6 hábitos que dañan tu salud pulmonar

El oxígeno es el combustible de tus pulmones. Dejar algunos malos hábitos, como fumar y llevar una vida sedentaria es fundamental para tener una buena salud pulmonar y respirar bien.
6 hábitos que dañan tu salud pulmonar
Silvia Martín Repullo

Revisado y aprobado por la farmacéutica Silvia Martín Repullo el 10 febrero, 2021.

Escrito por Solimar Cedeño, 12 diciembre, 2018

Última actualización: 10 febrero, 2021

Los pulmones son los órganos más grandes del cuerpo y su trabajo es tomar el oxígeno del aire y expulsar el dióxido de carbono. Además, permiten el correcto funcionamiento del cerebro. El problema es que, con la vida agitada que llevamos, dejamos de respirar correctamente y adoptamos algunas costumbres que afectan la salud pulmonar.

Por eso, para evitar problemas respiratorios a largo plazo es fundamental hacer ciertos ajustes en la rutina diaria. Estos, no solo contribuyen a mantener el buen funcionamiento de las vías respiratorias sino a mejorar la salud en general. Descubre cuáles son esos 6 hábitos que pueden dañar los pulmones. 

Mujer con las manos en el pecho donde hay un dibujo de sus vías respiratorias.

¿Qué hábitos dañan tu salud pulmonar?

El pulmón es un órgano de superficie extensa y vulnerable. Su función es captar oxígeno del medio ambiente para vivir y ayudar a expulsar gases dañinos para el organismo. Así, reciben el oxígeno y limpian la sangre de algunas impurezas.

Cuando hablamos de salud pulmonar, nos referimos a la prevención y el manejo de las enfermedades pulmonares, como el asma, la bronquitis o cualquier inflamación en los pulmones o vías respiratorias. No obstante, estas afecciones no se producen solas.

Por lo general, están vinculadas a malos hábitos que realizamos todos los días. Por eso, para tener una vida saludable, es importante evitar la práctica de las 6 rutinas que detallamos enseguida. ¡Respira y llena tu cuerpo de vitalidad!

Mujer joven llenando sus pulmones de aire en una pradera.

1. Falta de actividad física

Realizar actividad física no solo ayuda a tener un buen estado de salud en general sino también a que los pulmones transporten más oxígeno. De ese modo, proporcionan energía y, a la vez, eliminan mayor concentración de dióxido de carbono del organismo. 

En relación a esto, una publicación de American Lung Association señala que el ejercicio, al mejorar la condición física, hace que el cuerpo sea más eficiente para llevar oxígeno al torrente sanguíneo y  transportarlo a los músculos que lo necesitan. Este proceso hace que los pulmones sean cada vez más fuertes.

2. No hacer ejercicios de respiración

Es muy probable que en el afán del día a día se nos olvide cómo respirar de la manera adecuada. Por eso, algunas veces nos sentimos cansados sin ninguna causa aparente. Para evitarlo, lo mejor es dejar a un lado cualquier pensamiento y dedicar un momento a inhalar y exhalar el aire tranquilamente.

Los ejercicios de respiración ayudan a la salud pulmonar y aportan la calma necesaria para realizar las tareas pendientes. Así que, solo unos minutos de respiración consciente y pausada al día podrían hacer la diferencia.

3. Fumar

Para nadie es un secreto que el consumo de cigarrillo es uno de los agentes causantes de las enfermedades pulmonares. Según información de Centers for Disease Control and Prevention, fumar puede ser un factor de riesgo para la aparición de cáncer de pulmón, EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) o ataques de asma.

Evitar esta práctica es ideal para gozar de una buena salud pulmonar. Podrás respirar mejor y aumentarás tu calidad de vida. De hecho, diez años después de dejar el hábito, el riesgo de morir de cáncer de pulmón se reduce a la mitad. 

Mano sosteniendo un cigarrillo encendido.

4. No limpiar el hogar o el espacio de trabajo

La limpieza dentro del hogar y el lugar de trabajo es fundamental para evitar la aparición de enfermedades pulmonares. El hábito de tener todo desordenado y convivir con el polvo resulta muy dañino para los pulmones, a largo plazo.

Aunque la mayoría de partículas de polvo son filtradas por la nariz, un artículo de Canadian Centre for Occupational Health and Safety sugiere que aquellas que logran pasar, se acumulan en los tejidos pulmonares, lo que podría causar lesiones a este órgano.

5. No protegerse del clima

Exponerse a la lluvia o bajas temperaturas es un factor de riesgo para la aparición de gripe o virus. Antes de nada, si vas a salir y ves que el tiempo está nublado o estás en invierno, recuerda mantenerte abrigado.

Como es de esperar, una gripe mal curada o las alergias ocasionadas por los cambios de clima afectarán la salud pulmonar. Para evitar esto, abrígate y consume vitamina C para fortalecer al organismo y protegerlo de los virus que se encuentran en el ambiente.

6. Una mala alimentación

Aunque no lo creas, la mala alimentación es uno de los hábitos que dañan la salud pulmonar. Como lo indica otro artículo de American Lung Association, incluir los nutrientes adecuados en la alimentación diaria pueden favorecer la respiración y, en algunos casos, minimizar los síntomas del asma.

No olvides consumir alimentos que contengan vitamina D, ya que esta es importante para fortalecer el sistema inmunitario y ayudar a reducir la inflamación. La leche fortificada, el salmón, el jugo de naranja y el huevo son algunas de las opciones.

Por otro lado, el tocoferol, un compuesto químico de la vitamina E, contribuye a disminuir algunos síntomas del asma como la tos y los silbidos al respirar. Incluye en tu alimentación productos como las almendras, las semillas crudas, las acelgas, las hojas de mostaza, el brócoli y las avellanas.

En resumen, cambiar estos 6 hábitos puede hacer que goces de una buena salud pulmonar y respires con facilidad. Deja a un lado estas malas costumbres y bríndale al cuerpo la calidad de vida que necesita. ¡Cuida tus pulmones y respira!

Te podría interesar...
Dieta para mantener la salud de los pulmones
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Dieta para mantener la salud de los pulmones

Al igual que otros órganos como el corazón y el cerebro, los pulmones son vitales, por lo que hay que aprender a mantener la salud de los mismos.