Acebo: beneficios, usos y contraindicaciones

Daniela Andarcia·
16 Enero, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la farmacéutica Franciele Rohor de Souza al
15 Enero, 2021
En la medicina popular, el acebo es utilizado para controlar la presión arterial y mejorar la circulación. Veamos en detalle otros de sus beneficios y contraindicaciones, considerando su toxicidad.

El acebo, también conocido como Ilex aquifolium, es un arbusto o árbol pequeño que mide entre 6 a 15 metros. Es fácil de reconocer por su forma piramidal, tronco liso de color gris oscuro y hojas ovaladas con un borde espinoso.

Los frutos son otra característica que destaca. Estos suelen ser de color rojo o amarillo brillante y resultan tóxicos. Se estima que solo basta con comer entre 20 a 30 para causar la muerte de un adulto.

A pesar de esto, sus hojas y otras partes de la planta se utilizan con fines medicinales. Sus beneficios se vinculan al tratamiento de la fiebre y el resfriado común. Veamos en detalle cómo puede mejorar la salud, así como sus posibles efectos adversos.

Beneficios del acebo

Las hojas de acebo tienen compuestos activos (triterpenos, flavonoides, fitoesteroles, cafeína, entre otros) que aportan gran cantidad de beneficios a la salud. La medicina tradicional suele utilizarlas para la presión arterial alta y atribuyéndole una supuesta mejora de la circulación.

Del mismo modo, actúan como un remedio herbal que podría controlar la fiebre, ayudar en el resfriado común, la bronquitis, el reumatismo y algunos problemas digestivos. También se cree que tiene un efecto calmante, por lo que sería capaz de aliviar el dolor y la inflamación de las articulaciones.

Por su parte, el extracto de hoja de acebo es recomendado por los médicos naturistas para disminuir la ictericia, una coloración amarillenta de la piel y los ojos que se produce por la acumulación de bilirrubina en la sangre y que está vinculada con un trastorno del hígado, la vesícula biliar o el páncreas.

Otras bondades que se le atribuyen al acebo incluyen la prevención y tratamiento de enfermedades cardíacas, así como una reducción en la sensación de mareo.

Ictericia en un hombre.
La ictericia es la coloración amarillenta de la piel y de las mucosas, originada en problemas hepáticos.

Lee también: ¿Cuál es la diferencia entre vértigo y mareo?

Usos del acebo

El acebo cumple un papel importante en la tradición católica. La leyenda cuenta que la corona de espinas usada por Jesús durante la crucifixión fue hecha con ramas de este arbusto y los frutos rojos simbolizarían su sangre.

Asimismo, existen otros mitos que mencionan que el acebo surgió por primera vez de las huellas de Jesucristo y que las espinas de sus hojas y el rojo de sus frutos representan el sufrimiento.

En ese sentido, no es de extrañar que esta planta haya sido utilizada para rituales religiosos durante miles de años. Incluso, es una tradición hacer adornos navideños con acebo, ya que se tiene la creencia de que brindan felicidad y buena voluntad.

Sin embargo, estos no son todos los usos del arbusto. La madera de acebo es apreciada por su calidad y suele emplearse en la elaboración de tableros de juegos, culatas de escopetas y mangos de herramientas. La corteza, por su parte, es esencial en la creación de la hisca o liga para cazar pájaros, una forma de cacería que data del siglo XVIII.

En cuanto a sus usos medicinales, además de los mencionados, el acebo podría prescribirse como purgante. No obstante, esta práctica ha quedado en desuso, ya que preparar un brebaje con los frutos del árbol puede tener consecuencias fatales, debido a la toxicidad.

¿De qué forma se puede preparar?

Los beneficios del acebo se pueden obtener de distintas formas. Aunque las más comunes son la decocción o la tintura, existen otras que dependen de lo que se vaya a abordar.

Por ejemplo, si quieres aprovechar el efecto tranquilizante debes preparar una infusión. Para ello agrega 2 cucharadas de hojas secas de acebo en agua hirviendo por 10 minutos.

En caso de que quieras aliviar los síntomas del reumatismo, la mejor opción es preparar una decocción. Solo tienes que agregar 3 cucharadas de raíces secas por litro de agua y hervir por un lapso de 30 minutos.

Finalmente, si deseas utilizarlo como diurético, también deberás hacer una decocción, pero en esta oportunidad tendrás que agregar 4 cucharadas y seguir la dosis recomendada de 3 tazas al día.

Contraindicaciones

Dadas las propiedades del acebo, su consumo se debe hacer con cuidado y bajo supervisión. En general, no se recomienda a personas alérgicas a los componentes presentes en hojas y frutos, mujeres embarazadas, lactantes y niños menores de 10 años.

Ahora bien, los frutos deben evitarse. Como hemos visto, poseen una alta toxicidad que incluso en dosis bajas le confieren un poderoso efecto purgante. En dosis más altas provoca diarrea, vómitos, convulsiones e incluso la muerte.

Frutos del acebo.
El acebo tiene un fruto que puede ser tóxico cuando se superan determinadas dosis, ocasionando hasta la muerte.

Descubre: Causas y tratamiento de las convulsiones

El acebo no es solo medicinal

El Ilex aquifolium es un arbusto de crecimiento lento que puede llegar a medir hasta 15 metros. Se reconoce con facilidad gracias a su forma de pirámide, tronco de color gris verdoso y hojas con espinas. También destacan sus bayas de color rojo vivo cuya toxicidad puede ser mortal.

Las hojas del acebo, por otra parte, tienen varios usos medicinales. Se han empleado para tratar resfriados y bajar la fiebre, hasta ayudar en el control de la presión arterial, mejorar la circulación y prevenir enfermedades cardíacas.

Por los posibles riesgos de este árbol es que su consumo siempre debe ser controlado y supervisado. No se recomienda a alérgicos, mujeres embarazadas, en periodo de lactancia y niños menores de 10 años.

  • Courtemanche, J., & Peterson, R. G. (2006). Beware the mistletoe. CMAJ : Canadian Medical Association journal = journal de l'Association medicale canadienne, 175(12), 1523–1524. https://doi.org/10.1503/cmaj.061432
  • Noratto, G. D., Kim, Y., Talcott, S. T., & Mertens-Talcott, S. U. (2011). Flavonol-rich fractions of yaupon holly leaves (Ilex vomitoria, Aquifoliaceae) induce microRNA-146a and have anti-inflammatory and chemopreventive effects in intestinal myofibroblast CCD-18Co cells. Fitoterapia, 82(4), 557–569. https://doi.org/10.1016/j.fitote.2011.01.013
  • Xu, X., Hua, H., Wang, L., He, P., Zhang, L., Qin, Q., Yu, C., Wang, X., Zhang, G., & Liu, Y. (2020). Holly polyphenols alleviate intestinal inflammation and alter microbiota composition in lipopolysaccharide-challenged pigs. The British journal of nutrition, 123(8), 881–891. https://doi.org/10.1017/S0007114520000082