¿Qué es la saturación de oxígeno?

01 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Los valores adecuados de saturación de oxígeno están entre el 95 % y el 100 %. Estos valores se pueden alterar en patologías respiratorias, problemas circulatorios u otras situaciones.

El oxígeno es una molécula esencial para gran parte de los seres vivos. Todas las células de nuestro cuerpo lo utilizan como combustible para poder realizar sus funciones. Por eso, la saturación de oxígeno es un patrón que podemos medir y que es muy importante.

La saturación de oxígeno se define como la fracción de hemoglobina de nuestra sangre que está unida a oxígeno y que, por tanto, lo transporta. La hemoglobina es un componente de nuestros glóbulos rojos que se encarga justamente de eso: transportar el oxígeno a todas las células.

La medición de este parámetro se ha vuelto un paso esencial en la medicina. Esto es así porque, cuando los niveles de saturación de oxígeno están por debajo de cierto porcentaje, se pone en riesgo la vida.

Este problema suele relacionarse con patologías respiratorias. Por ejemplo, el coronavirus puede alterar estos niveles complicando el cuadro clínico. Por ello, en este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre la saturación de oxígeno.

¿Qué es la saturación de oxígeno?

Como ya hemos mencionado, la saturación de oxígeno es un parámetro que hace referencia al porcentaje de hemoglobina que está unido al oxígeno. Este porcentaje puede variar en función de muchos aspectos, como por ejemplo la función respiratoria.

Se considera que los valores de saturación deben estar entre el 95 % y el 100 %. Esto es así porque, cuando se llega a cifras por debajo del 89 %, las células no pueden realizar correctamente sus funciones.

De hecho, si los niveles de saturación de oxígeno bajan durante un corto periodo de tiempo, no tiene por qué haber daños en nuestro organismo. Sin embargo, si esta situación se mantiene o se repite, sí que tiene consecuencias en los tejidos.

Cuando la saturación de oxígeno baja, se entra en un estado llamado hipoxemia. Es la forma médica de decir que los niveles de oxígeno en sangre están por debajo de la normalidad. Suele estar relacionado con problemas circulatorios o respiratorios.

hemoglobina y la saturación de oxígeno
La hemoglobina está dentro de los glóbulos rojos, y desde allí transporta el oxígeno en el cuerpo

Quizá te interese: Así afecta el coronavirus a los pulmones

¿Cómo se mide la saturación de oxígeno?

En la actualidad hay diferentes formas de medir la saturación de oxígeno. La más utilizada y accesible es mediante un dispositivo llamado pulsioxímetro. Es un pequeño aparato con forma de pinza que se puede colocar en un dedo de la mano o del pie.

El pulsioxímetro emite rayos de luz que pasan a través de la sangre y miden los niveles de oxígeno a través de la piel. Su mecanismo de funcionamiento es complejo, pero permite conocer tanto la saturación como la frecuencia cardíaca.

Otra forma de medir la saturación de oxígeno es la gasometría arterial. Es una técnica que se realiza extrayendo sangre de una arteria. Al contrario que el pulsioxímetro, esta técnica permite medir otros valores, como el porcentaje de dióxido de carbono o el pH sanguíneo.

No obstante, aunque la gasometría sea una prueba más completa, también es más compleja e invasiva. Por ello, de manera normal, lo más utilizado es el pulxioxímetro, ya que es rápido e indoloro.

oxímetro de pulso
El pulsioxímetro permite una medición indolora y rápida

Podría gustarte: Efectos de la respiración sobre el cerebro

¿Qué ocurre en situaciones de hipoxemia?

La hipoxemia puede producirse por diversos motivos. En primer lugar, porque no haya suficiente oxígeno en el aire que estamos respirando. También depende de que nuestros pulmones puedan realizar bien su función. Es decir, que inhalen correctamente el oxígeno y eliminen el dióxido de carbono.

Además, la hipoxemia puede estar causada por un problema circulatorio. Es necesario que la sangre pueda llegar a los pulmones y coger el oxígeno para transportarlo a todas las partes del cuerpo. Algunas causas concretas son el asma o las enfermedades cardíacas.

El síntoma más típico cuando baja la saturación de oxígeno es la dificultad para respirar. También puede aparecer dolor de cabeza, mareo y debilidad. Incluso, si la situación se alarga, puede haber confusión y desorientación.

¿Para qué sirve?

En principio, una persona sana no tiene por qué tener un pulsioxímetro en su casa ni controlar la saturación de oxígeno. Sin embargo, es una medición básica en cualquier nivel de atención médica, especialmente si hay algún problema respiratorio o sanguíneo.

La utilidad que han traído a la atención médica estos dispositivos pequeños y portátiles permite mejorar el diagnóstico precoz. De un solo vistazo, el médico puede contar con información importante para definir un tratamiento o una internación.

  • Gasometría Arterial, ¿Sabes Interpretarla? | Academia AMIR Enfermería. (n.d.). Retrieved March 25, 2020, from https://academiaeir.es/interpretar-una-gasometria-arterial/
  • Pulsioxímetro. (n.d.). Retrieved March 25, 2020, from https://www.thoracic.org/patients/patient-resources/resources/spanish/pulse-oximetry.pdf
  • Carrillo-Esper, Raúl, Juan José Núñez-Bacarreza, and Jorge Raúl Carrillo-Córdova. "Saturación venosa central. Conceptos actuales." Revista Mexicana de Anestesiología 30.3 (2007): 165-171.
  • Vasquez-Bonilla, Aldo Alfonso, et al. "Evaluación de parámetros fisiológicos en función de la saturación de oxigeno muscular en mujeres con sobrepeso y obesidad." RICYDE. Revista Internacional de Ciencias del Deporte 13.47 (2017): 63-77.