Mi bebé se cayó de la cama: ¿qué debería hacer?

Si el bebé cayó de la cama es natural sentir nerviosismo y una gran culpa. Ambas emociones son comprensibles. Sigue leyendo para que conozcas cómo darle la atención adecuada.
Mi bebé se cayó de la cama: ¿qué debería hacer?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 08 diciembre, 2020.

Escrito por Ana Núnez, 08 diciembre, 2020

Última actualización: 08 diciembre, 2020

Lo primero que debemos hacer si el bebé se cayó de la cama es tranquilizarnos para poder revisarlo. Para comenzar, es bueno saber que la mayor parte de estas caídas suelen ser leves y el mal rato queda en un enorme susto.

Las camas tienen una altura que dificulta que se presente una herida de gravedad. Y las estadísticas demuestran que en un 85,9 % de los casos el bebé requerirá solo observación.

Sin embargo, si ha pasado de un simple golpe, puede presentar síntomas neurológicos que den pista de una lesión más grave. Presentamos aquí algunos consejos que orientan sobre cómo actuar ante esta situación embarazosa.

¿Qué heridas puede sufrir un bebé al caer de la cama?

Las heridas del bebé al caer de la cama son, con frecuencia, lesiones que solo ameritarán observación y alguna acción local para desinflamar. Las apuntamos comenzando por las más leves:

  • Dolor con o sin enrojecimiento en la zona del golpe.
  • Heridas pequeñas como raspones.
  • Chichón o abultamiento.
  • Fractura en la clavícula: si esto ocurre le dolerá al tacto la zona que va desde la raíz del cuello hasta el hombro y notaremos que casi no mueve el brazo.
  • Fractura de cráneo: esta última es la lesión más temida por padres y pediatras. Si ha ocurrido presenta características determinadas que dan pistas sobre su gravedad. Entre las principales señales se destacan el hecho de perder la conciencia después del traumatismo y tener vómitos repetidos.

Al no presentar signos de alerta, es posible que el pediatra recomiende mantenerlo en observación. Colocar hielo en la zona afectada es efectivo para desinflamar. En caso de que no lo tolere podemos usar un paño enfriado previamente en el congelador.

Madre revisa a bebé que cayó de la cama.
Mantener la calma es la primera medida ante esta caída. Los padres deben actuar con mesura para revisar al niño.

¿Cómo puedo reaccionar?

Mantener la calma es esencial. Si entramos en pánico y el bebé está consciente le estaremos transmitiendo todo nuestro miedo y se sentirá más perturbado de lo que ya está por la propia caída.

Serán buenas señales que el bebé esté despierto y llorando por el impacto. Además, que no se vea a simple vista herido o aletargado. ¿Qué debemos hacer? Lo mejor será cargarlo con precaución para consolarlo y cerciorarnos de que está bien. Comenzamos explorando la cabeza y luego el resto del cuerpo.

Por el contrario, si ha quedado inconsciente conviene que no lo movamos. Si en ese estado vomita o presenta movimientos bruscos, lo inclinaremos de lado con cuidado, tratando de mantener su cuello recto. Según estudios, las convulsiones son un síntoma frecuente cuando hay un traumatismo cráneo encefálico (TCE).

Debemos estar atentos a un abultamiento, en especial en el cuero cabelludo. En caso que sangre, podemos buscar gasa o una tela absorbente y limpia para ejercer un poco de presión sobre la herida.

De cualquier modo, si el bebé se cayó de la cama lo ideal será llamar a su pediatra para que nos ayude a decidir si considera preciso el traslado de emergencia o prefiere hacer una revisión en consulta. El profesional preguntará cómo fue la caída, en qué lugar de la cabeza creemos que ocurrió el impacto y la sintomatología que ha presentado desde el evento.

Al optar por quedarnos en casa se aconseja observar al bebé las próximas 24 horas y despertarlo cada 4 horas para chequear su estado general.

Cuándo llamar a emergencias si el bebé se cayó de la cama

Si el bebé quedó inconsciente después que cayó de la cama y el golpe se escuchó muy fuerte. O si se queda dormido inmediatamente y no despierta, llamemos a emergencias. Es probable que quieran hacerle estudios para comprobar que no sufrió un traumatismo cráneo encefálico y que sus signos vitales están bien.

Otras señales de que necesitamos buscar ayuda son las siguientes:

  • El bebé vomita después de la caída y lo hace en varias oportunidades.
  • Vemos sangre o un líquido claro que sale de la nariz, los oídos o la boca.
  • Presenta movimientos anómalos que no reconocemos como comunes.
  • Sus ojos se ven desorientados o las pupilas no tienen igual tamaño.
  • Llora de forma imposible de consolar.
  • Respira haciendo pausas muy largas.

Según las investigaciones, hay predictores que indican cuándo no hay fractura de cráneo. En general, los niños sin TCE presentan un estado mental normal y ausencia de hematoma en el cuero cabelludo. No han perdido la consciencia o, de haberlo hecho, ha sido menor a 5 segundos; tampoco tienen fractura de cráneo palpable y los padres notan que el bebé actúa como acostumbra.

Recomendaciones para evitar la caída del bebé

Bebé duerme con almohadones para no caerse.
Las medidas generales de prevención implican no dejar al bebé solo y bloquear sus movimientos con cojines o cunas adecuadas.

Que el bebé se caiga de la cama es, sin dudas, un accidente que como padres no quisiéramos que pasara nunca. Lo cierto es que ocurre más de lo que la gente imagina. Por eso damos algunas recomendaciones para evitarlo que pueden ser útiles:

  • No dejar al bebé solo en la cama es una norma que debemos considerar siempre. Por muy pequeño que sea, siempre nos sorprenderá la primera vez que dé la vuelta.
  • Adaptarle a la cama unas barandas de seguridad que se consiguen con facilidad en las tiendas para bebés.
  • Colocar almohadas alrededor del bebé cuando duerme no lo protege ante una caída; puede empujarlas y caer igual al piso. Es preferible pegar la cama a la pared y rodear el otro lado con cojines si tenemos que ausentarnos unos segundos.
  • Al cambiar al bebé, sea en cama o cambiador, tengamos a mano todo lo necesario para no dejarlo solo. Si tenemos que movernos será mejor llevarlo cargado o si es muy cerca hay que colocar una mano que lo sostenga.
  • El mejor lugar para el descanso del bebé será su propia cuna; apta para su edad y fabricada bajo estrictas normas de seguridad.

Sentirse mal es natural si el bebé se cayó de la cama

Sentirse mal consigo mismo ante un percance como este es natural. De inmediato seremos los primeros en señalarnos si teníamos al bebé bajo nuestro cuidado. Es importante que superemos ese estado emocional, aún cuando las consecuencias hayan sido las más desfavorables.

Recordemos que los accidentes ocurren. Si sentimos que pasan los días y nos sigue afectando un sentimiento de culpa, quizá sea el momento de buscar asistencia profesional. Nos ayudará a superar el incidente y volveremos a sentir seguridad sobre el rol de cuidadores del bebé.

It might interest you...

Hematoma intracraneal: ¿qué es y cómo se trata?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Hematoma intracraneal: ¿qué es y cómo se trata?

Un hematoma intracraneal es una situación grave que necesita atención médica para su control y seguimiento, disminuyendo los riesgos.