Cambio de horario ¿por qué modificamos la hora según la estación?

Si quieres saber por qué ocurre el cambio de horario en algunos países y en otros no, sigue leyendo este artículo. Te sorprenderá la historia de esta decisión.
Cambio de horario ¿por qué modificamos la hora según la estación?

Escrito por Andrea de los Angeles Salas Suarez, 01 abril, 2021

Última actualización: 01 abril, 2021

De seguro en más de una oportunidad te preguntaste por qué en muchos países retrasan y adelantan los relojes dos veces al año. Si el tiempo avanza a su ritmo, parece imposible manipularlo. Entonces, ¿por qué se hace el cambio de horario? La respuesta es sencilla: aprovechar la luz solar.

En España ocurre a las 2:00 a.m. del último domingo de marzo, cuando los relojes aceleran una hora. A esto se le conoce como horario de verano. Mientras que el último domingo de octubre se hace la otra modificación: las agujas retroceden 60 minutos para iniciar así con el horario de invierno.

¿Dónde surgió la idea del cambio de horario?

Aunque se hizo realidad mucho después, la idea fue del norteamericano Benjamin Franklin, quien asomó la propuesta a través de una carta que redactó en París en 1784. El entonces embajador de Estados Unidos en Francia recomendó medidas para la conservación de la energía.

De manera jocosa, expresó que sonando las campanas de los templos o disparando cañones debían despertar a los habitantes de esa ciudad, quienes seguían durmiendo pese a que ya el sol había salido. También aconsejó multar a las personas que impidieran el paso de la luz natural a través de sus ventanas.

Transcurrido más de un siglo, en 1895, la propuesta volvió a sonar. Esta vez por parte de George Vernon Hudson. Este científico de Nueva Zelanda planteó al gobierno adelantar dos horas en verano. Pero tampoco sucedió nada.

Más adelante, en 1907, William Willett, un constructor de Gran Bretaña, hizo una campaña ante el parlamento para que se aprobara el cambio de la hora de manera progresiva cada domingo de abril. Luego se retrocedería el reloj de igual forma en septiembre. Los rumores decían que se molestaba cuando su partido de golf quedaba suspendido porque oscurecía.

No fue hasta la primavera del año 1916 cuando los intentos fallidos dieron resultado. En plena Guerra Mundial, los combatientes de Alemania adelantaron la hora para ahorrar energía y conservar el carbón que usaban en la guerra.

Con este primer paso, muchas naciones de Europa adoptaron la medida. Sin embargo, la práctica se descartó durante un período para retomarse en 1973, a raíz de la crisis petrolera.

Mujer durmiendo con nuevo horario.
La principal razón del cambio de horario por estaciones es mejorar el aprovechamiento de la luz solar.

¿Por qué ocurre este fenómeno?

En los países situados cerca del ecuador, tanto el día como la noche duran 12 horas a lo largo de todo el año. Pero en otras naciones, por su ubicación geográfica, hay más luz del día en la estación de verano que durante el invierno.

Por ejemplo, Helsinki tiene 6 horas de sol en invierno, pero en verano casi llega a las 19. De esta forma, mientras más cerca se esté de los polos, más extenso será el ciclo de luz natural en verano.

Lo que sí es muy importante aclarar es que ni el horario de verano ni el horario de invierno restan ni suman horas de luz. Sino que, de forma natural, según se incline el eje de rotación del planeta, en la estación de invierno los días cuentan con menos luminosidad natural.

En consecuencia, un nuevo huso horario tiene la función de correr las horas de iluminación natural para que ocurran más temprano o más tarde. En los lugares más próximos al ecuador no suelen practicar el cambio, pues no tiene ninguna utilidad.

¿Qué países hacen el cambio de horario?

En la actualidad, existen 73 países que lo practican. La mayoría de los territorios europeos lo hacen, exceptuando Rusia, Bielorrusia e Islandia.

Por su parte, en Oceanía, Australia no tiene horario de verano en todos sus estados porque es un país muy grande –el sexto de mayor extensión en el mundo– y no todas sus regiones lo necesitan.

En América, algunos que modifican sus relojes son Canadá y México, aunque este último lo hace de una forma irregular: no en todas partes. Desde 1966 Estados Unidos también se sumó, pero áreas como Arizona, Puerto Rico, Hawái y las Islas Vírgenes no lo acatan. En ese país, el horario de verano empieza el segundo domingo de marzo y termina el primer domingo de noviembre.

Algunas naciones hicieron el cambio de horario, pero luego decidieron eliminar la política. Este es el caso de Argentina, que pasado el verano de 2009 se quedó con una hora fija.

Beneficios de realizar el cambio de horario

El cambio de horario no es un capricho. Se han evidenciado beneficios que se derivan de su uso correcto en determinados países. Veamos algunos.

Ahorro energético

Al aprovechar las horas del día en las que contamos con luz natural, es evidente que se reduce el consumo de energía artificial, pues se aprovecha el tiempo extra de iluminación para realizar distintas actividades.

La modificación de la hora disminuye de manera mínima, pero significativa, el uso del servicio eléctrico, sobre todo en los climas más fríos.

Menor impacto ambiental

Como baja la demanda eléctrica y los combustibles empleados para obtenerla, al mismo tiempo el impacto ambiental es menor. De esta manera, el medio ambiente queda favorecido gracias a que deja de recibir emisiones de dióxido de carbono hasta en un 0,3 %.

Rutinas iluminadas naturalmente

El cambio de horario permite a las personas acoplar sus rutinas laborales, recreativas o familiares en torno a la luz solar. Esto puede animar a muchos a desarrollar algún tipo de actividad al aire libre, como ejercitarse, lo que podría significar un punto a favor de la salud.

Mejor capacidad de adaptación

Más allá de lo que ocurra en el exterior por la variación del horario, psicológicamente también hay beneficios. El ser humano, al someterse a los cambios, tiene la oportunidad de adaptarse y, de este modo, se estimula un mejor desarrollo personal.

A la vez, esto abre la posibilidad de enfrentar retos más complejos en cualquier aspecto de la vida.

Crecimiento económico

Es posible que también haya una ventaja económica, debido a que las horas del día suelen motivar a las personas a salir de sus casas, recorrer comercios, mirar vitrinas y comprar.

Esto podría ser un incentivo para el crecimiento económico. Industrias como la agrícola requieren iluminación natural para desarrollar su faena.

Disminución de los accidentes de tránsito

Hay quienes aseguran que el cambio de horario es favorable para la salud pública al disminuir los accidentes de tránsito. Gracias a la claridad de las mañanas del horario de verano, se reduciría la incidencia de estos eventos y las muertes.

Asimismo, en Alemania llegaron a reportar una disminución de estos sucesos del 1 % en 1978. En Inglaterra sucedió lo mismo en esa época.

Menos accidentes de tránsito por el cambio de horario.
Los accidentes de tránsito disminuirían con mayor luz natural disponible para los trayectos laborales, por ejemplo.

Consejos para afrontar el cambio de horario

Por fortuna, casi todos los dispositivos electrónicos con conexión a internet, como teléfonos, ordenadores y tabletas, actualizan la hora de manera automática. No obstante, es importante que tomes en cuenta recomendaciones para evitar inconvenientes.

Recuerda modificar manualmente la hora de tus relojes no digitales. Adelanta una hora tu reloj el sábado, antes de dormir, previo a la modificación de verano.

Algunas jornadas antes de que ocurra el cambio de verano, despierta por lo menos 15 minutos antes durante varias mañanas seguidas. También acostúmbrate a planificar tu agenda en función de la nueva hora.

¡No te compliques! Se trata solo de una hora, no de un día entero. Con la práctica esta rutina queda incorporada y no hay mayores inconvenientes.

Te podría interesar...
8 trucos para que el cambio de horario no te afecte
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
8 trucos para que el cambio de horario no te afecte

Llega un nuevo cambio de horario y algunos pueden presentar ciertos síntomas secundarios. Te damos 8 trucos para asumirlo.



  • Collado-Ardón R, Aguilar R, Álvarez Gayou J, Campillo Serrano C, Kuri P, Martín del Campo A, Nava R, Pérez I, Valdés P, Vera Á. El cambio de horario y la salud. Rev Fac Med Unam. 2001; 44 (5): 1-8.
  • Ramírez C, Nevares C, Valdés P. Efectos psicofisiológicos de la eliminación del horario de verano en una población nunca antes expuesta a este. Salud Mental. 1994; 17: 25­30.
  • Hancevic P, Margulis D. Horario de verano y consumo de electricidad: el caso Argentina. Rev Trim Econ. 2018; LXXXV (339): 515-542