y permanezcan así por al menos dos horas. También notarás que los intervalos entre una y otra han comenzado a reducirse.

Despacio y con calma

Si rompes fuente, todavía tienes tiempo de ducharte y salir con calma hacia el hospital. En caso de que este quede lejos, no esperes a que los intervalos entre las contracciones sean demasiado cortos. De cualquier manera, mantén la calma y piensa antes de actuar.

El tiempo

La duración de la fase de dilatación varía mucho de una mujer a otra. En algunas ocasiones el trabajo de parto se produce muy rápido, mientras que en otros casos tarda varias horas. En esta etapa es más aconsejable mantenerte de pie, en lugar de acostarte.

La fase expulsiva

Puedes identificar la fase expulsiva porque comienzas a sentir ganas de empujar. En este punto ya debes estar en el hospital y el personal médico va a guiarte. Esta fase suele trascurrir con mucha rapidez.

La placenta

Cuando el bebé ya ha nacido, no ha terminado todavía el trabajo de parto. Aún falta la expulsión de la placenta. Luego de esto, ya estás lista para comenzar a disfrutar esta nueva etapa de la vida con tu bebé.

Piel a piel

Lo ideal es que mantengas un contacto piel con piel con el bebé tras el parto. El médico puede revisar al niño aún cuando esté en tus brazos. No es necesario apartarlo para hacerle esa primera exploración.

10 claves que te facilitarán el momento del parto

El trabajo de parto consiste en lograr una dilatación del cuello uterino hasta los 8 a 10 centímetros. Una vez ocurra esto, el cuerpo está preparado para que el bebé pase por el canal del parto y llegue al exterior.

Hay algunos factores que facilitan el trabajo de parto y que es importante conocer para que todo se desenvuelva de la mejor manera. Son los siguientes.

1. Mantenerte en forma

La preparación para el trabajo de parto comienza mucho antes del momento de dar a luz. Es muy importante que hagas ejercicio de forma regular durante la gestación. Lo más aconsejable es caminar, nadar, hacer yoga o pilates. Las elongaciones y los ejercicios de respiración son muy aconsejables.

2. Educación maternal

Los cursos de educación maternal son muy positivos para afrontar el trabajo de parto de la forma más adecuada. Allí, obtendrás una valiosa información y también podrás despejar dudas. Debes acudir con otra persona que no necesariamente tiene que ser tu pareja. Lo ideal es que, sea quien sea, te aporte calma y serenidad.

3. Alimentación balanceada

Una alimentación adecuada no solo te evitará muchos problemas durante la gestación, sino que también es un factor que facilita el trabajo de parto. Las madres obesas tienden a tener niños más grandes, lo cual puede dificultar las cosas al momento de dar a luz.

4. Un buen control prenatal

Los controles prenatales son decisivos para que no haya ningún inconveniente o sorpresa desagradable durante el trabajo de parto. Esas consultas te permitirán mantener un seguimiento sobre tu salud y la del bebé. Además, también es un espacio para despejar dudas y temores.

5. Informarte y elegir bien

Es muy importante que elijas un médico y un centro de salud que te generen confianza. También es fundamental que tengas acceso fácil a ellos. Asegúrate de que el hospital en el que vas a dar a luz tenga todo lo necesario en caso de que haya alguna complicación o eventualidad.

6. Técnicas de relajación

Las técnicas de relajación son una herramienta muy valiosa, tanto durante la gestación como durante el trabajo de parto. A través de ellas puedes aprender técnicas de respiración que son muy útiles tanto para manejar el dolor y las molestias como para serenar tus emociones.

7. Distracción y relajación

Al inicio del parto puede ser muy positivo que te des una ducha de agua tibia. Esto te relaja y alivia el malestar ocasionado por las contracciones. También es buena idea llevar un libro, música o un ordenador portátil para distraerte; esto ayudará a que percibas que el tiempo pasa más rápido.

8. Elige la postura

Si la matrona o el personal médico lo aprueba, podrías caminar, ponerte de cuclillas, caminar o acostarte de lado. También es posible utilizar un balón medicinal, ya que esto contribuye a que se relajen los músculos de la pelvis y facilita el paso del bebé al momento del parto. Debes sentarte sobre el balón y hacer movimientos rotatorios.

9. Masaje y movimiento

Un masaje sencillo ayuda a que se segreguen endorfinas y estas hormonas te ayudan a sentirte mejor desde el punto de vista anímico. Sería muy adecuado que tu pareja te lo hiciera. Caminar o, incluso, bailar puede ser muy positivo para controlar las molestias y ayudar a que el bebé descienda por el canal de parto.

10. Analgesia durante el parto

La anestesia epidural puede ayudar a acelerar el trabajo de parto. Contribuye a relajar los músculos y facilita la dilatación. No representa ningún riesgo para el bebé. La única molestia es que limita tu movimiento pero, por lo demás, resulta muy aconsejable.

Cosas que debes evitar durante el trabajo de parto

Mujer en trabajo de parto haciendo ejercicios de respiración

Una vez que comienza el trabajo de parto es importante que enfoques tu mente hacia todo lo positivo que va a ocurrir. Conocerás a tu bebé y podrás realizar a plenitud tus anhelos como madre. Más allá de esto también hay algunas cosas que debes evitar en ese momento. Las siguientes son algunas de ellas.

Evita los nervios exagerados

Sentir algo de nervios es normal, en especial si es la primera vez que das a luz. Lo que debes evitar es darle rienda suelta a tus temores porque esto complicará las cosas. Mantén la calma en todo momento y planea mentalmente lo que debes hacer.

No actúes de forma apresurada

Solo debes ir al hospital cuando tengas contracciones progresivas e intensas. Estas deben tener un ritmo de dos o tres cada 10 minutos. Si al romper fuente el líquido no es de color claro, sino sanguinolento, amarillento o verde, debes ir de inmediato al hospital. Si el color es normal, espera a la señal de las contracciones.

No te quedes inmóvil

Si te quedas quieta, es probable que te sientas más nerviosa y tengas la impresión de que todo trascurre con lentitud. Es mejor dar algunos pasos o realizar alguno de los ejercicios o actividades recomendadas en el apartado anterior.

Aleja a las personas tóxicas

Las personas tóxicas no tienen cabida durante el trabajo de parto. Lo mejor es que solo estén contigo pocas personas y que quien esté presente te aporte confianza y tranquilidad. No es momento para escuchar las experiencias traumáticas de otros.

No interfieras en el proceso

Deja que las cosas fluyan. Permanece atenta a las señales que envía tu cuerpo. Relájate, respira y permite que las cosas sucedan de forma natural. Atiende las instrucciones de la comadrona o del personal médico.

Olvídate del tiempo

Mira el reloj para precisar el tiempo de las contracciones y sus intervalos. No lo mires para saber qué hora es o cuántas horas han transcurrido desde que comenzó el trabajo de parto. Esto solo logrará ponerte ansiosa.

No inhibas tu expresión

No te calles nada si sientes que tienes que decirlo. No es momento para que seas condescendiente con nadie. Si algo te molesta o te incomoda, infórmalo. Tampoco dejes que alguien tome decisiones por ti y exige que te traten con la consideración y cuidado que mereces.

La preparación es fundamental para el trabajo de parto

Muchas mujeres en el pasado tuvieron experiencias difíciles con el trabajo de parto, ya que no siempre recibían suficiente información al respecto. También era habitual que antes no hubiera una preparación adecuada para dar a luz.

Hoy en día las cosas han cambiado. Si te preparas bien durante la gestación y aplicas las medidas adecuadas al momento del parto, las cosas serán mucho más fáciles para ti. Las molestias pueden reducirse y así lograr que ninguna de ellas opaque este momento maravilloso de tu vida.

Te podría interesar...
7 técnicas para facilitar el proceso del parto
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
7 técnicas para facilitar el proceso del parto

Después de pasar semanas esperando y soñando con la llegada de tu bebé, a partir de la semana 37 puede iniciarse el proceso del parto.



  • Mirones, M. L., Maestro, M. G., Camarero, A. R. A., Urquiza, M. T. G., González, C. G., & Salcines, A. A. (2014). Plan de cuidados estandarizado durante la fase de dilatación del parto normal. Nuberos Científica, 2(13).
  • Mata, F., Chulvi, I., Roig, J., Heredia, J. R., Isidro, F., Sillero, J. B., & del Castillo, M. G. (2010). Prescripción del ejercicio físico durante el embarazo. Revista andaluza de medicina del deporte, 3(2), 68-79.
  • Borges Damas, L., Sixto Pérez, A., & Sánchez Machado, R. (2018). Concepción integral del cuidado humanizado a la mujer durante el trabajo de parto y parto. Revista Cubana de Enfermería, 34(3).