Baños de leche: beneficios, precauciones y consejos

Los baños de leche sirven para hidratar la piel y abordar como adyuvantes ciertas afecciones cutáneas. Te mostramos otros de sus beneficios, la preparación y las precauciones que debes tomar.
Baños de leche: beneficios, precauciones y consejos
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 30 enero, 2021.

Escrito por Daniela Andarcia, 30 enero, 2021

Última actualización: 30 enero, 2021

Los baños de leche eran muy comunes en la antigüedad. Incluso, puede que hayas escuchado sobre la leyenda al respecto de Cleopatra, quien supuestamente solía bañarse en leche de burra para mantener su piel sana y joven.

Aunque en la actualidad no gozan de la misma popularidad, es necesario considerarlos si se toman en cuenta sus beneficios. Los baños de leche consisten en agregar leche líquida o en polvo al agua tibia de la bañera. Podrían ayudar a tratar afecciones de la piel, como el eccema y la psoriasis.

Beneficios de los baños de leche

Dado que los estudios sobre la eficacia de los baños de leche son escasos, la mayoría de los beneficios han sido determinados a través de pruebas anecdóticas, por lo que se recomienda consultar con un especialista antes de utilizarlos para aliviar síntomas de trastornos cutáneos.

1. Hidratación y exfoliación

La leche está compuesta por proteínas, vitaminas y minerales que permiten que la piel recupere su humedad. Del mismo modo, tiene grasas que, junto con las proteínas, son capaces de suavizar y disminuir la irritación.

Otro de los compuestos activos presentes en la leche es el ácido láctico, conocido por su efecto exfoliante. Esto podría eliminar las células muertas de la dermis y conseguir un tacto más suave.

Por su parte, una investigación publicada en Dermatologic Clinics y concretada en mujeres de 65 años propuso que los baños de leche también podían aliviar el prurito o picazón de la piel.

Leche en vasos y botella.
La leche contiene grasas y proteínas que mejorarían el tacto de la piel, favoreciendo la exfoliación.

2. Ayudar contra los síntomas de la psoriasis

Los síntomas de la psoriasis incluyen picazón, descamación y manchas en la piel. Se cree que tomar un baño de leche puede aliviarlos, sin embargo, aún se requiere más investigación, por lo que la recomendación es consultar con un médico antes de comenzar a hacerlos.

3. Reducir los síntomas de la hiedra venenosa

La hiedra venenosa secreta un aceite denominado urushiol que, en la mayoría de los casos, produce enrojecimiento, picazón e inflamación. Aunque la erupción en la piel no se transmite de persona a persona, el aceite es conocido por adherirse casi a cualquier cosa, bien sea ropa, zapatos, equipo de jardinería o los juguetes y abrigos de las mascotas.

Por fortuna, hay evidencia anecdótica de que la leche es capaz de aliviar los síntomas causados por la hiedra venenosa. No obstante, las investigaciones científicas aún son limitadas, lo que conlleva precauciones.

4. Otros beneficios de los baños de leche

Otras ventajas de tomar un baño de leche incluyen las siguientes:

  • Aliviar los síntomas del eccema: el eccema se caracteriza por la aparición de erupciones e irritación en la piel. Un estudio publicado en International Journal of Dermatology arrojó que el uso tópico de la leche materna podría reducir los síntomas en los bebés como lo haría una pomada de hidrocortisona. Sin embargo, aún se requiere más investigación en adultos.
  • Calmar las zonas quemadas por el sol: la leche está compuesta por proteínas, grasas, aminoácidos y vitaminas A y D que resultan efectivas en el tratamiento de quemaduras solares. Para obtener sus beneficios hay que optar por un baño de leche de hasta 20 minutos y luego agregar aloe vera u otro humectante.

Tipos de leche que se pueden utilizar

Aunque no existe evidencia científica de qué tipo de leche es más efectiva, puedes experimentar y elegir aquella que te haga sentir mejor. Estos son los tipos más utilizados para un baño:

  • De vaca.
  • De cabra.
  • Suero de leche
  • De coco.
  • Materna.
  • Arroz o leche de soja.
  • De nueces.

Ahora bien, ya que un baño que sea por completo de leche puede resultar demasiado costoso, se recomienda diluirla en el agua tibia que se ha preparado para la bañera. Asimismo, hay que evitar usar leche descremada, pues la composición grasa de la entera es mejor.

Consejos y formas de preparar un baño de leche

Los baños de leche son fáciles de preparar. Basta con agregar el tipo de leche de tu preferencia en el agua tibia. Eso sí, si quieres obtener burbujas, vierte después de haber llenado la bañera.

Baño de leche y miel

Los baños de leche y miel son conocidos por su efecto hidratante, capaz de suavizar la piel. Para prepararlo sigue las instrucciones que desarrollamos a continuación.

Ingredientes

  • 1 o 2 tazas de leche (de preferencia entera).
  • 1/2 taza de miel.
  • Agua tibia.

Instrucciones

  1. En un frasco grande vierte la leche y la miel.
  2. Cierra el frasco y agítalo hasta mezclar los ingredientes. De ser necesario, abre para revolver con una cuchara hasta lograr que la miel se disuelva y evitar que se concentre en el fondo.
  3. Coloca el tapón de la bañera y llénala con agua tibia. Ten en consideración que usar un agua que esté demasiado caliente puede destruir las propiedades de los ingredientes.
  4. Vierte la mezcla bajo el chorro de agua, una vez que la bañera esté llena. Cierra el grifo y mueve el agua con la mano para que se combine con la miel y la leche.
  5. Por último, metete en la bañera por 20 minutos máximo. Recuerda que no debes utilizar jabón durante, sin embargo, una vez que haya transcurrido el tiempo debes enjuagarte.

Baño de leche de flores secas

Las flores secas, al igual que la leche, son fuente de muchas propiedades beneficiosas. Descubre cómo preparar un baño con flores deshidratadas.

Ingredientes

  • Leche en polvo entera.
  • Flores secas: lavanda, romero, pétalos de rosa, lirios.
  • Cáscaras de naranja secas.
  • Agua tibia.

Instrucciones

  1. Llena un frasco de vidrio con leche en polvo.
  2. Añade las cáscaras de naranja y flores de tu preferencia. De ellas dependerá que el baño adopte un efecto calmante y olor perfumado.
  3. Cierra el frasco y agítalo hasta que los ingredientes se hayan mezclado. Las flores y cáscaras deben estar distribuidas de forma uniforme sobre la leche en polvo.
  4. Coloca el tapón de la bañera y llénala con agua tibia. No utilices un agua que esté muy caliente o terminarás por cocinar la leche.
  5. Agrega 1/2 taza de la mezcla al baño y guarda el resto en un lugar frío y oscuro.
  6. Remueve el agua con la mano hasta que consiga un color uniforme. Las flores y cáscaras quedarán flotando en la superficie.
  7. Finalmente, sumérgete en la bañera durante 20 minutos y no utilices jabón. Pasado este tiempo, vacía la bañera y procede a enjuagarte.

Baño de leche de aceite esencial

Los aceites esenciales pueden mejorar la salud de distintas formas. Sigue las instrucciones para preparar un baño de leche con aceites y obtener todos sus beneficios.

Ingredientes

  • Leche en polvo entera.
  • Bicarbonato de sodio.
  • Sal marina o de Epsom.
  • Cristales de miel o miel en polvo.
  • Avena en polvo.
  • Flores secas: lavanda, lirios, manzanilla, rosas.
  • Aceite esencial de tu preferencia: geranio, mandarina, ylang ylang.
  • Agua tibia.

Instrucciones

  1. Llena un frasco de vidrio con leche en polvo.
  2. Agrega los cristales de miel o la miel en polvo. Se prefiere esta presentación sobre la líquida, ya que será más fácil de mezclar con la leche y no se necesitará refrigerar.
  3. Añade la avena en polvo o molida. Si tienes las hojuelas puedes triturarlas usando una licuadora o molinillo de café.
  4. Muele las flores hasta conseguir un polvo fino e incorpóralas al frasco.
  5. Agrega entre 10 a 20 gotas de tu aceite esencial favorito. Si vas a utilizar varios aceites, mézclalos primero en un recipiente aparte.
  6. Cierra el frasco y agítalo hasta combinar los ingredientes.
  7. Coloca el tapón de la bañera y llénala con agua tibia. Recuerda que no debe estar muy caliente para no arruinar las propiedades de algunos ingredientes.
  8. Añade unas cucharadas o 1/2 taza de la mezcla debajo del chorro de agua y guarda el sobrante en un lugar frío y oscuro.
  9. Revuelve el agua de forma suave hasta que consiga un color uniforme.
  10. Entra a la bañera por 20 minutos como máximo y no utilices jabón. Sin embargo, una vez pasado este tiempo, procede a drenar la bañera y enjuagarte.
Baño de leche con flores.
Una forma de preparar baños de leche es con la adición de flores o aceites esenciales.

Precauciones con los baños de leche

A pesar de considerarse seguros, no todo el mundo puede tomar un baño de leche. Si cumples con alguno de los siguientes casos evita prepararte uno:

De igual forma, sal inmediatamente del baño si sientes debilidad, mareo o malestar. Tampoco es seguro consumir la leche del baño, por lo que trata de no beberla.

¿Qué recordar sobre los baños de leche?

Los baños de leche son fáciles de preparar y aportan beneficios interesantes. Se cree que pueden hidratar la piel, servir como un exfoliante y, a su vez, complementar el tratamiento de los síntomas de la psoriasis, el eccema y la hiedra venenosa. También existe evidencia de que pueden aliviar las quemaduras solares.

Son muchos los tipos de leche que puedes utilizar para un baño, siendo la más común la entera de vaca. Por otro lado, siempre debes consultar con tu médico antes de realizar un baño de este estilo. Las personas alérgicas, embarazadas y lactantes deben evitarlos.

Te podría interesar...
¿Es bueno consumir leche? Beneficios y riesgos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Es bueno consumir leche? Beneficios y riesgos

Siempre nos han dicho que consumir leche es imprescindible para crecer y mantener en forma los huesos, los dietes y otras estructuras cálcicas.



  • Roberts W. E. (2006). Dermatologic problems of older women. Dermatologic clinics, 24(2), 271–viii. https://doi.org/10.1016/j.det.2006.01.012
  • Kasrae, H., Amiri Farahani, L., & Yousefi, P. (2015). Efficacy of topical application of human breast milk on atopic eczema healing among infants: a randomized clinical trial. International journal of dermatology, 54(8), 966–971. https://doi.org/10.1111/ijd.12764
  • Kim, Yesul, et al. "Poison ivy, oak, and sumac dermatitis: what is known and what is new?." Dermatitis 30.3 (2019): 183-190.
  • Hernández, Rosa Elena Huerta. "Cuidados de la piel y prevención en dermatitis atópica y alergia a alimentos." Alergia, Asma e Inmunología Pediátricas 29.2 (2020): 45-46.