6 tips para estimular el punto G de la mujer

Que ella está relajada en el acto sexual es clave para lograr alcanzar el orgasmo. Aprende a estimular el punto G para que sienta el máximo placer.
6 tips para estimular el punto G de la mujer

Escrito por Carolina Betancourth, 05 febrero, 2018

Última actualización: 25 octubre, 2020

Aprender a estimular de forma correcta el punto G de la mujer ha sido un misterio durante décadas. De hecho, aún hoy resulta un tema controversial entre los expertos en sexo; ya que no todos reconocen su existencia. Ahora bien, más allá de si es un mito o no, interesa seguir buscándolo con el objetivo de explorar diversas formas de placer.

Para ello se han recomendado trucos y técnicas que permiten estimularlo, pero no hay que ir con prisas. A continuación, te queremos compartir 6 tips para ayudarte a lograr este objetivo. ¡No te los pierdas!

El punto G

Se dice que el punto G de la mujer es una zona ultrasensible que se encuentra ubicada en la pared vaginal frontal, a unos 5 centímetros de la entrada. Es una de las áreas erógenas más importantes y su estimulación, tal y como explica un artículo publicado por la Revista de terapia sexual y marital, es capaz de causar una fuerte excitación representada por medio de orgasmos.

 

El punto G

Se percibe con facilidad cuando ella está demasiado excitada. Esto sucede porque las glándulas de la zona se hinchan y adquieren una textura rugosa, similar a la forma de una mora.

Tips para estimular el punto G de la mujer y disfrutar en la cama

Apunta los siguientes consejos para que ella llegue al éxtasis consiguiendo un placer irresistible. Sigue los pasos:

1. Ubicar el punto G

Para empezar a disfrutar de los placeres que se desencadenan a partir del punto G, es fundamental ubicarlo bien antes de querer estimularlo.

Hay que tener en cuenta que se sitúa en la pared anterior de la vagina, detrás del hueso del pubis. No obstante, una investigación publicada en 2010 por The Journal of Sexual Medicine explica que, dependiendo de cada quien, en unos casos está “a mitad de camino” entre la entrada y el fondo; y en otros lo tienen justo cerca del fondo.

  • Para encontrarlo lo ideal es introducir el dedo en la vagina, palpando a unos 4 o 5 centímetros. Tras ubicar una zona más bien rugosa, inicia esta experiencia.
  • Al tocarlo se puede sentir como un deseo de orinar y un endurecimiento de la zona debido al flujo sanguíneo.

2. Estimular el clítoris

La sensibilidad del punto G es superior cuando antes se estimula el clítoris. De hecho, cuando hay dificultades para encontrarlo, este tipo de provocación previa puede facilitar su detección.

  • Los movimientos lentos y circulares con el dedo o la lengua pueden ser suficientes para aumentar la sensibilidad de esta zona. Lo ideal es masajearlo hasta que la excitación sea notoria.

3. Mover los dedos

El movimiento de los dedos sobre el punto G es determinante para desencadenar el placer. Mientras que una presión constante resulta incómoda, los toques intermitentes son excitantes.

Cómo encontrar el punto G

La forma más común de moverlos es imitando el gesto de “ven aquí”. Al curvar y extender los dedos a diferentes ritmos, la sensibilidad de la zona incrementa de manera sorprendente.

4. Probar diferentes posturas para estimular el punto G de la mujer

Puede que algunas prefieran iniciar la experiencia con la clásica posición tumbadas de espaldas. No obstante, para elevar el placer, hay posturas más favorables que permiten acceder con más precisión a la zona.

  • Una de las formas recomendadas es la posición de perrito. En esta, el hombre puede trabajar desde atrás; alcanzando con facilidad la zona anterior de la vagina. De hecho, desde esta postura también es capaz de estimular la zona con su pene erecto.
  • Otra posición excitante es la mariposa. Ella se pone al borde de la cama o en una superficie firme, mientras él realiza el trabajo de pie.

Por supuesto, además de las posturas sugeridas, te aconsejamos que ambos experimenten hasta encontrar las que consideren más cómodas y efectivas. ¡Hay variedad para elegir!

5. Utilizar un juguete sexual

Como has comprobado, es posible estimular el punto G con los dedos o el pene erecto.

Juguete sexual

Sin embargo, hay juguetes sexuales cuya forma resulta idónea para elevar el placer al hacer contacto con esta zona.

  • Con este fin, lo ideal es elegir aquellos dildos con extremos curvados y texturas irregulares.
  • También resulta conveniente usar los que ofrecen doble estimulación: punto G y clítoris.

6. Presionar con suavidad

Existen mujeres que sienten más placer cuando se presiona el punto G en lugar de masajearlo. Pero, dado que cada quien lo percibe de una manera, es importante practicarlo con una buena comunicación.

  • Teniendo en cuenta que el área se rodea de terminaciones nerviosas, la presión debe ser suave para que no genere dolor.
  • Se puede hacer con uno o dos dedos mientras se comprueba cómo se siente ella.
  • Si resulta incómodo, lo mejor es probar mediante masajes o toques suaves.
  • Mientras se hace esta presión se puede mejorar la experiencia estimulando el clítoris con la lengua.

Tranquilidad al estimular el punto G de la mujer, no debe confundirse con ganas de orinar

Es probable que las experiencias que se derivan de la estimulación del punto G varíen en cada mujer. En cualquier caso, es importante que ella esté relajada.

Al obsesionarse con encontrarlo quizás genere un efecto contrario al placer. Asimismo, investigadores de la Universidad Estatal de Florida indican que en algún momento se puede sentir una sensación parecida a la de querer orinar.

Sin embargo, en este punto es posible que ella esté cerca de tener una eyaculación femenina. Para que no se frustre, es clave seguir disfrutando de las sensaciones; y una forma de evitar esta duda es vaciando la vejiga antes de iniciar el encuentro sexual.

Te podría interesar...
Fisiología del orgasmo femenino
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Fisiología del orgasmo femenino

La fisiología del orgasmo femenino es compleja y variable. Involucra procesos en los órganos genitales y en otras zonas del cuerpo



  • Almte, H. y Hoch, Z. (2008). El “punto g” y la “eyaculación femenina”: una valoración actual. Revista de terapia sexual y marital, 12 (3), 211–220. https://doi.org/10.1080/00926238608415407
  • Darling, CA, Davidson, JK, Sr. y Conway-Welch, C. (1990). Eyaculación femenina: orígenes percibidos, la mancha / área de Grafenberg y la capacidad de respuesta sexual. Archives of Sexual Behavior, 19 (1), 29–47. https://doi.org/10.1007/bf01541824
  • Jannini, EA, Whipple, B., Kingsberg, SA, Buisson, O., Foldès, P. y Vardi, Y. (2010). ¿Quién le teme al punto G? The Journal of Sexual Medicine, 7 (1), 25–34. https://doi.org/10.1111/j.1743-6109.2009.01613.x
  • Kilchevsky, A., Vardi, Y., Lowenstein, L. y Gruenwald, I. (2012). ¿Es el punto G femenino realmente una entidad anatómica distinta? The Journal of Sexual Medicine, 9 (3), 719–726. https://doi.org/10.1111/j.1743-6109.2011.02623.x