7 remedios para el dolor de huesos

Tanto seguir una alimentación correcta como practicar ejercicio es importante para prevenir y aliviar el dolor de huesos.
7 remedios para el dolor de huesos
Nelton Abdon Ramos Rojas

Revisado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 22 septiembre, 2022

El dolor de huesos es agudo y penetrante y suele aparecer como consecuencia de una fractura o lesión grave.

Sin embargo, con el paso de los años los huesos se debilitan y pierden densidad, lo que podría ser motivo de lesiones más frecuentes. Asimismo detrás del dolor de huesos puede haber alguna enfermedad por lo que es esencial consultar con un equipo profesional.

Según su origen, el tratamiento para paliar el dolor de huesos puede variar. Para complementarlo y mejorar el dolor más leve existen remedios caseros que se pueden aplicar con facilidad. Descubrimos algunos a continuación.

Sensibilidad y dolor de huesos

El dolor es uno de los síntomas principales de muchos problemas músculoesqueléticos. Sin embargo el óseo es menos común que el muscular y el articular.

Este puede presentarse de distintas formas: de leve a grave y agudo o de larga duración. Asimismo puede ser local o generalizado (se caracteriza como un dolor difuso).

Su causa más común son las lesiones aunque existen otras condiciones que lo pueden generar. Algunas son muy claras (como los accidentes y los traumatismos) y otras menos obvias.

Como señalan desde la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos estas son algunas de las condiciones que pueden generar dolor de huesos:

  • Fracturas óseas y traumatismos.
  • Trastornos e infecciones en los huesos (como la osteomielitis).
  • Sobrecarga.
  • Pérdida de mineralización.
  • Falta de riesgo sanguíneo (que puede aparecer a raíz de una anemia drepanocítica).
  • Cáncer en los huesos y leucemia.

Según el diagnóstico se aplica un tratamiento u otro que puede requerir medicación (para el dolor, la inflamación o las infecciones), inmovilización, tratamiento hormonal, etc.

El dolor en los huesos suele ser punzante, penetrante y sordo. Este no debería pasarse por alto y es imprescindible consultar con un/a doctor/a siempre que aparezca, sobre todo si no tiene una explicación aparente.

Remedios para el dolor de huesos

Existen algunas técnicas y terapias complementarias que pueden ayudar a reducir el dolor de huesos en determinadas circunstancias.

Todas ellas se pueden aplicar de forma sencilla pero es imprescindible saber que nunca sustituyen el tratamiento indicado ni mejoran la causa que se encuentra en el origen del dolor.

1. La vitamina D

 

Vitamina D para el dolor de huesos

La vitamina D favorece la absorción del calcio por lo que ayuda a la mineralización de los huesos. En relación al dolor de huesos, puede ayudar a los pacientes que sufren osteoporosis.

Por un lado, mejorar la salud esquelética permite reducir el riesgo de fracturas y, en consecuencia, el posible dolor.

Pero además, como señalan los autores del artículo citado, ayuda a mitigar el dolor de las mujeres que padecen osteoporosis en la menopausia y de los dolores relacionados con problemas hormonales o inmunológicos.

Entre los alimentos naturales que aportan vitamina D destacan los pescados azules. El pescado azul contiene entre un  2 y un 5 % de grasa y una buena cantidad de proteínas.

Los pescados más recomendados son:

  • Sardinas.
  • Salmón.
  • Arenque.
  • Caballa.

Te recomendamos leer: ¿Deberíamos consumir vitamina D como suplemento?

2. Aceite de bacalao

Aceite de bacalao

Extraído del hígado del bacalao, este aceite se ha usado durante mucho tiempo para tratar la artrosis, una enfermedad crónica que afecta la superficie de las articulaciones (las desgasta) y provoca dolor de huesos cuando estos se rozan.

Esto se debe a su alto contenido en ácidos grasos omega-3, encargados, según este estudio realizado por la Universidad de Chile, de la desinflamación.

Aunque antes se recomendaba para el desarrollo del sistema óseo en los niños, hoy en día se suele emplear más como suplemento para aliviar los síntomas de dolor.

3. Jengibre

Jengibre

El jengibre es una raíz con propiedades analgésicas y antinflamatorias que puede ayudar a reducir el dolor causado por enfermedades óseas como la artritis. De hecho, según este estudio realizado por la Universidad Qazvin (Irán), es igual de efectivo que el ibuprofeno.

Puede emplearse de formas distintas, aunque lo más común es tomarlo en té o aplicarlo en compresas. En ambos casos se utiliza la raíz macerada y agua caliente.

4. Ortiga

Bebida de ortiga.

La ortiga tiene propiedades diuréticas que ayudan a desinflamar las zonas afectadas por dolor articular o de huesos, tal y como asegura este estudio realizado por la Universidad Isfahan (Irán).

Lo más habitual es tomarla en infusión.

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas de ortiga (15 gramos).
  • 1 taza de agua (250 mililitros).

Preparación

  • Calentar el agua y, cuando llegue a ebullición, añadir la ortiga.
  • Dejar que repose durante 10 minutos, colar y beber la infusión.

Se recomienda beber dos tazas al día para ayudar a la circulación de la sangre.

5. Aceites esenciales

Manzanilla para dolor de huesos

Algunos aceites esenciales han demostrado mejorar determinadas propiedades óseas. De esta forma, su aplicación puede mejorar la densidad mineral y prevenir la inflamación y el estrés oxidativo.

Por esto su aplicación tópica en forma de masajes podría ayudar a mejorar el dolor en caso de fracturas y traumatismos al reducir la inflamación.

Los más usados para este fin son los de canela, tomillo, romero o jengibre. Para aplicarlos es necesario diluirlos en algún vehículo portador como aceite de almendras, de coco o de oliva.

6. Aplicación de frío y calor

Este es uno de los métodos más económicos de aliviar en dolor en algunos problemas de salud musculoesquelética como la artritis. Por este motivo se puede probar su aplicación para mejorar el dolor de huesos.

El frío reduce la hinchazón y adormece el área afectada mientras que el calor relaja los músculos, aumenta la circulación y la flexibilidad. Es preferible consultar con un/a profesional para conocer cuál de las dos opciones es más indicada según cada lesión.

7. Ejercicio físico

La actividad física y algunos ejercicios concretos pueden ayudar a reducir el dolor en caso de artritis y osteoporosis. Estos son indicados para aumentar la flexibilidad, el movimiento y fortalecer la musculatura. 

Las fracturas de vértebras y cadera debidas a la osteoporosis son una de las principales causas de pérdida de funcionalidad y deterioro de la calidad de vida.

Los ejercicios de yoga se usan como parte de la rehabilitación en pacientes con esta enfermedad. Estos afectan de forma positiva la postura, la flexibilidad y el equilibrio y podrían contribuir a mejorar el dolor crónico.

Otras técnicas como el Pilates o la gimnástica postural también pueden ser positivas. Como siempre, lo más recomendable es buscar asesoramiento personalizado antes de empezar cualquier actividad.

Qué más saber acerca de los remedios para el dolor de huesos

Como hemos visto, existen algunas alternativas, fuera de los tratamientos convencionales, para tratar de mejorar el dolor en los huesos. Pero antes de aplicarlos es importante tener en cuenta algunos aspectos:

  • Ante cualquier tipo de dolor en los huesos es imprescindible acudir al médico/a, incluso antes de aplicar estos remedios de forma paliativa. Es fundamental tener un buen diagnóstico para poder tratar la causa del dolor. Asimismo, ninguno de ellos sustituye la posible terapia indicada por el médico.
  • En general se trata de opciones seguras. No obstante es aconsejable asesorarse con un/a profesional o el equipo médico para conocer si pueden ser opciones positivas en nuestro caso y aplicarlos de la forma correcta.
  • En el caso de sufrir otras enfermedades (renales, cardíacas, diabetes, etc.) es imprescindible asesorarse antes de tomar cualquier tipo de planta, suplemento o aplicar un aceite esencial para el dolor. Además, estos no están indicados durante el embarazo, la lactancia y en niños.

En algunas ocasiones el manejo del dolor en los huesos puede necesitar una aproximación holística y combinar el tratamiento médico con fisioterapia y algunos remedios que ayuden a calmarlo.

¿Se puede prevenir el dolor de los huesos?

Sufrir una lesión, una enfermedad o una infección ósea puede ser difícil de evitar. Aun así mantener los huesos y la musculatura fuertes y sanos puede ayudar a prevenir los relacionados con la osteoporosis. También podría permitir una más pronta recuperación en caso de fractura o lesión.

Para conseguirlo es necesario:

  • Tener una dieta sana y adecuada a cada persona y su gasto energético. 
  • Obtener las cantidades diarias recomendadas de algunos nutrientes como el calcio, la vitamina D y la proteína. De forma preferente estas deben cubrirse a través de los alimentos y tomar suplementos solo en los casos indicados.
  • Perder peso si es necesario.
  • Hacer actividad física con regularidad, incluyendo ejercicios de pesas.  
  • Reducir todo lo posible la ingesta de alcohol y el tabaco.

Los remedios para el dolor de huesos son complementarios al tratamiento del problema

Estos remedios naturales pueden aliviar las molestias, pero te recomendamos acudir al médico especialista para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuado.

Te podría interesar...
7 tips para proteger tus huesos y prevenir la osteoporosis
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
7 tips para proteger tus huesos y prevenir la osteoporosis

Te compartimos 7 interesantes tips para proteger tus huesos y prevenir la osteoporosis. Ponlos en práctica todos los días.



  • Arthritis Foundation ¿Es Bueno el Té de Jengibre para la Artrosis? Formas de Consumirlo. Retrieved October 24, 2018, from https://arthritis-foundation.com/artrosis/es-bueno-el-te-de-jengibre-para-la-artrosis-formas-de-consumirlo/
  • Bouillon, R., Norman, A. W., & Lips, P. (2007). Vitamin D deficiency. The New England Journal of Medicine. https://doi.org/10.1056/NEJMc072359
  • Chircov C, Miclea I. I, et al. Essential oils for bone repair and regeneration. Mechanisms and applications. Materials. Abril 2021. 14 (8): 1867.
  • Clínica Universidad de Navarra. Cómo mejorar su artrosis. Cuidados en casa y consejos. Retrieved October 24, 2018, from https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/cuidados-casa/como-mejorar-artrosis
  • Copping, A. M. (1934). Origin of vitamin D in cod-liver oil: vitamin D content of zooplankton. The Biochemical Journal, 28(4), 1516–1520. Retrieved from http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16745541
  • Cosman, F., de Beur, S. J., LeBoff, M. S., Lewiecki, E. M., Tanner, B., Randall, S., … National Osteoporosis Foundation. (2014). Clinician’s Guide to Prevention and Treatment of Osteoporosis. Osteoporosis International : A Journal Established as Result of Cooperation between the European Foundation for Osteoporosis and the National Osteoporosis Foundation of the USA, 25 (10), 2359–2381. https://doi.org/10.1007/s00198-014-2794-2
  • Goldman H. Essential nutrients your body needs for building bones. Harvard Medical School. Enero 2022.
  • Hajhashemi V, Kloosahani V. Antinocioceptive and anti-inflammatory effects of Urtica dioica leaf extract in animal-models. Avicena Journal of Phytomedicine. Primavera 2013. 3 (2): 193-200.
  • Holick, M. F. (2007). Vitamin D Deficiency. New England Journal of Medicine, 357 (3), 266–281. https://doi.org/10.1056/NEJMra070553
  • Mayo Clinic. Insuficiencia de vitamina D – Retrieved October 24, 2018, from https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/nutrition-and-healthy-eating/expert-answers/vitamin-d-deficiency/faq-20058397
  • Moyer, V. A., & U.S. Preventive Services Task Force*. (2013). Vitamin D and calcium supplementation to prevent fractures in adults: U.S. Preventive Services Task Force recommendation statement. Annals of Internal Medicine, 158 (9), 691–696. https://doi.org/10.7326/0003-4819-158-9-201305070-00603
  • Paolucci T, Saraceni V.M, et al. Management of chronic pain in osteoporosis: challenges and solutions. Journal of Pain Research. Abril 2016. 9: 177-186.
  • Rayati F, Hajmanouchehri F, et al. Comparison of anti-inflammatory and analgesic effects og Ginger powder and Ibuprofen in post surgical pain model: a randomized, double-blind, case-control clinical-trial. Dental Research Journal. Febrero 2017. 14 (1): 1-7.
  • Tüzün S, Aktas I, et al. Yoga might be an alternative training for the quality of life and balance in postmenopausal osteoporosis. European Journal of Physical and Rehabilitation Medicine. Marzo 2010. 46 (1): 69-72.
  • Valenzuela R, Tapia G, et al. Ácidos grasos omega 3 (EPA y DHA) y su aplicación en diversas situaciones clínicas. Revista Chilena de Nutrición. Septiembre 2011. 38 (3).
  • Weaver, C. M., & Cheong, J. M. K. (2005). Soy Isoflavones and Bone Health: The Relationship Is Still Unclear. The Journal of Nutrition, 135 (5), 1243–1247. https://doi.org/10.1093/jn/135.5.1243
  • Vitamin D Deficiency. (2007). New England Journal of Medicine, 357(19), 1980–1982. https://doi.org/10.1056/NEJMc072359

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.