5 remedios naturales para controlar la presión arterial baja

Para prevenir bajones de tensión y no sufrir sus respectivas molestias, es imprescindible mantener buenos hábitos de vida y seguir las indicaciones del médico tratante.
5 remedios naturales para controlar la presión arterial baja
Nelton Abdon Ramos Rojas

Revisado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas.

Última actualización: 12 mayo, 2022

Existen algunos remedios naturales para controlar la presión arterial baja a los que se puede recurrir en caso de experimentar malestar. Por supuesto, siempre y cuando el médico tratante así lo autorice. 

En su mayoría se trata de bebidas caseras y sencillas elaboradas a partir de ingredientes naturales, como la infusión de romero y miel, por ejemplo. ¿Te interesa conocer otras alternativas? En ese caso, ¡sigue leyendo!

¿Qué hay que saber sobre la presión arterial baja?

Aunque la presión arterial baja no suele ser un problema de salud notorio para muchas personas, hay quienes pueden llegar a experimentar diversas molestias cuando esta se encuentra en niveles más bajos de lo normal (lo cual se le conoce como hipotensión).

Como explican los expertos de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. “la presión arterial varía de una persona a otra. Una caída de solo 20 mm Hg (milímetros de mercurio) puede ocasionar problemas para algunas personas“.

De forma general se suele considerar que esta es baja cuando con los siguientes valores:

  • Presión arterial sistólica: inferior a 90 milímetros de mercurio.
  • Presión arterial diastólica: inferior a 60 milímetros de mercurio.

Estos valores pueden cambiar según el momento del día o bajo algunas circunstancias: la posición corporal, el nivel de estrés, el estado físico, el ritmo de respiración o las bebidas ingeridas. 

Algunas molestias que puede llegar a experimentar una persona con la presión arterial baja son: náuseas, mareos, vértigo, fatiga, somnolencia, palpitaciones, dolor de cabeza y desmayos.

Como el malestar no suele presentarse con la misma intensidad en todos los casos, por ello no se pueden aplicar las mismas estrategias para obtener el alivio. Sin embargo, es cierto que en primera instancia se suele recomendar tumbarse y colocar las piernas en alto durante un rato. 

elevar piernas para reducir las várices

Causas de la hipotensión

Tener la presión arterial baja puede estar determinado por diferentes motivos. Estos pueden ser momentáneos  o derivar de otras condiciones (como padecer determinadas enfermedades o tomar ciertos medicamentos).

En todo caso es importante descubrir el origen para poder aplicar el tratamiento correcto (en caso de ser necesario). Una presión arterial muy baja puede causar daños en algunos órganos, una situación conocida como shock.

Una hipotensión grave puede ser causada por una pérdida súbita de sangre, una infección, un ataque al corazón o una reacción alérgica intensa.

En cambio, la conocida como hipotensión ortostática suele durar unos segundos o minutos. Se produce por un cambio de posición brusco, casi siempre cuando se pasa de estar acostado a estar parado. En los adultos mayores es más común verse afectados por la hipotensión postprandial, que aparece unas dos horas después de comer.

Además algunas enfermedades o situaciones concretas pueden causar una presión arterial baja:

  • Embarazo.
  • Problemas cardíacos.
  • Enfermedades endocrinas: diabetes, niveles de glucosa bajos en sangre, enfermedad de Addison, problemas en la glándula paratiroides.
  • Deshidratación: provocada por vómitos, diarrea grave, uso de diuréticos o ejercicio extenuante.
  • Daños en el sistema nervioso: conocido como síndrome de Shy-Drager.
  • Señales cerebrales defectuosas. Parece ocurrir por una comunicación defectuosa entre el corazón y el cerebro, y aparece después de estar largos períodos de tiempo de pie.
  • Falta de nutrientes específicos en la dieta: vitamina B12, folato y hierro.
  • La toma de medicamentos: diuréticos, alfabloqueadores, betabloqueadores, fármacos para la enfermedad de Parkinson, algunos antidepresivos, medicación para tratar la disfunción eréctil.

5 remedios naturales para la presión arterial baja

Por suerte, hay algunos remedios de origen natural que pueden ser de ayuda a la hora de obtener cierto alivio. ¡Y a continuación te los revelaremos todos!

1. Infusión de romero y miel

Según creencias populares, la bebida preparada con romero y miel, por su contenido de antioxidantes, vitaminas y minerales podría ayudar a hidratar el organismo y regular la presión arterial. 

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 mililitros).
  • ½ cucharada de romero seco (5 gramos).
  • 1 cucharada de miel de abejas (25 gramos).

Preparación

  • Pon a hervir una taza de agua.
  • Una vez llegue a ebullición, retírala y agrégale el romero.
  • Deja que repose durante 10 minutos, cuélala y endúlzala con miel.
  • No beber más de una taza, ya que al tener efecto diurético puede hacer que la tensión se mantenga baja o incluso descienda más.

Agua de coco.

2. Jugo de zanahoria y miel

El jugo de zanahoria y miel es una bebida natural, muy fácil de preparar, que puede ayudar a recuperar la energía cuando hay bajones de tensión. La cantidad de miel que se suele utilizar puede variar, según las preferencias particulares.

Ingredientes

  • 1 pizca de sal.
  • 5 zanahorias grandes.
  • 2 cucharadas de miel de abejas (50 gramos).

Preparación

  • Obtén el zumo natural de las zanahorias, pasándolas a través de un extractor de jugos.
  • Mézclalo con las cucharadas de miel y sírvelo de inmediato.
  • En caso de que desees disfrutar de la bebida sin miel, puedes considerar prepararla con zanahorias cocidas en agua (ya que así adquieren un gusto muy dulce).

3. Bebida de extracto de albahaca y miel

albahaca y miel para hipotensión arterial baja

Otra bebida que, según creencias populares, podría resultar útil en caso de tensión arterial baja, es la infusión  de extracto de albahaca y miel. Para prepararla, solo hace falta seguir la siguiente receta.

Ingredientes

  • 15 hojas de albahaca.
  • ¼ de taza de agua (62 mililitros).
  • 1 cucharada de miel (25 gramos).

Preparación

  • Tritura las hojas de albahaca.
  • A continuación, ponlas en una tela o colador fino para exprimirlas hasta obtener su jugo.
  • Vierte el líquido obtenido en el agua y agrégale la miel.

4. Agua con limón, sal y azúcar

Esta bebida combina las propiedades del limón con la sal y el azúcar y ayuda a mejorar la presión sanguínea baja, sobre todo cuando tiene que ver con la deshidratación.

Por ende, estos alimentos ayudan a recuperar el nivel de energía y, entre otras cosas, benefician la circulación y el sistema nervioso.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 mililitros).
  • ¼ de cucharadita de sal (1,2 gramos).
  • 3 cucharadas de zumo de limón (30 mililitros).
  • ½ cucharadita de azúcar o miel (2,5 gramos).
  • Opcional: 1 rodaja de limón o naranja.

Preparación

  • Agrega todos los ingredientes en la taza de agua y remuévelos hasta que queden bien integrados.
  • Bebe bien fresca o con algunos cubos de hielo. 

5. Agua para remediar al hipotensión ortostática

Si eres de las personas que sufren una bajada de presión súbita al levantarse, te puedes beneficiar de este sencillo remedio comprobado con algunos datos. Beber un vaso de agua justo antes de elevarse podría ayuda a elevar la presión en algunas personas. También es útil en caso de padecer hipotensión postprandial.

Otros consejos para controlar la presión arterial  baja

Además de estos 5 remedios naturales hay algunas prácticas que puedes incorporar a tu rutina con el mismo fin. Por ejemplo, si compruebas que tienes tendencia a tener tensión baja eres de esas personas que puede consumir sal con confianza, aunque sin incurrir en abusos. Y también te favorece mantener las piernas cruzadas al sentarte para ayudar a elevarla.

De igual modo, la alimentación y la hidratación son factores que no puedes descuidar, recuerda que no debes esperar a tener sed para tomar agua, evita caer en deshidratación porque empeorarás el cuadro de hipotensión. Hacer ejercicio con regularidad será, sin duda, una de las recomendaciones que puede indicarte el especialista para mantenerte saludable.

Ten en cuenta en esas jornadas lo siguiente: no abuses del peso a levantar, realiza siempre calentamiento previo y evita los movimientos bruscos. Sobre todo al pararte y después de haber estado largo tiempo sentado o acostado, porque interfiere en el bombeo de sangre que realiza el corazón y te puedes marear.

¿Tienes la tensión baja y te sientes mal?

Si sufres de tensión baja, te sientes mal o te has desmayado, debes acudir a consulta y comentarle a tu médico el problema. Con posterioridad deberás seguir todas sus indicaciones. De forma complementaria, recuerda mantener buenos hábitos de vida, como una dieta equilibrada y una rutina de ejercicios acorde a tus necesidades.

Te podría interesar...
Presión arterial baja: ¿Cómo regularla y qué hacer cuando baja?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Presión arterial baja: ¿Cómo regularla y qué hacer cuando baja?

La presión arterial baja puede ser una señal de que algo no anda bien en el organismo. Te contamos como detectarla y tratarla a tiempo.



  • Caprioli, J., & Coleman, A. L. (2010). Blood Pressure, Perfusion Pressure, and Glaucoma. American Journal of Ophthalmology. https://doi.org/10.1016/j.ajo.2010.01.018.
  • Clinica Mayo. Presión arterial baja (hipotensión). Julio 2021.
  • England, T. N. (2000). on Cardiovascular Events in High-Risk Patients. Blood Pressure. https://doi.org/10.1007/s00436.
  • Ha, S. K. (2014). Dietary salt intake and hypertension. Electrolyte and Blood Pressure. https://doi.org/10.5049/EBP.2014.12.1.7.
  • Lawes, C. M., Hoorn, S. Vander, & Rodgers, A. (2008). Global burden of blood-pressure-related disease, 2001. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(08)60655-8.
  • Procter L. D. Hipotensión arterial. Manual MSD.
  • Shannon J. R, Diedrich A, et al. Water drinking as a treatment for orthostatic syndromes. The American Journal of Medicine. Agosto 2002. 112 (5): 355-360.
  • World Health Organization. (2009). Global Health Risks: Mortality and burden of disease attributable to selected major risks. Geneva. https://doi.org/10.2471/BLT.09.070565.