Aceite de jengibre: beneficios y cómo prepararlo en casa

Daniela Andarcia·
12 Marzo, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la farmacéutica Franciele Rohor de Souza al
11 Marzo, 2021
El aceite de jengibre puede ayudar en los problemas digestivos, aliviar la artritis y mejorar la piel. Descubre sus usos, beneficios y cómo prepararlo en casa.

El jengibre, cuyo nombre científico corresponde a Zingiber officinale, es una planta apreciada por sus usos medicinales y culinarios. La parte más utilizada del kion, como también se le conoce en Perú, es el rizoma, un tallo subterráneo que crece de forma horizontal y se utiliza para preparar té y condimentar las comidas a partir de cubitos, ralladura o aceite.

Por su parte, sus usos terapéuticos más extendidos incluyen tratar problemas digestivos, aliviar los dolores de la artritis y eliminar las náuseas causadas por los mareos y el embarazo. Te mostramos otras formas en las que el jengibre y su aceite pueden contribuir a tu salud.

¿Qué es el aceite de jengibre?

El aceite de jengibre es un líquido graso que se obtiene a partir de someter el rizoma de la planta del mismo nombre a un proceso de destilación. En general, es un aceite concentrado, de color amarillo y cuyo aroma se caracteriza por ser fuerte y picante. Sus usos abarcan las industrias médica y cosmetológica.

¿Qué beneficios tiene el aceite de jengibre?

Aunque muchas de las bondades atribuidas al aceite de jengibre son por evidencia anecdótica, también hay investigaciones que certifican las formas en las que puede mejorar la salud. Veamos algunas.

1. Antiinflamatorio natural

Un estudio publicado en Journal of Oleo Science demostró que el aceite de jengibre tiene propiedades antiinflamatorias, capaces de prevenir los cambios en la función renal que se asocian a la inflamación. Del mismo modo, podría proteger a los riñones de roedores intoxicados con cadmio.

Por otro lado, una investigación en ratas con artritis reumatoide encontró que, aunque una inyección de aceite de jengibre no pudo reducir la inflamación aguda sufrida en las articulaciones, sí logró eliminar la inflamación crónica.

Finalmente, otra investigación publicada en la revista Journal of Medicinal Food sugirió que agregar extracto de aceite de jengibre a la dieta de roedores con obesidad puede evitar el aumento de peso y reducir los marcadores de inflamación.

Ahora bien, es necesario considerar que aún se requieren investigaciones en humanos para certificar los efectos antiinflamatorios del aceite esencial de jengibre.

Jengibre en la medicina tradicional.
El jengibre tiene usos anecdóticos variados, desde su empleo como antiinflamatorio hasta el control de la náuseas.

Lee también: 6 antiinflamatorios naturales que debes conocer

2. Aliviar las náuseas

Según la medicina tradicional, inhalar el vapor del aceite de jengibre puede eliminar las náuseas. Veamos qué dice la ciencia al respecto.

Un estudio publicado en Journal of Alternative and Complementary Medicine se planteó evaluar la eficacia de este aceite contra las náuseas posoperatorias. En los resultados, los participantes manifestaron tener niveles más bajos de vómitos que aquellos que consumieron un placebo.

Por otro lado, un estudio publicado en BMC Complementary and Alternative Medicine arrojó resultados contradictorios. En esta investigación se compararon los niveles de náuseas posoperatorias en niños que inhalaron una mezcla de aceites (incluido el de jengibre) o un placebo y no se evidenciaron diferencias.

3. Cuidado de la piel y las articulaciones

De acuerdo a un estudio publicado en Journal of Cosmetic Science, el aceite de jengibre actúa como un poderoso antioxidante que, al combinarse con crema y otros aceites esenciales puede reducir las asperezas de la piel.

Por su parte, una investigación en roedores publicada en Phytotherapy Research demostró que la aplicación tópica diaria de aceite de jengibre, combinado con otros aceites esenciales, puede disminuir la gravedad y la inflamación de la artritis. Sin embargo, aún se necesitan más estudios en humanos.

Otros beneficios del aceite de jengibre

Otras ventajas vinculadas con el aceite de jengibre incluyen las siguientes:

  • Tratar el malestar estomacal y otros problemas digestivos: la medicina popular considera al aceite esencial de jengibre como uno de los mejores remedios naturales para la indigestión, la diarrea y los cólicos.
  • Promover el crecimiento del cabello: tradicionalmente, el aceite de jengibre ha sido utilizado en champús y otros productos por sus efectos supuestos en el crecimiento del cabello. Sin embargo, se encontró que uno de sus ingredientes activos, el 6-gingerol, suprimiría el crecimiento del cabello en animales.

¿Cómo se puede utilizar el aceite de jengibre?

En la cocina, el aceite de jengibre sirve para aromatizar, saborizar y enriquecer los alimentos. Dado que debe utilizarse en pocas cantidades por su carácter invasivo, la recomendación es combinarlo con otros (como el de oliva extra virgen).

Aromaterapia

Para obtener los beneficios de este aceite a través de la aromaterapia puedes utilizar un difusor o aerosol, así como realizar inhalaciones de vapor. Con el difusor solo debes seguir las instrucciones del modelo que tengas. Ten en cuenta que habrá casos en los que será necesario diluir el aceite en un poco de agua.

Ahora bien, para hacer las inhalaciones de vapor se recomienda seguir estos pasos:

  1. Calienta agua hasta que esté humeante y viértela en un envase.
  2. Añade 1 o 2 gotas de aceite de jengibre.
  3. Coloca una toalla sobre tu cabeza.
  4. Cierra los ojos, coloca la cabeza sobre el recipiente e inhala de forma profunda.

Uso tópico

Si vas a aplicar aceite de jengibre en tu piel, siempre debes diluirlo con un aceite portador. Algunos aceites que cumplen esta función son el de almendras, el de coco, el de jojoba y el de aguacate.

Efectos secundarios y precauciones

El aceite de jengibre se considera seguro y con pocos efectos secundarios. Además, debes tener en cuenta que muchos de estos son causados por desconocimiento, como es el caso de aplicar el aceite sobre la piel sin diluir. También se aconseja probar con una pequeña cantidad antes.

Por otro lado, dosis altas de este aceite pueden generar acidez, diarrea e irritación en la boca. Las mujeres embarazadas y lactantes no pueden consumirlo sin consultar con un médico. Las gestantes, en especial, no pueden tomar más de 1 gramo al día.

Los niños mayores de 2 años pueden tomarlo para aliviar las náuseas, los espasmos y los dolores de cabeza. Sin embargo, también se requiere consultar con un especialista.

Las personas medicadas con anticoagulantes tampoco deben ingerirlo sin supervisión profesional, ya que aumenta el riesgo de sangrado. Algo similar ocurre con los diabéticos e hipertensos, dado que una combinación entre los medicamentos y el aceite pueden bajar demasiado los niveles de azúcar en sangre y la presión arterial.

Aceite esencial de jengibre.
El consumo de este aceite debe limitarse en personas diabéticas e hipertensas, así como en aquellos con consumo de anticoagulantes.

¿Cómo preparar aceite de jengibre en casa?

Puedes prepararlo desde la comodidad de tu casa con estos ingredientes e instrucciones.

Ingredientes

  • Jengibre fresco.
  • Aceite de oliva.

Instrucciones

  1. Pela el jengibre, pícalo en pequeños trozos y procede a rallarlos.
  2. Añade la ralladura de jengibre a un recipiente con aceite de oliva.
  3. Mezcla, introdúcelo en el horno y déjalo por 2 horas.
  4. Mientras está en el horno, prepara un recipiente que vas a tapar con un paño blanco esterilizado.
  5. Una vez transcurridas las 2 horas, vierte la mezcla sobre el paño y exprime dentro del recipiente.
  6. Luego, traslada el aceite a un recipiente de vidrio con tapa hermética que deberás almacenar en un lugar seco y fresco.

Descubre: Preparado de jengibre y aceite de oliva para calmar el dolor

¿Qué recordar del aceite de jengibre?

Extraído a partir del rizoma de la planta del mismo nombre, el aceite de jengibre es fácil de reconocer por su olor fuerte y picante. Suele utilizarse, cuando se combina con otros aceites, para condimentar ensaladas.

Del mismo modo, se pueden obtener beneficios, como reducir la inflamación, mejorar la salud de la piel y aliviar la ansiedad, a través de su uso tópico y técnicas como la aromaterapia.

En cuanto a sus efectos secundarios, a pesar de considerarse seguro, no debe excederse su ingesta. Niños, mujeres embarazadas y lactantes deben consultar con un médico antes de iniciar su consumo.

  • Akinyemi, A. J., Faboya, O. L., Paul, A. A., Olayide, I., Faboya, O. A., & Oluwasola, T. A. (2018). Nephroprotective Effect of Essential Oils from Ginger (Zingiber officinale) and Turmeric (Curcuma longa) Rhizomes against Cadmium-induced Nephrotoxicity in Rats. Journal of oleo science, 67(10), 1339–1345. https://doi.org/10.5650/jos.ess18115
  • Funk, J. L., Frye, J. B., Oyarzo, J. N., Chen, J., Zhang, H., & Timmermann, B. N. (2016). Anti-Inflammatory Effects of the Essential Oils of Ginger (Zingiber officinale Roscoe) in Experimental Rheumatoid Arthritis. PharmaNutrition, 4(3), 123–131. https://doi.org/10.1016/j.phanu.2016.02.004
  • Oliveira, C. T., Lacerda, D. R., Zicker, M. C., Martins, L. B., Teixeira, M. M., de Araujo, R., & Ferreira, A. (2019). Ginger (Zingiber officinale Rosc.) Ameliorated Metabolic and Inflammatory Dysfunction Induced by High-Refined Carbohydrate-Containing Diet in Mice. Journal of medicinal food, 22(1), 38–45. https://doi.org/10.1089/jmf.2018.0062
  • Lee, Y. R., & Shin, H. S. (2017). Effectiveness of Ginger Essential Oil on Postoperative Nausea and Vomiting in Abdominal Surgery Patients. Journal of alternative and complementary medicine (New York, N.Y.), 23(3), 196–200. https://doi.org/10.1089/acm.2015.0328
  • Kiberd, M. B., Clarke, S. K., Chorney, J., d'Eon, B., & Wright, S. (2016). Aromatherapy for the treatment of PONV in children: a pilot RCT. BMC complementary and alternative medicine, 16(1), 450. https://doi.org/10.1186/s12906-016-1441-1
  • Leelapornpisid, P., Wickett, R. R., Chansakaow, S., & Wongwattananukul, N. (2015). Potential of native Thai aromatic plant extracts in antiwrinkle body creams. Journal of cosmetic science, 66(4), 219–231.
  • Komeh-Nkrumah, S. A., Nanjundaiah, S. M., Rajaiah, R., Yu, H., & Moudgil, K. D. (2012). Topical dermal application of essential oils attenuates the severity of adjuvant arthritis in Lewis rats. Phytotherapy research : PTR, 26(1), 54–59. https://doi.org/10.1002/ptr.3509
  • Khodaie, L., & Sadeghpoor, O. (2015). Ginger from ancient times to the new outlook. Jundishapur journal of natural pharmaceutical products, 10(1), e18402. https://doi.org/10.17795/jjnpp-18402
  • Nievergelt, A., Huonker, P., Schoop, R., Altmann, K. H., & Gertsch, J. (2010). Identification of serotonin 5-HT1A receptor partial agonists in ginger. Bioorganic & medicinal chemistry, 18(9), 3345–3351. https://doi.org/10.1016/j.bmc.2010.02.062
  • Miao, Y., Sun, Y., Wang, W., Du, B., Xiao, S. E., Hu, Y., & Hu, Z. (2013). 6-Gingerol inhibits hair shaft growth in cultured human hair follicles and modulates hair growth in mice. PloS one, 8(2), e57226. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0057226