Ácido fólico bajo: ¿por qué ocurre y cuáles son sus consecuencias?

27 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Florencia Villafañe
El ácido fólico es un nutriente esencial y su deficiencia podría acarrear complicaciones, como la anemia, los defectos del tubo neural y las malformaciones congénitas. Descubre más en este artículo.

En esta oportunidad queremos contarte cuáles son las consecuencias que acarrea tener el ácido fólico bajo y por qué ocurre. Este es un nutriente esencial que tiene acciones importantes en el cuerpo humano. Por ejemplo, sirve para producir células de la piel, las uñas y el pelo. Por ello, cuando no se aporta la cantidad necesaria pueden haber algunas complicaciones.

Esta sustancia, también conocida como vitamina B9, se encuentra en su forma inactiva (folato) en alimentos como los vegetales de hojas verdes, las legumbres y los cereales enriquecidos. Si bien se puede incorporar por medio de estos, hay algunas situaciones en las que es aconsejable recurrir a suplementos dietéticos.

¿Cuánto ácido fólico necesito?

El organismo necesita ácido fólico para producir ácido desoxirribonucleico (ADN) y otros tipos de material genético. De este modo, la cantidad diaria que el cuerpo debe ingerir depende de la edad y de la etapa de la vida que se atraviese. Las mujeres que dan el pecho y las embarazadas tienen requerimientos superiores del compuesto.

Según la evidencia científica, los adultos de ambos sexos necesitan 400 microgramos diarios de vitamina B9 y este valor aumenta a 500 0 600 microgramos en los casos mencionados.

Suplementación de ácido fólico en el embarazo.
Las embarazadas tienen requerimientos superiores de ácido fólico, por lo que son suplementadas.

Lee también: Vitaminas del complejo B: características, beneficios y funciones

¿Por qué puede haber deficiencia?

Por supuesto que, si no se consumen alimentos en los que este nutriente está presente, no se llegará a cubrir el aporte del mismo. Sin embargo, no es el único motivo por el que puede ocurrir. Según la revista Journal of Midwifery & Women’s Health existen otras causas además de la gestación y la lactancia. Entre ellas se encuentran a las siguientes:

  • Absorción intestinal inadecuada: debido a síndromes de malabsorción como enfermedad de Crohn, celiaquía o úlceras pépticas.
  • Enfermedades que aumentan los requerimientos: cáncer o enfermedad renal, sobre todo cuando se acompaña del tratamiento de hemodiálisis.
  • Alcoholismo crónico: dificulta la utilización de este compuesto.
  • Consumo de verduras con exceso de cocción: ya que el folato se destruye con facilidad.
  • Dietas restrictivas: que no incluyan un número considerable de alimentos fuente.
  • Exceso de actividad física.
  • Interacciones con medicamentos: por ejemplo la metformina, las aspirinas, los antiácidos y los anticonceptivos orales.
  • Mutaciones en los genes: los relacionados con el metabolismo o transporte de folatos.
  • Cirugía bariátrica.

¿Cuáles son las consecuencias de tener el ácido fólico bajo?

En todas estas situaciones pueden aparecer los síntomas típicos de tener el ácido fólico bajo. Según diversos estudios, las consecuencias que acarrea dicha deficiencia son variadas. Veamos a continuación con mayor detalle.

En un embarazo el ácido fólico bajo puede acarrear bajo peso al nacer, parto prematuro y malformaciones congénitas. Entre estas se destacan los defectos del tubo neural (DTN), las cardiopatías congénitas (CC) y el labio leporino. Esto es consecuencia de que los folatos desempeñan un papel crucial en la síntesis de ácidos nucleicos y la división celular.

Otro trastorno frecuente que se produce como consecuencia del ácido fólico bajo es la anemia macrocítica y megaloblástica. Esta enfermedad se caracteriza por un déficit de glóbulos rojos que adquieren un gran tamaño. Esto lleva asociado una serie de síntomas, como fatiga constante, problemas de memoria, trastornos del sueño, palidez y bajo peso.

La ciencia señala que los folatos ayudan a prevenir varios tipos de cáncer. Sin embargo, parece que este compuesto juega un doble rol, ya que la suplementación podría proteger contra la iniciación de esta patología en personas que tienen concentraciones bajas de folato en sangre, pero también facilitaría el crecimiento de lesiones tumorales cuando los niveles séricos son elevados.

Debido a que el ácido fólico es necesario para la síntesis de los neurotransmisores, las personas que tienen concentraciones bajas de estos pueden ser más propensas a tener depresión e irritabilidad. En relación a esto, se sugiere que suplementar con este nutriente ayudaría a mejorar la respuesta de los tratamientos antidepresivos.

Entre otros síntomas, la lengua se torna roja y se irrita produciendo sensación de quemazón. Además, pueden aparecer úlceras abiertas en la boca, cambios en el aspecto del cabello o las uñas y alteraciones gastrointestinales (diarrea).

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

El diagnóstico del déficit de ácido fólico se realiza mediante análisis de sangre. Se puede medir la porción líquida, es decir el suero, o bien los glóbulos rojos. Es frecuente que estos tengan un tamaño superior a lo normal.

Posteriormente hay que evaluar la causa que genera la deficiencia, para lo que puede ser necesario realizar nuevos análisis u otras pruebas. Será el profesional médico quien haga las solicitudes en base a la sospecha inicial.

Lee también: Vitaminas para tratar la ansiedad

¿Cómo se trata y previene el ácido fólico bajo?

Verduras variadas.
El ácido fólico puede obtenerse de vegetales, sobre todo aquellos con color verde intenso.

Debido a que el folato se encuentra presente en diferentes alimentos, se pueden obtener las cantidades recomendadas mediante la ingesta de los mismos. Así pues, para evitar su deficiencia lo aconsejable es consumir una dieta variada que contenga lo siguiente:

  • Hígado de res.
  • Verduras: espárragos, coles de Bruselas y hortalizas con hojas de color verde intenso, como la espinaca, la rúcula y la acelga.
  • Cereales integrales: arroz, avena, mijo, centeno y cebada.
  • Frutas y sus jugos: en especial las naranjas.
  • Frijoles y guisantes: lentejas, porotos y garbanzos.
  • Frutos secos: almendras, nueces, avellanas y maní.
  • Alimentos fortificados: harina, cereales para el desayuno, arroz y pastas. En este caso, debe estar expresado en el etiquetado nutricional.

Además de esto, se pueden emplear suplementos de folatos, siempre y cuando los recomiende el profesional. Así pues, en el caso de las mujeres que planifican la maternidad y las gestantes recientes, lo aconsejable es que consulten con el médico cuanto antes.

El ácido fólico bajo acarrea riesgos

Como verás, la vitamina B9 es fundamental para el correcto funcionamiento del organismo, desde la síntesis de células hasta el desarrollo del sistema nervioso en el feto. Por todo ello y para evitar las consecuencias que tiene no ingerir la cantidad diaria que se necesita, lo aconsejable es tener una dieta variada que incluya los alimentos mencionados.

Además, es fundamental que las mujeres embarazadas mantengan cubiertos los niveles, sobre todo durante los 3 primeros meses de gestación. Es en ellas que la suplementación está contemplada como obligatoria por los protocolos ginecológicos.

  • Castaño, E., Piñuñuri, R., Hirsch, S., & Ronco, A. M. (2017). Folatos y Embarazo, conceptos actuales:¿ Es necesaria una suplementación con Acido Fólico?. Revista chilena de pediatría88(2), 199-206.
  • Hernández Ugalde, F., Martínez Leyva, G., Rodríguez Acosta, Y., Hernández Suárez, D., Pérez García, A., & Almeida Campos, S. (2019). Ácido fólico y embarazo,¿ beneficio o riesgo?. Revista Médica Electrónica41(1), 142-155.
  • Likis, F. (2016). Folic Acid. Journal of midwifery & women's health61(6), 797-798.
  • Duque, Carlos Hernan Restrepo, et al. "Impacto de los inhibidores de la bomba de protones en los niveles de vitamina B12 en pacientes con erc estadio 5 en hemodiálisis." Acta Médica Colombiana 42.3 (2017): 172-179.
  • Arauz, Edwin, et al. "Deficiencia de Vitamina B12 relacionada al Uso de Metformina." Revista Médico Científica 33 (2020): 52-63.
  • Castaño, Erika, et al. "Folatos y Embarazo, conceptos actuales:¿ Es necesaria una suplementación con Acido Fólico?." Revista chilena de pediatría 88.2 (2017): 199-206.
  • de Nutrición Enteral, Sociedad Dominicana, and Sociedad Dominicana de Ginecología. "Protocolo de soporte nutricional en el período de embarazo y lactancia." MSP, 2019.