5 consejos para pasar tiempo de calidad con tus hijos

Al pasar tiempo de calidad con tus hijos fortaleces los lazos familiares y fomentas una relación de confianza. Te mostramos cómo encontrar y aprovechar estos valiosos momentos compartidos.
5 consejos para pasar tiempo de calidad con tus hijos
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 12 agosto, 2021.

Última actualización: 12 agosto, 2021

No solo los horarios laborales de los adultos son extensos e incompatibles con la conciliación familiar, además, los niños tienen cada vez más actividades y obligaciones diarias. Por ello, disfrutar de tiempo de calidad con tus hijos resulta más necesario que nunca.

Tal vez no puedas dedicarles todo el tiempo que te gustaría. No obstante, si logras que los momentos compartidos sean significativos y enriquecedores, podrás fortalecer los lazos familiares y entablar con ellos una relación profunda y de confianza.

Esta será la base para que la cercanía emocional no se pierda al llegar la adolescencia o la edad adulta; pero, además, estarás contribuyendo a que tus hijos se sientan valiosos y amados, y desarrollen un positivo sentimiento de pertenencia familiar. A continuación, te mostramos algunos consejos que pueden ayudarte al respecto.

Cenar en familia

El pay de limón saludable es excelente para la salud.
Cocinar en familia puede ser una buena excusa para compartir tiempo.

La cena es el momento ideal para compartir tiempo de calidad con tus hijos, ya que constituye uno de los pocos espacios libres en la apretada agenda diaria de todos los miembros de la familia. Sentaos juntos a la mesa, sin tecnología ni distracciones que puedan robar vuestra atención y compartid los eventos más relevantes de vuestra jornada.

En este ambiente, distendido los niños son más proclives a hablar sobre su día a día, a compartir sus vivencias y a expresar sus miedos y deseos.

Asegúrate también de hacerles partícipes de lo que sucede en tu vida, de forma que puedan percibir que les tienes en cuenta y buscas establecer una confianza mutua. Además, si podéis repetir este proceso a la hora de la comida, estaréis incrementando estas positivas interacciones diarias que contribuyen a la salud física y mental de los menores.



Ayudar con las tareas escolares

No puedes acompañar a tus hijos al colegio o a sus clases de fútbol ni puedes llevarles contigo a tu trabajo. Sin embargo, sí puedes implicarte en el tiempo que dedican a realizar las tareas escolares en casa.

Explícales aquellos ejercicios que no comprendan bien, pregúntales la lección para el examen o supervisa el proyecto de ciencias que están realizando. Tu presencia durante estos momentos será muy positiva, ya que les estarás mostrando a tus hijos que estás disponible para ayudarlos y guiarlos. Esto aumentará su motivación y mejorará su rendimiento escolar.

Apoyo mutuo

Una familia es un equipo y, como tal, uno de los principales beneficios que ofrece es la posibilidad de contar con el apoyo, el sostén y la presencia del resto de miembros. Así, puede resultar muy positivo que todos os impliquéis en las actividades que los otros realizan en solitario.

Acudir a los partidos de pádel de papá, a las competiciones de patinaje de un hijo o a los concursos de pintura del otro os permitirá pasar más momentos juntos y fortalecer los lazos familiares.

Pero, además, existen muchas actividades cotidianas que podéis compartir para obtener así más momentos de interacción. Por ejemplo, anima a tus hijos a acompañarte al supermercado o llévalos al lugar donde han quedado con sus amigos en lugar de que vayan en autobús. Durante este tiempo podréis conversar, conoceros mejor y aumentar la intimidad emocional.

Tradiciones

A los niños más pequeños les encanta la rutina; saber qué esperar en cada momento les proporciona una sensación de seguridad y tranquilidad. Pero incluso los más mayores pueden beneficiarse de contar con una tradición familiar que se repita cada semana.

Escoged un día en concreto para repetir un plan que sea del agrado de todos: podéis ir a la biblioteca todos los miércoles, jugar a juegos de mesa los viernes por la noche o ver una película con una comida especial cada sábado.

La repetición hará que todos esperéis con ilusión la llegada de este momento que se convertirá en uno de los recuerdos más gratos de su infancia. Además, los ritos y tradiciones incrementan la cohesión familiar y fortalecen los vínculos entre sus miembros.

Tiempo de calidad con tus hijos: eventos especiales

No siempre cuentas con el tiempo suficiente para realizar una salida especial, pero es muy positivo que al menos una vez al mes dediques un día a pasarlo en familia. Podéis salir al campo, ir a museos o realizar una escapada a un pueblo cercano. Cada vez puede ser un miembro de la familia el encargado de proponer la actividad.

4 planes para pasar tiempo de calidad en familia

Los mejores obsequios para la familia son los momentos.
Un paseo por el parque o hacer deporte juntos son buenas opciones para estrechar lazos con tus hijos.

Puede que no sepas bien qué tipo de actividades puede resultar atractiva para pasar tiempo de calidad con tus hijos. Sin embargo, no es necesario realizar grandes planes o gastar importantes sumas de dinero. A continuación te mostramos algunas opciones que pueden ser de interés.

Hacer deporte en familia

Practicar deporte es muy saludable para la salud física y mental de todos los miembros de la familia y, además, es un excelente modo de pasar tiempo juntos.

Podéis escoger cualquier tipo de ejercicio físico: practicar senderismo, salir en bicicleta o ir a nadar a la piscina; incluso, podéis quedar con otras familias con niños y organizar partidos de fútbol, baloncesto o cualquier otro deporte de equipo.

Apuntarse a clases juntos

Existe una multitud de habilidades por aprender y hacerlo en familia puede resultar más divertido. Si tus hijos muestran interés por el patinaje, el baile o la pintura, apúntate a clases con ellos. No es necesario que vayáis todos, ya que esta puede ser una oportunidad para intimar y dedicar tiempo de forma individual a cada uno de los niños.

Empezar un proyecto conjunto

Nada une más a las personas que trabajar por una meta en común. Entonces ¿por qué no iniciar algún proyecto en el que todos podáis participar? Podéis fabricar una mesa para el jardín, crear un huerto vertical o elaborar nuevas decoraciones para un espacio de la casa; todo dependerá de la edad de los niños y de vuestros intereses.



Actividades dentro y fuera de casa

En definitiva, cualquier actividad, por sencilla que sea, puede ayudaros a pasar gratificantes momentos en familia. Jugar a juegos de mesa, ver una película, leer cuentos o cantar karaoke pueden ser divertidas alternativas a realizar sin salir del hogar.

Y, si preferís pasar un rato fuera, actividades tan cotidianas como ir al parque, a la bolera o tomar un picnic en un entorno agradable pueden ser excelentes.

Disfruta de tiempo de calidad con tus hijos

Como ves, existen multitud de opciones para pasar tiempo de calidad con tus hijos. Cada día es posible encontrar algunos momentos para compartir; sin embargo, es necesario reservar momentos para incrementar la interacción con tus hijos y realizar planes enriquecedores.

Lo más importante es que durante esos espacios estés disponible física y emocionalmente, y les dediques toda tu atención. Escucharlos, mirarlos a los ojos, preguntarles su opinión son sencillos gestos que tienen un fuerte impacto en la formación de su personalidad. No dejes de tenerlos en cuenta.

Te podría interesar...
La necesidad de pasar tiempo en familia
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
La necesidad de pasar tiempo en familia

Para satisfacer las carencias de amor en el hogar, es necesario compartir tiempo en familia. No permitas que las obligaciones te separen de ella.



  • Moreno, J. M., & Galiano, M. J. (2006). La comida en familia: algo más que comer juntos. Acta Pediatr Esp64(11), 554-558.
  • Regueiro, B., Rodríguez, S., Piñeiro, I., Estévez, I., Ferradás, M., & Suárez, N. (2015). Diferencias en la percepción de la implicación parental en los deberes escolares en función del nivel de motivación de los estudiantes. European Journal of Investigation in Health5(3), 313-323.
  • Borobio, D. (2011). “Familia, ritos y fiesta”·. Revista Familia, 43, pp. 11 – 25.