¿Qué son y para qué sirven los selladores dentales?

La aplicación de selladores dentales en las muelas disminuye el riesgo de que se enfermen con caries. Te contamos en qué consiste este procedimiento odontológico.
¿Qué son y para qué sirven los selladores dentales?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 06 octubre, 2021.

Última actualización: 06 octubre, 2021

A pesar del énfasis que se ponga en el cepillado dental y el uso del hilo, a veces las caries aparecen de todos modos. Los selladores dentales son una medida preventiva que el odontólogo puede sugerir para evitar el desarrollo de la enfermedad.

Es que en las superficies dentarias existen zonas irregulares que el cepillo no logra alcanzar. En estos sitios de difícil acceso, las bacterias se acumulan y el riesgo de la enfermedad aumenta.

Los selladores dentales son útiles para proteger a las piezas dentarias y facilitar su limpieza. Sigue leyendo y entérate más sobre esta alternativa preventiva que te puede ayudar a cuidar la salud de tus dientes.

¿Qué son los selladores dentales?

Los selladores dentales son un delgado recubrimiento de resina que los odontólogos aplican sobre los surcos, las fosas y las fisuras de las superficies dentarias. El relleno de estas zonas profundas disminuye la retención de placa bacteriana y ayuda a que la limpieza del elemento sea más fácil y efectiva.

Se usan de manera especial sobre las caras oclusales de los molares y premolares. Aunque también se pueden utilizar en otras zonas donde se acumula placa bacteriana con facilidad.

Son un procedimiento mínimamente invasivo, que no requiere el uso de anestesia ni la eliminación de tejidos dentarios. Se utiliza en dientes sanos o en donde apenas está iniciando la lesión de caries.

Los materiales que más se emplean para realizar el sellado de las piezas dentarias son las resinas fluidas que endurecen con una luz especial. De todos modos, hay profesionales que prefieren usar otros productos, como los ionómeros vítreos.

¿Para qué sirven?

Como ya adelantamos, los selladores dentales sirven para prevenir las caries dentales. Pues protegen las zonas profundas de las superficies dentarias que el cepillo dental no logra limpiar.

Las superficies masticatorias de las muelas poseen zonas rugosas, fisuras profundas y surcos que el cepillo de dientes no logra alcanzar. Esta falta de limpieza puede ocasionar el acúmulo de placa bacteriana y el consecuente desarrollo de las caries.

Al colocar los selladores dentales sobre estas zonas retentivas de bacterias se cambia la anatomía oclusal. El material de relleno actúa como una barrera protectora y facilita la limpieza de las piezas dentarias.

De esta manera, los selladores dentales evitan que los restos de comida, la placa bacteriana y los ácidos que provocan las caries se acumulen en las rugosidades de las superficies dentarias. Por esta razón, son considerados un método preventivo que impide la destrucción de los tejidos duros de los dientes.

Además, al evitar el desarrollo de las caries permiten al paciente ahorrar el tiempo, la incomodidad y el dinero que requieren los tratamientos para esta enfermedad.

Paciente con caries que necesita selladores dentales.
La caries es una enfermedad muy prevalente en todo el mundo, por lo que distintos métodos preventivos son necesarios para reducir su incidencia.


Beneficios de los selladores dentales

El principal beneficio de los selladores dentales es la prevención de las caries. Como te contamos, el relleno de los defectos oclusales de las piezas dentarias con estos materiales evita que las bacterias y sus ácidos se acumulen y se desarrolle la enfermedad.

Las caries son la desmineralización de los tejidos duros de los elementos dentarios como consecuencia de la acción de los ácidos que producen las bacterias de la boca al fermentar los hidratos de carbono de la dieta. Por este motivo, es fundamental la eliminación de la placa bacteriana para evitar su desarrollo.

Los selladores dentales, al rellenar las zonas rugosas y retentivas de las piezas dentarias, cambian la anatomía de la superficie oclusal. De esta manera, los restos de alimentos y las bacterias ya no se acumulan y la limpieza con el cepillado es mucho más fácil y efectiva.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los selladores dentales protegen contra el 80 % de las caries durante 2 años. Y continúan haciéndolo contra el 50 % de esta enfermedad hasta por 4 años.

Los sellantes se utilizan de manera preventiva en pacientes sanos, sobre todo en el momento en que los elementos permanentes erupcionan. La propia anatomía y la falta de desgaste por el poco uso de las nuevas muelas hacen que sus superficies sean más susceptibles de padecer caries.

Los odontólogos también considerarán usar selladores dentales en pacientes con un alto riesgo de caries. Para determinar la necesidad de este procedimiento preventivo, el profesional evaluará la historia clínica, los hábitos y las condiciones bucales del paciente.

Asimismo, esta técnica puede ser de utilidad en aquellos casos en los que la caries está comenzando. En el estadio inicial de la enfermedad, cuando aún no hay pérdida de tejido dentario, los selladores dentales se pueden usar como terapéutica.

Otras ventajas

Además de disminuir el riesgo de caries, los selladores dentales aportan otros beneficios:

  • La técnica es cómoda y no produce dolor: el procedimiento para colocar los selladores dentales no provoca dolor ni requiere el uso de anestesia. El paciente solo debe permanecer un rato con la boca abierta para que se realice la aplicación y el endurecimiento del producto.
  • Se pueden utilizar desde edades tempranas: al ser un procedimiento que no requiere anestesia y es mínimamente invasivo, se lo puede usar tan pronto los molares definitivos terminan de erupcionar. Las primeras muelas permanentes salen alrededor de los 6 años y a los 12 las segundas. Sellarlas a esas edades puede evitar que se enfermen.
  • Se pueden usar en niños, adolescentes y adultos: lo más común es su uso en los niños y los adolescentes para evitar las caries en las piezas definitivas que recién erupcionan. De todos modos, también se pueden usar en pacientes adultos si el odontólogo lo cree pertinente. En personas con ortodoncia o que padecen una disminución del flujo salival por el uso de medicamentos, por ejemplo, al aumentar el riesgo de caries, los selladores dentales pueden ser de utilidad.
  • Protegen cualquier superficie que retiene placa bacteriana: los selladores dentales se colocan con mayor frecuencia sobre las fosas y fisuras de las superficies oclusales de molares y premolares, por ser estos los sitios donde más placa bacteriana se acumula. Pero en realidad, se pueden utilizar en cualquier defecto dentario difícil de limpiar, como surcos y hoyos de piezas permanentes o dientes de leche, que el odontólogo considere de mayor riesgo de caries.
  • Son estéticos: los selladores dentales son de colores claros, blancos o tienen un leve tinte, dependiendo del producto utilizado. Pero en general, pasan desapercibidos.


Cómo se aplican los selladores dentales

La técnica para aplicar los selladores dentales es sencilla, rápida y cómoda para el paciente. No requiere el uso de anestesia ni eliminar tejido dentario.

Una vez que el odontólogo determine la necesidad de colocar un sellador dental en una pieza dentaria llevará a cabo los siguientes pasos:

  1. Limpiar las superficies dentarias sobre las que se aplicará el producto: se realiza con una brocha giratoria y pastas especiales. Luego se lava y se seca el diente.
  2. Acondicionar con un gel ácido: el mismo se coloca sobre la superficie a sellar y se lo deja actuar unos segundos. Esto genera una superficie rugosa con pequeños poros microscópicos que mejoran la adhesión del material al diente.
  3. Lavar y secar la superficie dentaria.
  4. Colocar el sellador en los surcos y fisuras de la pieza dentaria: el material es fruido y se va colocando en el interior de los defectos anatómicos de las superficies dentarias.
  5. Fotopolimerizar el producto: se proyecta una luz especial que ayuda a secar y endurecer el material. Esto toma alrededor de 30 segundos.
  6. Probar la oclusión: se hace morder al paciente varias veces para asegurarse que pueda hacerlo con normalidad. Si ha quedado alguna zona que interfiere con la masticación por exceso de material, el mismo se desgasta hasta lograr una oclusión adecuada.

El proceso está listo. El paciente ya puede masticar y usar su muela con normalidad.

¿Cuándo están indicados los selladores dentales?

Siempre será el odontólogo quien determine la necesidad o no de aplicar selladores dentales en un paciente. Para esto evaluará el riesgo de caries en función a los hábitos de higiene, las costumbres, las condiciones bucales y la historia clínica.

De todos modos, en términos generales, el uso de los selladores está recomendado en pacientes niños y adolescentes en los que acaban de erupcionar sus piezas dentarias definitivas. Se recomienda sellar los molares permanentes y en los pacientes de alto riesgo de caries también los premolares.

Existen algunas consideraciones que el dentista tendrá en cuenta antes de aplicar el procedimiento. Las piezas dentarias a sellar deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • El diente a sellar debe estar libre de caries. En algunos casos, se puede usar la técnica como tratamiento de lesiones incipientes.
  • El elemento dentario debe estar completamente erupcionado. Si aún no terminó de salir, será necesario esperar.
  • No se pueden colocar selladores dentales sobre un empaste. Si la pieza dentaria ya está arreglada, no se la sella.
Caries en un niño.
No es posible colocar selladores sobre empastes dentales o sobre superficies que ya tienen caries avanzadas.

Cuánto duran los selladores dentales

El tiempo de duración de los selladores depende mucho de la realización correcta del procedimiento. Pero en términos generales, pueden durar en la boca entre 5 y 10 años.

En los controles habituales con el odontólogo, el profesional deberá revisarlos para valorar su integridad o determinar si es necesario reemplazar alguno. Si en algún momento el paciente siente que no puede morder con comodidad o que se ha salido el material, lo ideal es acudir al dentista.

En el caso de que se salgan, se puede volver a realizar el procedimiento en el mismo elemento dentario.

El cuidado bucodental

Si bien los selladores dentales son un método eficaz para prevenir las caries, otras medidas para cuidar la boca son necesarias. La higiene bucal en el hogar con un cepillado dental correcto, tres veces al día, y el uso de pasta dental con flúor e hilo dental son fundamentales.

Prestar atención a la dieta también es necesario para mantener la cavidad bucal sana. Llevar una alimentación variada, nutritiva y con un bajo consumo de azúcares ayuda a cuidar la dentadura.

Las visitas odontológicas cada seis meses permiten controlar el estado de la boca y detectar cualquier problema que pueda surgir a tiempo. Mientras antes se traten los inconvenientes bucales, mejor es el pronóstico y más sencillo y cómodo el procedimiento. ‘

Además, el profesional indicará la mejor manera de incorporar fluoruros en la boca según las necesidades de cada caso. La combinación de este elemento con los selladores dentales protege las superficies dentarias de los ácidos y las bacterias.

Con hábitos saludables y medidas preventivas como los selladores dentales, las caries pueden evitarse. Consulta a tu dentista si es posible aplicar este tipo de tratamientos en tus muelas o las de tu familia.

Tener una sonrisa bonita y sana depende mucho de tu actitud y tu compromiso con el cuidado de tu boca. Al conocer este tipo de procedimiento dispones de más información para poder ocuparte de tu salud bucodental.

Te podría interesar...
Cómo evitar las caries en tus dientes y muelas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo evitar las caries en tus dientes y muelas

Un buen cepillado y la limpieza bucal diaria son fundamentales para evitar las caries y que no se acumulen bacterias. Sigue nuestros consejos.



  • Community Preventive Services Task Force. (2019). Preventing Dental Caries: School-based Dental Sealant Delivery Programs. Atlanta, GA: US Department of Health and Human Services, Community Preventive Services Task Force; 2016.
  • Padrón, G., de los Ángeles, M., Sáenz Guzmán, M., Hernández, D., & González, E. (2002). Los Sellantes de Fosas y Fisuras: Una alternativa de tratamiento" Preventivo o Terapéutico" Revicion de la literatura. Acta Odontológica Venezolana40(2), 193-200.
  • Enríquez, R. A. S., Mendoza, C. L., & Rebollo, M. E. T. (2019). Enseñanza en biomateriales dentales: el caso de los selladores de fosetas y fisuras. REVISTA MEXICANA DE MEDICINA FORENSE Y CIENCIAS DE LA SALUD4(1sup).
  • Luengo, J. A., Martínez, S. M., Medrano, L. E. C., & García, I. T. (2020). Retención y efecto anticariogénico de los selladores en molares primarios. Ensayo clínico controlado. Revista de Odontopediatría Latinoamericana4(1), 29-40.
  • Ahovuo‐Saloranta, A., Forss, H., Walsh, T., Hiiri, A., Nordblad, A., Mäkelä, M., & Worthington, H. V. (2013). Sealants for preventing dental decay in the permanent teeth. Cochrane Database of Systematic Reviews, (3).
  • Feldens, C. A., Hebling, J., dos Santos-Pinto, L. A. M., & Kramer, P. F. uso de selladores capítulo.
  • López Gutiérrez, H. J., Ordoñez Olivas, W. A., & Zamora Orozco, M. J. (2017). Estado de los selladores de fosas y fisuras posterior a 6 meses de su aplicación en los pacientes de 6 a 9 años atendidos en la clínica odontológica de la UNAN-Managua, en el periodo de febrero a junio 2016 (Doctoral dissertation, Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, Managua).
  • Colombo, S., & Paglia, L. (2018). Dental Sealants. Part 1: Prevention First. European journal of paediatric dentistry19(1), 80-82.
  • Sealants, R. B. (2018). Dental Sealants Part 3: Which material? Efficiency and effectiveness. European journal of paediatric dentistry19, 247.
  • Crall, J. J., & Donly, K. J. (2015). Dental sealants guidelines development: 2002-2014. Pediatric dentistry37(2), 111-115.