13 señales de cortisol alto en tu organismo

Subes de peso sin comer de más, tienes insomnio y tu piel parece más reseca, pero no sabes por qué. Quizás tienes el cortisol alto en tu cuerpo.
13 señales de cortisol alto en tu organismo
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 20 septiembre, 2023

El cortisol es una hormona que se produce en la glándula suprarrenal. Sirve para aumentar el nivel de azúcar en la sangre, entre otras funciones. Se asocia a algunas enfermedades cuando hay exceso, como el sobrepeso. El cortisol alto en el organismo se conoce como hipercortisolemia.

Si se presenta, habrá algunas situaciones que lo delatarán, como un mayor estrés corporal, aumento de peso, elevación de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca.

Los receptores del cortisol están en casi todos los tejidos del cuerpo: sistema nervioso, inmunitario, cardiovascular, respiratorio, reproductivo, musculoesquelético y tegumentario. Debido a ello, un desajuste en los niveles de la hormona puede afectar a todos estos sistemas.

¿Cuándo deben preocuparnos los niveles de cortisol?

Lo primero que hay que aclarar es que los niveles de cortisol varían a lo largo del día. De acuerdo con la evidencia, su concentración en la sangre aumenta temprano en la mañana, y alcanza su nivel máximo alrededor de las 8 a. m. Se mantiene en mayor o menor medida estable en el transcurso del día, para luego disminuir ligeramente por la noche y durante las primeras fases del sueño.

Los valores normales en la sangre oscilan entre 5 a 25 microgramos por decilitro (140 a 690 nanomoles/litro).

La hormona está relacionada con el estrés. Su liberación continúa muchas horas después de atravesar situaciones estresantes. Se distribuye a fluidos como la saliva, el líquido cefalorraquídeo, el sudor, el cabello y la orina. En la saliva está el medio más común para medirla.

En síntesis, la variación durante el día del cortisol se considera normal. Existe un problema cuando su aumento se prolonga durante días, y lo hace con independencia de los mecanismos que lo regulan.

Su alta concentración en la sangre se llama hipercortisolemia. La exposición excesiva de los tejidos a esto recibe el nombre de hipercortisolismo. Si el hipercortisolismo se mantiene, puede dar lugar al síndrome de Cushing.

Las señales más notorias de cortisol alto en el cuerpo

Aunque no se presentan en todas las personas, existen algunas señales que podrían indicarte que algo no va bien en tu organismo y que podrías tener exceso de cortisol. ¿Quieres saber cuáles? ¡Vamos a ello!

1. Aumento de peso repentino

El aumento de peso es uno de los primeros síntomas del cortisol alto en el organismo. Es más notable en la parte superior del cuerpo, debido a que la grasa se empieza a acumular en hombros, pecho y espalda.

Lo extraño de la situación es que los brazos y las piernas de la persona seguirán estando delgados. Ocurre una redistribución de la grasa corporal.

Un trabajo publicado en Progress in Cardiovascular Diseases encontró que la fructosa en el cerebro estimula una mayor liberación de cortisol, lo que podría conducir a una resistencia general a la insulina y al aumento de peso. De igual modo, cuando la hormona está elevada, aumenta el apetito por alimentos con grasas y azúcares.



2. Cambios en la piel

La piel también se ve afectada por la hipercortisolemia. Por ello, la persona puede presentar los siguientes síntomas cutáneos:

  • Acné.
  • Hematomas.
  • Lesiones púrpuras en forma de estrías en los senos, el abdomen y los muslos.

Además, según una publicación de 2018, puede generar retraso en la cicatrización a través de múltiples vías, así como alteración de la barrera cutánea y sequedad. También causa inflamación, adelgazamiento y envejecimiento prematuro de la piel.

3. Aumento del vello en ciertas zonas

En las mujeres, el cortisol elevado se asocia con el hirsutismo o la aparición de vello en exceso en zonas donde no es común. Por ejemplo, la región de la barba. En algunas ocasiones, este es el síntoma inicial que lleva a la sospecha de un síndrome de Cushing.

4. Pérdida de fuerza muscular

Existe el riesgo de que el cortisol en exceso lleve a un deterioro de los tejidos musculares. Su elevación se asocia con desgarros musculares y lesiones afines. Las concentraciones elevadas son un hallazgo en pacientes que también tienen pérdida de fuerza de agarre, sobre todo entre adultos mayores.

5. Reducción de la densidad de los huesos

Los altos niveles de cortisol en el organismo afectan la salud de los huesos. La estructura ósea se debilita y esto aumenta el riesgo de sufrir fracturas, en especial, en las costillas y la columna. Una revisión de 2008 comenta que las fracturas osteoporóticas son un síntoma clínico de hipercortisolismo asintomático, por ejemplo.

6. Deficiencias en el sistema inmunitario

El timo, una glándula fundamental en el funcionamiento del sistema de defensa en los primeros años de vida, se ve afectada por el cortisol. Esta hormona puede causar la muerte de sus células y hacer que el sistema inmunitario ataque los tejidos del cuerpo, en vez de los agentes extraños.

Asma y alergias son los síntomas más comunes de una falla en este sistema. No obstante, el problema se puede tornar aún más grave, ocsionando lupus y enfermedad de Crohn.

Recientemente, se ha sugerido en una publicación científica que el cortisol puede potenciar las respuestas inmunitarias. Así, podría encontrarse detrás de procesos inflamatorios sistémicos.

7. Humor cambiante y trastornos del ánimo

La ansiedad es uno de los síntomas más comunes que suelen aparecer cuando alguien se ve sometido a altos niveles de estrés. De hecho, el cortisol se considera uno de los marcadores más importantes en los trastornos de ansiedad.

8. Insomnio y otros trastornos del sueño

El cortisol mantiene un ciclo de secreción que disminuye por la noche. Una revisión del 2018 apunta que la secreción diurna de cortisol ayuda a mantener el estado de vigilia, por lo que un aumento en su producción nocturna podría generar insomnio. En especial, puede hacerlo con mayor potencia en personas de la tercera edad.

Algunos expertos creen que el insomnio de las personas con diabetes se explica por esta vía, al menos en parte. Sin embargo, los resultados no son concluyentes, por lo que son necesarias más investigaciones al respecto.



9. Alteraciones en la tiroides

Un estudio publicado en Thyroid Research reseñó que existe una relación positiva entre los niveles elevados de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) y el cortisol en mujeres y hombres sanos. Los valores se mantienen aún dentro de los rangos normales, pero en personas susceptibles puede ser mayor.

De igual modo, las personas con síndrome de Cushing desarrollan una alteración en el eje hipotálamo-hipófisis-tiroides. Esto deriva en una disfunción tiroidea, la cual se acentúa en los pacientes que están bajo tratamiento. Por lo tanto, síntomas de hipotiroidismo podrían ser la fachada de un exceso de cortisol.

10. Cambios en la producción de insulina

Un trabajo publicado en PLOS ONE evaluó la relación entre los niveles altos de cortisol y la secreción de insulina. Se encontró que las personas con alteraciones en una hormona, las tienen también en la otra. El impacto parece leve, pero puede ser considerable en personas con resistencia a la insulina o con antecedentes familiares de diabetes.

11. Presión arterial alta

Si bien su impacto también es leve, existe evidencia de que los desajustes del cortisol pueden incidir en el aumento de la presión arterial. Al igual que en el caso anterior, esto puede ser mayor en personas predispuestas o que ya tienen diagnóstico de hipertensión arterial.

12. Complicaciones cardiovasculares

Algunos de los síntomas de cortisol alto en el organismo que hemos mencionado favorecen el desarrollo de problemas cardíacos. Por ejemplo, la obesidad y la presión arterial elevada.

13. Dolor de cabeza

Una publicación en Therapeutic advances in chronic disease estableció que las personas con migraña crónica tienen niveles más altos de cortisol. No se sabe muy bien si esto es una consecuencia de la migraña en sí misma o al revés. En todo caso, una elevación permanente de la hormona podría generar pequeños dolores de cabeza, como ocurre durante el estrés.

¿Qué hacer en caso de tener un nivel de cortisol alto?

Si consideras que presentas una o varias de las señales mencionadas, consulta con tu médico. De esta manera, podrás saber si tienes los niveles de cortisol altos en tu organismo. En caso que te indiquen una prueba, la misma se suele hacer por la mañana.

Ten en cuenta que un valor elevado el cortisol alto no se explica solo por el síndrome de Cushing. Los periodos estresantes en el trabajo, el estudio y la vida familiar son suficientes para explicar el desajuste.

Algunas enfermedades subyacentes también pueden ser un catalizador. Se ha sugerido que los medicamentos anticonceptivos también pueden elevar los niveles, así como el empleo de corticosteroides por otras razones.

Pero más allá del diagnóstico médico y de un posible tratamiento, ¿hay algo que puedas hacer para reducir el exceso de cortisol en tu cuerpo? ¿O algo que puedas practicar para prevenir este desajuste? Veamos.

Intenta dormir más

Cuida tu higiene del sueño, mantén los horarios, realiza rituales para relajarte antes de dormir, cena ligero y preferiblemente 3 horas antes de irte a la cama. Ten en cuenta que, aparte de reducir los niveles de cortisol en el organismo, disfrutar de un buen descanso nocturno te traerá más salud general.

Mantén una alimentación equilibrada

Elabora una dieta rica en alimentos nutritivos y deja de lado las bebidas industriales, los procesados, los congelados y afines. Consume frutas y verduras a diario.

Reduce el café

La cafeína tiende a aumentar el nivel de cortisol en la sangre en personas en reposo o bajo estrés. Los efectos, en algunos casos, pueden durar 18 horas. Así que menos tazas de café al día podrían contribuir.

Haz ejercicio

A los conocidos beneficios de tener una rutina regular de ejercicios, hay que añadir el balance hormonal. Además, ejercitarse es una forma de liberar tensiones y reducir el estrés.

Evita el consumo crónico de alcohol

Esta sustancia también promueve la elevación del cortisol a través de la estimulación del eje hipotálamo-hipófisis-glándula suprarrenal, de acuerdo con una investigación publicada por The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.

Otras cosas que puedes hacer para reducir el cortisol alto en el organismo

Una de las formas de evitar que el nivel de cortisol alto te juegue malas pasadas es no permitir que las situaciones estresantes te superen. Aprende técnicas de respiración y utilízalas. Medita a diario, juega, pasea y también acaricia a tu mascota.

Procura distraerte de tus preocupaciones cotidianas. Escucha música, mira alguna película divertida, lee un libro, comparte un buen rato con amigos o familiares.

Recuerda que los síntomas descritos antes se pueden explicar por muchas razones. Lo mejor que puedes hacer es consultar con un profesional si tienes dudas.

Te podría interesar...
¿Cuáles son los órganos dañados cuando sufres demasiado estrés?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cuáles son los órganos dañados cuando sufres demasiado estrés?

El exceso de estrés está asociado con la alteración del funcionamiento de diferentes órganos de nuestro cuerpo. Descubre cuáles son los órganos afe...


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Amasi-Hartoonian, N., Sforzini, L., Cattaneo, A., & Pariante, C. M. (2022). Cause or consequence? Understanding the role of cortisol in the increased inflammation observed in depression. Current Opinion in Endocrine and Metabolic Research24, 100356. https://doi.org/10.1016/j.coemr.2022.100356.
  • Badrick, E., Bobak, M., Britton, A., Kirschbaum, C., Marmot, M., & Kumari, M. (2008). The Relationship between Alcohol Consumption and Cortisol Secretion in an Aging Cohort. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism93(3), 750-757. https://doi.org/10.1210/jc.2007-0737.
  • Çay, M. (2017). The Effect of Cortisol Level Increasing Due to Stress in Healthy Young Individuals on Dynamic and Static Balance Scores. Northern Clinics of Istanbulhttps://doi.org/10.14744/nci.2017.42103
  • Chen, Y., & Lyga, J. (2014). Brain-Skin Connection: Stress, Inflammation and Skin Aging. Inflammation & Allergy-Drug Targets13(3), 177-190. https://doi.org/10.2174/1871528113666140522104422
  • Chiodini, I., Scillitani, A. (2008). Role of cortisol hypersecretion in the pathogenesis of osteoporosis. Recenti Prog Med, 99(6), 309-13. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18710063/
  • Choe, S. J., Kim, D., Kim, E. J., Ahn, J. S., Choi, E. J., Son, E. D., Lee, T. R., & Choi, E. H. (2018). Psychological Stress Deteriorates Skin Barrier Function by Activating 11β-Hydroxysteroid Dehydrogenase 1 and the HPA Axis. Scientific Reports8(1). https://doi.org/10.1038/s41598-018-24653-z
  • Dziurkowska, E., & Wesolowski, M. (2021). Cortisol as a Biomarker of Mental Disorder Severity. Journal of Clinical Medicine10(21), 5204. https://doi.org/10.3390/jcm10215204.
  • DiNicolantonio, J. J., Mehta, V., Onkaramurthy, N., & O’Keefe, J. H. (2018). Fructose-induced inflammation and increased cortisol: A new mechanism for how sugar induces visceral adiposity. Progress in Cardiovascular Diseases61(1), 3-9. https://doi.org/10.1016/j.pcad.2017.12.001
  • Haddad, C., Courand, P. Y., Berge, C., Harbaoui, B., & Lantelme, P. (2021). Impact of cortisol on blood pressure and hypertension-mediated organ damage in hypertensive patients. Journal of Hypertension39(7), 1412-1420. https://doi.org/10.1097/hjh.0000000000002801.
  • Hertel, J., König, J., Homuth, G., Van der Auwera, S., Wittfeld, K., Pietzner, M., Kacprowski, T., Pfeiffer, L., Kretschmer, A., Waldenberger, M., Kastenmüller, G., Artati, A., Suhre, K., Adamski, J., Langner, S., Völker, U., Völzke, H., Nauck, M., Friedrich, N., & Grabe, H. J. (2017). Evidence for Stress-like Alterations in the HPA-Axis in Women Taking Oral Contraceptives. Scientific Reports7(1). https://doi.org/10.1038/s41598-017-13927-7.
  • Hewagalamulage, S., Lee, T., Clarke, I., & Henry, B. (2016). Stress, cortisol, and obesity: a role for cortisol responsiveness in identifying individuals prone to obesity. Domestic Animal Endocrinology56, S112-S120. https://doi.org/10.1016/j.domaniend.2016.03.004
  • Hackett, R. A., Dal, Z., & Steptoe, A. (2020). The relationship between sleep problems and cortisol in people with type 2 diabetes. Psychoneuroendocrinology117, 104688. https://doi.org/10.1016/j.psyneuen.2020.104688.
  • Kamba, A., Daimon, M., Murakami, H., Otaka, H., Matsuki, K., Sato, E., Tanabe, J., Takayasu, S., Matsuhashi, Y., Yanagimachi, M., Terui, K., Kageyama, K., Tokuda, I., Takahashi, I., & Nakaji, S. (2016). Association between Higher Serum Cortisol Levels and Decreased Insulin Secretion in a General Population. PLOS ONE11(11), e0166077. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0166077.
  • Jones, C., & Gwenin, C. (2020). Cortisol level dysregulation and its prevalence—Is it nature’s alarm clock? Physiological Reports8(24). https://doi.org/10.14814/phy2.14644.
  • Lovallo, W. R., Whitsett, T. L., al’Absi, M., Sung, B. H., Vincent, A. S., & Wilson, M. F. (2005). Caffeine Stimulation of Cortisol Secretion Across the Waking Hours in Relation to Caffeine Intake Levels. Psychosomatic Medicine67(5), 734-739. https://doi.org/10.1097/01.psy.0000181270.20036.06.
  • Lee, D. Y., Kim, E., & Choi, M. H. (2015). Technical and clinical aspects of cortisol as a biochemical marker of chronic stress. BMB Reports48(4), 209-216. https://doi.org/10.5483/bmbrep.2015.48.4.275
  • Paragliola, R. M., Corsello, A., Papi, G., Pontecorvi, A., & Corsello, S. M. (2021). Cushing's Syndrome Effects on the Thyroid. International journal of molecular sciences22(6), 3131. https://doi.org/10.3390/ijms22063131
  • Paragliola, R. M., Corsello, A., Papi, G., Pontecorvi, A., & Corsello, S. M. (2021). Cushing’s Syndrome Effects on the Thyroid. International Journal of Molecular Sciences22(6), 3131. https://doi.org/10.3390/ijms22063131.
  • Peeters, G. M. E. E., van Schoor, N. M., van Rossum, E. F. C., Visser, M., & Lips, P. (2008). The relationship between cortisol, muscle mass and muscle strength in older persons and the role of genetic variations in the glucocorticoid receptor. Clinical Endocrinology69(4), 673-682. https://doi.org/10.1111/j.1365-2265.2008.03212.x.
  • Thau L, Gandhi J, Sharma S. Physiology, Cortisol. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK538239/
  • Uwaifo GI, Hura DE. Hypercortisolism. [Updated 2022 Jul 4]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK551526/
  • Vargas, I., Vgontzas, A. N., Abelson, J. L., Faghih, R. T., Morales, K. H., & Perlis, M. L. (2018). Altered ultradian cortisol rhythmicity as a potential neurobiologic substrate for chronic insomnia. Sleep Medicine Reviews41, 234-243. https://doi.org/10.1016/j.smrv.2018.03.003.
  • Walter, K. N., Corwin, E. J., Ulbrecht, J., Demers, L. M., Bennett, J. M., Whetzel, C. A., & Klein, L. C. (2012). Elevated thyroid stimulating hormone is associated with elevated cortisol in healthy young men and women. Thyroid research5(1), 1-6.
  • Walter, K. N., Corwin, E. J., Ulbrecht, J., Demers, L. M., Bennett, J. M., Whetzel, C. A., & Klein, L. C. (2012). Elevated thyroid stimulating hormone is associated with elevated cortisol in healthy young men and women. Thyroid Research5(1). https://doi.org/10.1186/1756-6614-5-13.
  • Whitworth, J. A., Williamson, P. M., Mangos, G., & Kelly, J. J. (2005). Cardiovascular consequences of cortisol excess. Vascular Health and Risk Management1(4), 291-299. https://doi.org/10.2147/vhrm.2005.1.4.291.
  • Woldeamanuel, Y. W., Sanjanwala, B. M., & Cowan, R. P. (2020). Endogenous glucocorticoids may serve as biomarkers for migraine chronification. Therapeutic Advances in Chronic Disease11, 204062232093979. https://doi.org/10.1177/2040622320939793.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.