Autocanibalismo: todo lo que debes saber

El autocanibalismo extremo es un trastorno infrecuente, pero existen formas leves que afectan a gran parte de la población, como comerse las uñas. Te lo explicamos.
Autocanibalismo: todo lo que debes saber
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 02 enero, 2021.

Última actualización: 02 enero, 2021

El autocanibalismo es una forma de canibalismo. Este último término se utiliza para referirse al hecho de alimentarse con miembros de la propia especie. En el autocanibalismo, como su propio nombre indica, lo que sucede es que una persona se come alguna parte de sí.

Aunque es algo infrecuente, esta situación se ha utilizado como recurso literario y cinematográfico numerosas veces. Por ejemplo, en la novela “Hannibal” o en cuentos de Stephen King. Sin embargo, a pesar de su poca incidencia, sí existe más allá de la ficción.

De hecho, hay conductas muy usuales que se engloban dentro del autocanibalismo, como morderse las uñas o comerse el pelo. Por ello, en este artículo te explicamos todo lo que debes saber y cuáles son sus implicancias.

¿Qué es el autocanibalismo?

El autocanibalismo se define como el hecho de comerse a sí mismo. Sin embargo, esta definición es muy extensa. Al oír esta palabra tendemos a imaginar a una persona cortándose un trozo de algún miembro y devorándose.

Si bien es cierto que esto sería un ejemplo de autocanibalismo, no es necesario llegar a ese extremo para que se defina como tal. Hay gestos más sencillos e inocuos que también se pueden incluir dentro del trastorno.

Por ejemplo, cuando una persona se muerde las uñas o se arranca su cabello y se lo come. El autocanibalismo en su versión más extrema es muy infrecuente. Se considera un trastorno mental, aunque aún no hay suficientes casos documentados.

¿Cómo puede presentarse?

Se han definido diferentes formas de presentación de este trastorno. Muchos tipos de autocanibalismo se consideran comportamientos repetitivos centrados en el cuerpo. Estos comportamientos responden a las siglas BFRB, del inglés Body-Focused Repetitive Behaviors.

Suelen aparecer en respuesta a la ansiedad o al nerviosismo. Así lo explica TLC Foundation, que afirma que más del 5 % de la población presenta alguna de estas manías o gestos.

Aunque estén englobados dentro del autocanibalismo, el objetivo de estos comportamientos no es autolesionarse ni alimentarse. Por el contrario, puede ser incluso concebido como una forma de aseo. Por ejemplo, personas que se comen las uñas como forma de mantenerlas cortas.

El problema es que, a pesar de que no se trate de una conducta agresiva, puede dar lugar a complicaciones. Es usual que aparezcan cicatrices o infecciones.

Mujer come su cabello.
Comerse el cabello es una forma leve de autocanibalismo, así como hacer lo mismo con las uñas.

Formas de presentación más típicas

Hemos señalado que el hecho de comerse las uñas se considera autocanibalismo. Esta conducta se denomina onicofagia. Es un impulso incontrolable que daña de forma notable las faneras. Puede llegar incluso al arrancamiento total de la uña.

La tricofagia consiste en la compulsión de comerse el propio cabello. De forma coloquial se denomina síndrome de Rapunzel. Es una patología con consecuencias, ya que el pelo no se digiere en el sistema digestivo y puede dar lugar a una obstrucción intestinal.

Por último, la dermatofagia es la acción de comerse la piel. En la mayor parte de los casos la piel se arranca de los dedos o de las manos. El problema es que esto supone un riesgo importante de sufrir infecciones.

¿Por qué aparece el autocanibalismo?

Un estudio publicado en Australasian Psyquiatry explica que hay un caso reportado en el que el autocanibalismo, en su forma extrema, se detectó en un joven que no tenía ningún problema psiquiátrico anterior. Tampoco había consumido ninguna sustancia. Sin embargo, esto no es lo usual.

Los pocos documentados suelen aparecer en personas que presentan alteraciones cognitivas o de la consciencia. Por ejemplo, con discapacidad intelectual grave o con trastornos del neurodesarrollo. También puede darse en personas que sufren un brote psicótico, ya sea por un trastorno orgánico o por el consumo de alucinógenos o excitantes.

Del mismo modo, aparece en el síndrome de abstinencia, debido a la gran ansiedad o frustración concomitante. Las personas con conductas autolesivas o sadomasoquistas también recurren al autocanibalismo.

Relación con el síndrome de Lesch-Nyhan

El síndrome de Lesch-Nyhan, tal y como explica Orphanet, es un trastorno hereditario muy poco frecuente. Consiste en una alteración del metabolismo de las purinas que da lugar a una producción excesiva de ácido úrico. Como es una enfermedad hereditaria ligada al cromosoma X solo se manifiesta en varones.

Esto se asocia a discapacidad intelectual, problemas de conducta y neurológicos. Está relacionado con el autocanibalismo porque estas personas tienden a morder compulsivamente partes de su cuerpo. Por ejemplo, un estudio publicado en International Journal of Clinical Pediatric Dentistry muestra cómo son típicas las lesiones en el labio inferior o en los dedos de la mano.

Tratamiento del autocanibalismo

El tratamiento del autocanibalismo depende de la forma de presentación. Hay que estudiar cada caso de forma concreta y buscar un abordaje personalizado.

Uno de los pilares del tratamiento en casi todas las variantes es la terapia. Se emplea la de tipo cognitivo-conductual. Es aquella que trata de identificar cómo afectan los pensamientos al comportamiento y al estado de ánimo. De esta forma se intenta entrenar el pensamiento para revertir ciertos hábitos o conductas.

Terapia cognitiva conductual para el autocanibalismo.
La terapia cognitiva conductual es la de de elección en estos casos de autocanibalismo.

Otro tipo de terapias

Hay ciertas terapias, además de la cognitivo-conductual, que se pueden poner en práctica para tratar el autocanibalismo. Por ejemplo, mindfulness u otras que buscan controlar las emociones y aprender a relajarse. Incluso pueden ser útiles la acupuntura o los masajes.

Tratamiento farmacológico

Muchos casos de autocanibalismo se dan a consecuencia de ciertos trastornos psiquiátricos. Por ejemplo, por ansiedad o brotes psicóticos. Por ello, muchos de ellos se benefician del uso de fármacos.

En los casos en los que el autocanibalismo está relacionado con un trastorno obsesivo compulsivo o ansiedad pueden emplearse antidepresivos. Los más utilizados son la fluoxetina y el citalopram. Si se necesitan antipsicóticos se emplean el haloperidol y la olanzapina.

El autocanibalismo engloba diferentes conductas

El autocanibalismo puede presentarse de diferentes formas. Engloba desde comerse las uñas o el pelo hasta ingerir la propia carne. Lo cierto es que esta modalidad extrema es muy infrecuente.

Tal y como señala un artículo publicado en The Journal of Nervous and Mental Disease, en 2015 solo había descritos unos 10 casos de autocanibalismo extremo. Además, la mayoría de ellos se asocian a alteraciones psiquiátricas o al uso de drogas.

Sin embargo, debemos tener presente que este trastorno es real y que las formas de presentación más leves también son importantes. Aunque parezcan gestos inocuos, el hecho de comerse las uñas o el pelo puede acarrear complicaciones graves.

Te podría interesar...
Kuru, una enfermedad neurodegenerativa
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Kuru, una enfermedad neurodegenerativa

El kuru es una extraña enfermedad mortal que hasta ahora solamente ha sido registrada en una comunidad aborigen de Papua Nueva Guinea.