Artritis gonocócica: infección por gonorrea que afecta a las articulaciones

09 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador
La artritis gonocócica es una patología secundaria producto de una gonorrea. Es más común en las personas jóvenes sexualmente activas, pero puede afectar a pacientes de cualquier edad.

La artritis gonocócica es la inflamación de una articulación como consecuencia de una infección por la bacteria Neisseria gonorrhoeae. Este agente patógeno es uno de los causantes más comunes de infecciones de transmisión sexual (ITS) en todo el mundo, pues la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que se producen 78 millones de casos anuales.

Dicho de otro modo, un 0,8 % de las mujeres y el 0,6 % de los hombres de todo el mundo pueden ser portadores de Neisseria en cualquier momento y lugar dados. De estos casos, entre el 0,5 % y el 3 % pueden llegar a traducirse en una artritis gonocócica. Si quieres saber más sobre esta patología, continúa leyendo.

¿Cómo ocurre la artritis gonocócica?

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, la artritis gonocócica se produce cuando la bacteria causante de la gonorrea se disemina por el torrente sanguíneo hasta una o más articulaciones, multiplicándose en el líquido sinovial y la membrana sinovial. Este evento se conoce también como un tipo de Infección Gonocócica Diseminada (DGI).

Tal y como indica el Manual MSD, las bacterias desechan productos tóxicos que promueven la inflamación de la articulación. Además, los neutrófilos del sistema inmune acuden al lugar infectado para liberar enzimas destructoras de los patógenos, las cuales también dañan la sinovia, ligamientos y cartílago articular.

Es necesario recalcar que la artritis gonocócica se produce en menos del 50 % de los casos de DGI, y es la causante de hasta el 14 % de los episodios de artritis en algunos núcleos poblacionales. Este evento es más común en personas jóvenes con vida sexual activa que en otros grupos poblacionales.

Mujer con dolor de rodilla por artritis.
La artritis gonocócica es la consecuencia de la diseminación de la bacteria causante de la gonorrea por el torrente sanguíneo.

Para saber más: Efectos de la artritis psoríasica sobre el cuerpo

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas de la artritis gonocócica pueden variar en cada persona. Entre los signos clínicos más comunes encontramos los siguientes:

  • Incapacidad de mover la articulación que se encuentra infectada.
  • Fiebre (aproximadamente en el 60 % de los casos).
  • Dolor articular durante 1-4 días.
  • Ardor al orinar, señal de la presencia de la bacteria en el tracto genitourinario del paciente.

Por otro lado, investigaciones médicas separan los cuadros clínicos producidos por la bacteria de la gonorrea en dos grandes bloques. Estos son los siguientes:

  1. Síndrome de artritis-dermatitis: es una forma de DGI que incluye inflamación del tendón, dermatitis, fiebre y dolor en múltiples articulaciones. Las manifestaciones dermatológicas se dan en forma de úlceras levantadas en el 75 % de los pacientes en varias partes del cuerpo.
  2. Artritis séptica localizada: en este caso, la infección se presenta solo con síntomas en las áreas afectadas.

¿Cómo se diagnostica la artritis gonocócica?

El diagnóstico de una artritis gonocócica, o en realidad de cualquier artritis séptica, requiere de varias pruebas para realizar una aproximación exacta. Entre los métodos diagnósticos más comunes encontramos los siguientes:

  • Antecedentes con estudio y cultivo del líquido sinovial: un examen de laboratorio para detectar gérmenes causantes de infección en una muestra del líquido que rodea una articulación.
  • Hemocultivo: sembrar muestras de la sangre del paciente en distintos medios de cultivo para ver si hay bacterias presentes en su sangre.
  • Cultivo de garganta, pues la bacteria causante de la gonorrea se puede asentar en las mucosas de esta zona.
  • Examen de orina para la gonorrea.
  • Radiografías y otros diagnósticos por imagen.

Se requieren de varios métodos diagnósticos, ya que a veces uno solo no es suficiente para detectar la bacteria. Por ejemplo, los hemocultivos solo son positivos para 1/3 de los casos que están infectados con Neisseria.

Tratamientos disponibles

Como en cualquier otra infección bacteriana, acudir a los antibióticos es una necesidad. El primer tratamiento preventivo consiste en la administración de ceftriaxona, por vía intravenosa o intramuscular. También se pueden incluir otros medicamentos antimicrobianos, como ciertas cefalosporinas de tercera generación.

La terapia se extenderá de los 7 a los 14 días, en función del estado de salud de la persona y de su respuesta a los antibióticos recetados. Cabe destacar que algunas cepas de Neisseria son resistentes a ciertos grupos antibióticos, por lo que el tratamiento variará según la situación de cada paciente.

Además del tratamiento del enfermo, es necesario realizar un seguimiento de todas las personas que han estado en contacto con él durante dos meses. Esto evitará una mayor diseminación de la infección.

Medico con frasco de antibióticos
Los antibióticos son un tratamiento de primera elección a la hora de combatir la artritis gonocócica.

¿Existen posibles complicaciones?

Sin tratamiento, esta enfermedad puede provocar un dolor articular persistente. Por otro lado, si la infección se disemina a otras zonas, puede causar inflamaciones de tejidos en el cráneo y el corazón, como son la meningitis y endocarditis de forma respectiva. Por estos motivos, cualquier enfermedad de naturaleza bacteriana debe ser tratada con urgencia.

Buscar atención inmediata mejora el pronóstico

La artritis gonocócica es una complicación relativamente inusual de una infección por Neisseria gonorrhoeae. A pesar de que esta infección de transmisión sexual (ITS) esté tan extendida en el mundo, pocos pacientes portadores presentan artritis gonocócica.

Aun así, si tienes picor en el aparato genitourinario, y de forma simultánea te ha aparecido un intenso dolor en una articulación, es posible que estés pasando una artritis gonocócica. Con el tratamiento adecuado, estos signos clínicos remitirán de inmediato sin mayores complicaciones.

  • Gonorrea, OMS. Recogido a 30 de noviembre en https://www.paho.org/es/temas/infecciones-transmision-sexual/gonorrea#:~:text=La%20gonorrea%20es%20la%20segunda,m%C3%A1s%20resistente%20a%20los%20antibi%C3%B3ticos.
  • Artritis gonocócica, medlineplus.gov. Recogido a 30 de noviembre en https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000453.htm
  • Artritis infecciosas, Msdmanuals. Recogido a 30 de noviembre en https://www.msdmanuals.com/es-es/professional/trastornos-de-los-tejidos-musculoesquel%C3%A9tico-y-conectivo/infecciones-de-las-articulaciones-y-los-huesos/artritis-infecciosa-aguda
  • Acera, V. A., Ferrer, I. M. B., Pozuelo, C. F., Castañón, J. S., & Rivas, J. L. S. (2013). Diagnóstico clínico y de laboratorio de la artritis gonocócica: a propósito de un caso. Revista del Laboratorio Clínico6(1), 37-40.
  • Rice, P. A. (2005). Gonococcal arthritis (disseminated gonococcal infection). Infectious Disease Clinics19(4), 853-861.