Cáncer de mandíbula: síntomas, diagnóstico y tratamiento

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 18 julio, 2022
El cáncer de mandíbula se caracteriza por presentar síntomas evidentes, como dolor e hinchazón en la cara. Esto facilita su diagnóstico y tratamiento.

El cáncer es una enfermedad maligna que puede afectar cualquier tejido del organismo. A pesar de que existen algunos tumores muy conocidos, como el de mama, próstata o cuello uterino, hay otros menos frecuentes, como lo es el cáncer de mandíbula.

También conocido como carcinoma ameloblástico de mandíbula, se trata de una enfermedad que afecta al hueso maxilar inferior. Es un tumor inusual que representa menos del 15 % de todos los tumores óseos, según algunas investigaciones.

El cáncer de mandíbula es más común en hombres entre los 30 y 40 años de edad. Por fortuna, el diagnóstico se suele realizar en las fases iniciales en la mayoría de los casos, lo que mejora el pronóstico y reduce las complicaciones.

Síntomas del cáncer de mandíbula

La mayoría de los tipos de cáncer cursan de forma asintomática al principio, lo que tiende a dificultar y retrasar su diagnóstico. Sin embargo, el cáncer de mandíbula posee signos y síntomas propios que pueden ser notados por las personas.

Las manifestaciones clínicas más evidentes son la hinchazón y el dolor, que pueden afectar todo el rostro o solo la mandíbula. Otros síntomas característicos incluyen los siguientes:

  • Mal aliento.
  • Dientes sueltos.
  • Sangrado en la boca.
  • Alteraciones en el tono de voz.
  • Dificultad para masticar y tragar.
  • Llagas o úlceras dolorosas en la boca.
  • Dificultad para abrir y cerrar la boca.
  • Alteraciones en la sensibilidad de la mandíbula.

Algunos de estos síntomas también están presentes en otras patologías. Sin embargo, se debe sospechar de cáncer de mandíbula cuando estas alteraciones tarden más de una semana en desaparecer, a pesar de haber iniciado un abordaje.

Por desgracia, el cáncer de mandíbula puede cursar de forma asintomática en algunos pacientes. En este sentido, resulta fundamental realizarse chequeos médicos de forma periódica.

Causas

Estamos ante una enfermedad de origen multifactorial, en la que se encuentran involucrados factores genéticos y ambientales. En este sentido, muchas veces es imposible establecer una causa precisa.

Estudios recientes han relacionado el cáncer de mandíbula con alteraciones en los genes supresores de tumores p53 y RB1. A su vez, existen ciertos factores de riesgo que aumentan la probabilidad de enfermar, como los siguientes:

Virus del VPH causa cáncer de mandíbula.
Algunos tipos de VPH se han vinculado a la génesis del cáncer mandibular. Aunque debe haber otras condiciones que acompañen a la infección.

Diagnóstico

La fase del diagnóstico puede ser difícil de transitar para las personas, ya que son necesarios múltiples exámenes y visitas al especialista. El médico iniciará preguntando acerca de los síntomas y su evolución.

Luego, procederá a un examen físico minucioso, enfocado en las alteraciones mandibulares. No obstante, el diagnóstico definitivo se realiza a través de estudios radiológicos y la realización de una biopsia ósea.

Los estudios de imagen proporcionan una visión de la parte interna del cuerpo, lo que lleva a identificar al tumor y detallar sus características. Las pruebas más utilizadas con la resonancia magnética y la tomografía computarizada.

Otros estudios, como el PET/TC, permiten evaluar la presencia de metástasis. Por su parte, la biopsia estudiará al microscopio una muestra del tejido, ofreciendo no solo un diagnóstico definitivo, sino también una estadificación.

Quizás te pueda interesar: Qué es una resonancia magnética

Tratamiento del cáncer de mandíbula

El tratamiento para el cáncer de mandíbula dependerá del estadio del tumor y de la edad de la persona afectada.

En la mayoría de los casos, el abordaje comienza con una cirugía, la cual busca extraer la totalidad de la tumoración y del tejido afectado. Después de la cirugía será necesaria una reconstrucción de la cavidad oral para restaurar la función y la apariencia de la mandíbula.

La cantidad de hueso extraído suele ser tan grande, que es necesaria la colocación de una prótesis de metal. A menudo, también se indican sesiones de radioterapia para eliminar las células malignas remanentes.

Por último, la quimioterapia no suele ser necesaria en el cáncer de mandíbula y solo se reserva cuando existen metástasis extraganglionares. Las metástasis más frecuentes son a los pulmones, el hígado y el cerebro. Esta realidad, de concretarse, complica el tratamiento y empeora el pronóstico.

Cirugía para cáncer de mandíbula.
Las cirugías para esta enfermedad son grandes, con extirpación de parte del hueso afectado. Luego se coloca una prótesis.

Una enfermedad con síntomas claros y buen pronóstico

El cáncer de mandíbula es una de las pocas neoplasias que posee síntomas muy notorios, lo que facilita su diagnóstico. En este sentido, es común detectar la alteración en los estadios iniciales, lo que mejora el pronóstico de forma considerable.

Lo ideal es que consultes con el especialista en caso de notar algunos de los síntomas mencionados. Solo él estará en la capacidad de dar un diagnóstico preciso e iniciar el tratamiento oportuno.

  • Dixit A, Parikh N. Osteosarcoma of jaw bone. Journal of Indian Academy of Oral Medicine and Radiology. 2008;20(1):41.
  • Bertin H, Gomez-Brouchet A, Rédini F. Osteosarcoma of the jaws: An overview of the pathophysiological mechanisms. Critical Reviews in Oncology/Hematology. 2020;156:103126.
  • Mateo M, Somacarrera M. Cáncer oral: Genética, prevención, diagnóstico y tratamiento. Revisión de la literatura. Av. Odontoestomatol 2015;31(4):247-259.
  • Huber MA, Tantiwongkosi B. Oral and oropharyngeal cancer. Med Clin North Am. 2014;98(6):1299–1321.
  • Ferrari D, Moneghini L, Allevi F, Bulfamante G, Biglioli F. Osteosarcoma of the Jaw: Classification, Diagnosis and Treatment. Osteosarcoma - Biology, Behavior and Mechanisms. 2017.
  • Dimitroulis, George. "Mandibular reconstruction following ablative tumour surgery: An overview of treatment planning." Australian and New Zealand Journal of Surgery 70.2 (2000): 120-126.