Postura del perrito: todo lo que hay que saber sobre esta posición sexual

El perrito es una de las posturas sexuales más placenteras si se hace de la manera correcta, siempre de forma segura y teniendo en cuenta la buena comunicación con la pareja.
Postura del perrito: todo lo que hay que saber sobre esta posición sexual
Isbelia Esther Farías López

Escrito y verificado por la filósofa Isbelia Esther Farías López.

Última actualización: 30 septiembre, 2022

Casi todos conocen la postura del perrito, aunque tan solo sea por el nombre. En esta, el ritmo, la profundidad y los movimientos los dirige, casi siempre, quien realiza la penetración, mientras que el otro integrante de la pareja se deja llevar y se entrega al placer.

Si bien es una posición fácil de realizar, algunas veces puede resultar dolorosa, ya que la penetración es profunda. Por eso, la comunicación es fundamental. A continuación, te contamos todo lo que debes saber si estás interesado en cumplir tu fantasía.

¿Cuál es la técnica de la postura del perrito?

postura perrito

Para hacerlo de la manera correcta, uno de los integrantes de la pareja se debe colocar en ‘cuatro patas’ y, el otro, se ubica por detrás de este con sus genitales a la altura de las caderas. Una variante es que la persona se arrodilla por detrás, buscando una dirección más recta. Mientras tanto, ambos realizan movimientos para llegar al clímax.

Siempre hay posibilidad de hacer cambios en la postura sexual para buscar mayor comodidad. En cualquiera de ellas, se aconseja utilizar las manos para estimular zonas erógenas mientras se produce la penetración. Asimismo, la postura del perrito permite practicar el sexo vaginal o anal. Esto depende de los hábitos y gustos de cada pareja.

Uno de los cambios más comunes que se le pueden aplicar a esta postura se denomina el perrito profundo. Para aplicar esta variación, la persona que se encuentra en ‘cuatro patas’ deberá flexionar los codos y elevar su pelvis lo más que pueda hacia su pareja. A su vez, quien se encuentre detrás, deberá agarrar la cadera de su pareja y llevarla hacia él con cada penetración.

Beneficios de la postura del perrito

Si bien esta postura suena muy interesante, lo cierto es que, en ocasiones, puede llegar a ser muy dolorosa y poco placentera. Para disfrutarla al máximo es importante reconocer los límites y aumentar la intensidad de forma gradual. Si lo haces bien, lo más probable es que goces de los siguientes beneficios:

  • Buena probabilidad de tener un orgasmo. De acuerdo a los movimientos y la potencia se pueden estimular diferentes puntos. De hecho, algunas personas afirman que es una manera de asegurar el orgasmo femenino y masculino más rápido.
  • Experimentar más placer, ya que permite realizar al mismo tiempo caricias en el resto del cuerpo, como el clítoris o el pene.
  • Alimentar las fantasías sexuales y los juegos eróticos, ambos muy recomendados para mantener viva la llama de la pasión.
  • El que se ubica por detrás tiene una visión absoluta de la penetración, lo que resulta realmente excitante. Asimismo, el sentido de la vista y del tacto lo seducen desde un ángulo muy sensual.
  • La persona que recibe la penetración puede relajarse y hacer todas las expresiones que surjan de este momento tan placentero, sin que vean su rostro.
  • A diferencia de otras posturas sexuales, ninguno debe soportar el peso del otro sobre su cuerpo.

Desventajas de la postura del perrito

Adicional a esto, la persona que está dando la espalda tiene poco acceso al cuerpo de su compañero. Sin embargo, si lo desea, puede tocar el pene y los testículos al momento de la penetración. Esto también ayudará a que el acto sea aún más agradable.

Por su parte, la postura del perrito se encuentra entre las principales causas relacionadas con la fractura de pene cuando no se realiza de forma adecuada. Un estudio de International Journal of Impotence Research que involucraba 90 hombres con esta lesión demostró que 37 de los casos ocurrieron durante esta postura sexual.

Lee también: Descubre 7 posturas para lograr una penetración profunda

¿Qué debes tener en cuenta para evitar el dolor en la postura?

Para lograr un verdadero placer es necesario que las dos personas sepan identificar si existe alguna molestia y revisar la posición. Muchas veces, se puede producir dolor por el roce del pene o la profundidad de la penetración.

Por eso, si notan alguna incomodidad, lo mejor es bajar el ritmo hasta que ambos se sientan cómodos. Por otro lado, se puede recurrir a algún lubricante para facilitar el movimiento y el placer. Escoge el que más se adapte a tus necesidades.

Una posición inadecuada de la espalda también puede generar dolor en la postura del perrito. Por ello se recomienda que la persona que se encuentre abajo coloque la espalda recta y eleve la pelvis hacia arriba. Este simple hecho modificará la orientación de la vagina o del ano y la trayectoria de la penetración, pudiendo eliminar el dolor.

Cuando las pelvis se encuentran a distinta altura también puede aparecer dolor durante la penetración. Por fortuna, la solución es muy simple, únicamente será necesario colocarse una almohada en las rodillas. De esta manera, la altura se corregirá y volverá el placer que genera la posición.

Una posición que garantiza el placer

Como puedes ver, la postura sexual del perrito es muy fácil de realizar y, aunque posee ciertas desventajas, los beneficios asociados son increíbles. Se trata de una de las posiciones en las que es más fácil que la persona dominada llegue al orgasmo, mientras que le ofrece a la persona dominante una gran visión de la penetración.

Por último, vale la pena mencionar que, aunque a veces es un tema tabú para algunos, el sexo es un juego para buscar placer; diferentes posturas tendrán dominantes y dominados, y eso está bien. Si es aceptado por ambos, se entiende solo como tal: un acto sexual placentero y con todos los condimentos necesarios para querer hacerlo más de una vez.



  • Barros R, Schulze L, Ornellas AA, Koifman L, Favorito LA. Relationship between sexual position and severity of penile fracture. Int J Impot Res. 2017 Sep;29(5):207-209.