Cambio de dientes en los niños: todo lo que necesitas saber

El cambio de dientes en los niños es un proceso natural que los adultos deben acompañar. ¿Qué deberías tener en cuenta? Aquí lo detallamos.
Cambio de dientes en los niños: todo lo que necesitas saber
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 21 octubre, 2021.

Última actualización: 21 octubre, 2021

El momento del cambio de dientes en los niños es un hecho significativo tanto para el pequeño como para sus papás. La visita del hada de los dientes o del ratón Pérez moviliza a toda la familia. Sin duda, este hito de la infancia es una demostración del crecimiento del niño.

Ahora bien, estar preparados y saber qué hacer cuando las piezas de leche se empiezan a aflojar ayuda a acompañar este proceso tan importante. Por eso, a continuación te contamos cómo y en qué momento sucede el recambio de las piezas temporarias por las definitivas y qué precauciones considerar.

El proceso del recambio dental

Es alrededor de los 6 años cuando comienza la etapa del cambio de dientes en los niños, conocido como  «recambio dental». Este proceso consiste en la caída de las piezas temporarias para ser reemplazadas por sus sucedáneas definitivas. Ocurre de manera gradual y acaba con el recambio de las 20 piezas deciduas, alrededor de los 12 años.

Se trata de un evento de suma importancia en el desarrollo del niño que está creciendo para convertirse en un adulto. Esto debido a que las piezas de leche resultarían muy pequeñas y débiles para cumplir las funciones bucales de una persona grande.

Los elementos definitivos son los que comienzan el recambio dental cuando ya están listos para erupcionar. Lo hacen a través de células especializadas que reabsorben las raíces de los dientes temporarios en el interior del hueso.

Al ir perdiendo la raíz que los mantenía fijos en el maxilar, las piezas de leche comienzan a moverse. Llega un momento en el que el sostén es nulo y el diente flojo se cae. Una vez que la pieza temporaria se pierde, la permanente empieza a asomarse en el espacio vacío para ocupar su lugar.

Dicha situación va ocurriendo de manera progresiva, hasta que logre ubicarse en su sitio correcto. Los dientes permanentes se caracterizan por ser de mayor tamaño que los de leche. Por ello, los espacios entre dientes, propios de la dentadura temporaria, van desapareciendo.

Además, durante el periodo de recambio, es frecuente que algunas piezas definitivas salgan torcidas. En general, a medida que se van cayendo los demás elementos y que crece el maxilar, se logran alinear por sí mismos. De todos modos, siempre es conveniente que un odontopediatra supervise el proceso.

El proceso del recambio dental
Es importante velar por el cuidado dental en los niños durante su proceso de recambio de piezas dentarias.

¿A qué edad y en qué orden sucede el cambio de dientes en los niños?

Cada niño posee un ritmo propio de crecimiento y desarrollo, y esto incluye la aparición y la caída de los dientes. A menudo, los dientes de leche se comienzan a aflojar y caer alrededor de los 6 años. Pero como decíamos, hay pequeños que comienzan su recambio antes y otros mucho después.

El proceso de dientes flojos que se caen y su reemplazo por una pieza definitiva irá sucediendo poco a poco. Se estima que alrededor de los 12 años, el menor ya habrá cambiado sus 20 dientes de leche.

Asimismo, a esa edad también habrán erupcionado los primeros y segundos molares definitivos en la parte posterior de la boca. Esto sucede sin que se haya caído ninguna pieza de leche para reemplazar.

Aún así, la edad en que se cambian los dientes varía entre niños y está influenciada por distintos factores. Así, existe una edad estimativa en la que los padres pueden esperar que suceda el recambio. A continuación, más detalles respecto a este proceso.

Incisivos centrales: los primeros dientes en salir

Es bastante común que los incisivos centrales sean los primeros elementos dentarios en cambiarse. La mayoría de las personas pierden los elementos temporarios en el mismo orden en que salieron. Como los incisivos centrales inferiores suelen ser los primeros dientes en erupcionar, alrededor de los 6 meses del bebé, también son los que antes se caen.

El diente definitivo comenzará a salir en la parte interna de la encía, por detrás de los dientes de leche que aún no han caído. Esto sucede alrededor de los 6 o 7 años del niño. Luego, es común que se aflojen y se salgan los incisivos centrales superiores.

La erupción de los definitivos sucede por delante de la encía, lo que da lugar a los grandes incisivos centrales superiores que acompañarán a la persona en su adultez.

Incisivos laterales: los que siguen

Una vez que han salido los incisivos centrales, los laterales serán los próximos en cambiarse. En general, son los superiores los que se aflojan primero y luego los inferiores. El cambio de estos dientes suele suceder entre los 7 y 8 años. Con ello, ya se habrán cambiado los ocho elementos anteriores de la boca.

Primeros molares temporarios

Los primeros molares temporarios se caen alrededor de los 9 y los 11 años del niño. Los molares de leche tienen la particularidad de ser reemplazados por una pieza dentaria definitiva diferente a la que se sale.

Esto se debe a que el sitio que dejan las muelas temporarias será ocupado por los premolares definitivos. Es así que el primer molar temporario es reemplazado por el primer premolar.

Segundos molares temporarios y caninos: los últimos en caerse

El último cambio de dientes en los niños corresponde a los caninos y segundos molares temporarios. Los colmillos se caen entre los 9 y los 12 años, y son reemplazados por los homónimos permanentes.

Entre los 10 y 12 años se caen los segundos molares y son sustituidos por los segundos premolares. En general, estos son los últimos elementos en salirse y los que culminan todo el proceso de recambio.

Las muelas definitivas

Las muelas definitivas aparecen de manera espontánea en la porción posterior de la boca, sin reemplazar a ningún diente de leche que se caiga. Ocupan un espacio libre que está detrás de los segundos molares temporarios.

La erupción de las muelas definitivas sucede a los 6 años para el primer molar permanente, a los 12 para el segundo y entre los 18 y 20 para el tercero. Suelen aparecer primero las inferiores y luego las superiores.

A medida que el niño va creciendo, los maxilares se ensanchan para permitir que las piezas definitivas, de mayor tamaño que las de leche, puedan ir ubicándose de manera correcta. Alrededor de los 13 años, la mayoría de los infantes posee sus 28 elementos definitivos en la boca.

Las 32 piezas de la dentadura adulta se completan con la erupción de las muelas de juicio, lo que sucede alrededor de los 18 años. En cualquier caso, las cordales no le salen a todas las personas.



¿Cómo evitar inconvenientes durante el cambio de dientes en los niños?

La mejor estrategia para evitar inconvenientes durante el cambio de dientes en los niños es permitir que el proceso se desarrolle de manera natural. Esto significa no forzar ni arrancar las piezas dentarias.

A veces, puede pasar bastante tiempo desde el momento en que el diente empieza a moverse hasta que se sale. Es necesario ser paciente y no intentar acelerar el proceso ejerciendo fuerza o presión.

Los movimientos bruscos o los métodos caseros para intentar arrancar las piezas de leche no son buena idea, ya que pueden lastimar los tejidos orales, asustar al niño y dañar la pieza definitiva.

La pieza está muy suelta y lista para salirse cuando el pequeño no siente ningún dolor al moverla y le molesta para hablar y comer. En ese momento, hay que motivar al pequeño para que se la quite el mismo o ayudarlo a sacarla. Lo ideal es poner en práctica lo siguiente:

  • Tomar el diente flojo con una gasa limpia o una servilleta de papel y hacer un movimiento rápido.
  • Siempre se debe verificar que el proceso no ocasione dolor en el pequeño; si es así, es porque aún no es el momento.
  • Una vez salga el diente, hay que pedir a los niños que se enjuaguen la boca con agua para limpiar las encías. También pueden morder un trocito de gasa.
  • Con el fin de evitar más sangrado, se debe evitar que los menores se vuelvan a enjuagar y escupan.
  • Por unos minutos se aconseja que el niño permanezca tranquilo, sin correr, y que no coma ni beba nada. Casi siempre, el sangrado es pasajero y se detiene al cabo de un rato.
  • Para cuidar la pieza definitiva que va a erupcionar, se debe advertir al niño que no toque el sitio vacío. También es importante que no se lleve objetos a la boca.

Los sentimientos del niño

Para algunos niños, la pérdida de un diente es motivo de emoción y alegría, sobre todo si tiene la idea de que lo va a visitar el hada de los dientes o el ratón Pérez.

No obstante, otros pueden experimentar angustia por perder esa parte de su cuerpo. De ser así, hay que acompañarlo con respeto, cariño y explicando la situación. 

Hay quienes también experimentan dolor o malestar en el momento en que se les sale el diente. En estos casos, lo ideal es sentarlos o acostarlos para que se tranquilicen, pues suele ser algo pasajero.

¿Cuándo es necesario ver a un profesional?

En líneas generales, el proceso del recambio dental debe ser seguido y supervisado por un odontopediatra. El profesional puede analizar el crecimiento de los maxilares y detectar cualquier problema de manera temprana.

Eso sí, esto no quiere decir que haya que llevar al niño al dentista cada vez que se le afloja un diente. Realizar revisiones cada seis meses desde el primer año de vida del bebé es lo más aconsejable.

Con estas visitas semestrales, el odontólogo podrá observar y analizar el desarrollo de las estructuras de la boca. A su vez, podrá detectar cualquier anormalidad para tratarla de manera oportuna. Entre otras cosas, orientará a los padres a cuidar la boca de su pequeño.

Si entre las visitas programadas aparece alguna duda o inconveniente, siempre es buena idea buscar ayuda profesional. Estos son algunos de los motivos para consultar al odontopediatra:

  • Demora en el recambio dental: aunque cada niño sigue su propio ritmo de recambio dental, puede que la falta de dientes flojos genere dudas que conviene aclarar con un profesional.
  • Los dientes permanentes salieron torcidos: las piezas definitivas erupcionan donde pueden y, a medida que el niño va creciendo, suelen acomodarse. Pese a esto, una evaluación por parte del dentista es recomendable.
  • Hay una doble hilera de dientes: a veces, los dientes permanentes no logran reabsorber las raíces de los temporarios y erupcionan sin que estos se salgan. Esto ocasiona una doble hilera de dientes que el dentista debe evaluar. Si es necesario, este tendrá que extraer la pieza de leche.
  • Los dientes se salen de manera temprana: un golpe o caries muy avanzadas pueden provocar la pérdida prematura de las piezas de leche. En estos casos debe intervenir el odontólogo para guardar el espacio a los dientes definitivos y prevenir maloclusiones.
Odontóloga revisando boca traumatizada de niño.
Por prevención, es importante solicitar visitas periódicas con el odontopediatra. Así, es posible intervenir si hay alguna alteración dental.

Cuidar los nuevos dientes

Es importante aprovechar la etapa del cambio de dientes en los niños para enseñarles sobre los cuidados necesarios para mantener estos elementos sanos durante toda la vida. Los hábitos que se incorporan durante la niñez pueden marcar la diferencia entre tener una boca adulta sana o llena de empastes.

Aunque los niños ya no necesiten tanta ayuda para cepillarse los dientes, es bueno que los adultos sigan supervisando el momento de higiene dental. Resulta conveniente asegurarse de lo siguiente:

  • Que usen una adecuada cantidad de pasta dental.
  • Que la técnica sea correcta.
  • Una adecuada limpieza de todas las superficies de los dientes.
  • Que no omitan ningún cepillado.

Otro aspecto para considerar es enseñar y ayudar a usar el hilo dental. Las piezas permanentes suelen estar más próximas unas con otras, por lo que limpiar en medio de diente y diente es fundamental para mantener la salud.

Otras recomendaciones importantes

  • Utilizar pastas dentales que contengan flúor y enjuagues bucales para prevenir enfermedades orales.
  • Hacer visitas semestrales al dentista, sobre todo en el momento del recambio dental. El profesional puede evaluar el crecimiento de los maxilares y la erupción de los dientes para detectar cualquier problema de manera temprana.
  • Si aparece alguna patología, un tratamiento oportuno evitará cualquier complicación. El dentista podrá sugerir limpiezas, selladores o topicaciones con flúor que ayudan a mantener los dientes permanentes sanos y libres de caries.
  • Llevar una dieta variada, equilibrada y nutritiva también repercute en el estado de la boca. Hay que evitar los alimentos ultraprocesados y abundantes en azúcar. 


Dientes para toda la vida

El cambio de dientes en los niños empieza alrededor de los 6 años. Desde esa edad empiezan a aparecer las piezas dentarias que lo acompañarán por el resto de la vida. Por eso, acompañar el proceso de recambio y contribuir al cuidado oral es una responsabilidad de los adultos. Ahora ya sabes cómo hacerlo.

Te podría interesar...
¿Cómo identificar un buen dentista infantil?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo identificar un buen dentista infantil?

¿Qué debes tener en cuenta para identificar un buen dentista infantil? Sigue leyendo para saber cómo elegir el odontopediatra para tu hijo.



  • Ayala Pérez, Y., Carralero Zaldívar, L. D. L. C., & Leyva Ayala, B. D. R. (2018). La erupción dentaria y sus factores influyentes. Correo Científico Médico22(4), 681-694.
  • Maduro Jácome, S. G. (2021). Factores que influyen en la erupción dentaria retardada (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Anselmino, C. E. (2017). Cronología de la erupción dentaria permanente en nuestra población actual: correlación entre edad dental y edad cronológica en la población de la ciudad de La Plata. Rev. Soc. Odontol. La Plata, 9-14.
  • Pentón, A. S. M., Concepción, O. L. V., & Alemán, R. Z. E. (2017). Erupción dentaria,¿ está todo dicho?. Acta Médica del Centro11(1), 72-75.
  • De la Cruz Sedano, G. S., Flores, A. K. V., Porroa, J. J. J., & de Priego, G. A. P. M. (2020). Erupción dentaria: bases moleculares. Un artículo de revisión. Revista Científica Odontológica8(1), e009-e009.
  • Umaña, A. P., Meza, B. Y. C., Barco, M. G., & Hernandez, J. A. (2017, September). CRONOLOGÍA DE LA ERUPCIÓN DENTARIA EN UN GRUPO DE CAUCASOIDES. In XIX Simposio de Investigaciones en salud" Autonomía, Financiación y Calidad.
  • Osaghae, I. P., & Azodo, C. C. “Shark Teeth” Like Appearance among Paediatric Dental Patients.
  • López León, Z. R. (2021). FACTORES DE RIESGO RELACIONADO A LA ALTERACIÓN DE LA ERUPCIÓN DENTARIA EN ESCOLARES DE 6 A 9 AÑOS DE LA INSTITUCIÓN EDUCATIVA JUANA MORENO HUÁNUCO 2018.
  • Pérez Villa, G. K. (2021). Perdida prematura de dientes temporales en escolares (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Astoquilca Guevara, M. Y. (2019). La pérdida prematura de dientes deciduos como factor de riesgo de maloclusión en escolares de 7 a 9 años de la IE Rafael Díaz, Moquegua-2019.