¿Cuáles son las causas de la lumbalgia?

28 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
La lumbalgia es una patología molesta. En casos graves es incapacitante hasta que se resuelve. La postura es un gran problema, tanto en el trabajo como en las actividades deportivas, pero no están allí las únicas causas. Te lo contamos.

Las causas de la lumbalgia son muy variadas, pero esta molestia siempre está en relación con la estructura muscular y esquelética de la columna vertebral. Es un motivo frecuente de consulta al médico y de incapacidad laboral.

Se trata de un dolor que se localiza en la parte baja de la espalda. A lo largo de la vida, casi toda la población lo sufre en algún momento. De hecho, la mayoría de los casos tienen buen pronóstico y se resuelven de manera fácil. Sin embargo, en torno al 15 % de las lumbalgias se cronifican.

En este artículo vamos a explicar las causas de la lumbalgia más frecuentes. Algunas de ellas pueden prevenirse, por lo que también hablaremos sobre una serie de medidas simples que pueden ayudar a evitar la situación.

Causas de la lumbalgia

La lumbalgia, como hemos señalado, es un dolor que se produce en la parte baja de la espalda. Esta propia molestia puede irradiarse y extenderse a los miembros inferiores. Es una situación muy frecuente que afecta a personas de cualquier edad.

Tanto es así que, según un estudio realizado en el Centro de Investigaciones Médico-Quirúrgicas, la prevalencia varía entre el 60 % y el 90 % de la población general. Dentro de todos estos casos, en torno a un 80 % son agudos y el resto, crónicos.

El dolor de la lumbalgia sigue unas características concretas. Por ejemplo, suele intensificarse cuando la persona se inclina hacia delante o trata de levantar algún objeto. Además, puede extenderse, aunque no a la pierna, sino limitarse a las nalgas.

En algunos casos la lumbalgia se asocia a ciática. Es una patología en la que se produce un pinzamiento del nervio ciático. En este caso, sí que es más usual que el dolor alcance partes más bajas de las extremidades inferiores.

Las causas de la lumbalgia suelen estar relacionadas con un problema mecánico de la columna vertebral. En un artículo de revisión publicado en la Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica afirman que factores como la edad, el sexo, la genética, el deporte y el trabajo influyen en su desarrollo.

Lumbalgia en una mujer.
A cualquier edad puede aparecer una lumbalgia, ya que sus causas son variadas.

Quizá te interese: 7 síntomas que te alertan de una posible lumbalgia

Sobresfuerzo físico

El sobresfuerzo físico es una de las causas de lumbalgia más frecuentes. Así lo explican en un trabajo realizado en la Universidad de Miguel Hernández. Puede incluir cualquier tipo de actividad deportiva que fuerce de forma brusca la espalda.

Por ejemplo, un entrenamiento de fuerza en personas que no estén acostumbradas. Incluso, en aquellas que sí presenten una buena forma física, pero realicen un movimiento agresivo que lesione algún ligamento de la columna vertebral.

No obstante, no tiene por qué ocurrir solo durante el deporte. Es importante destacar que gran parte de las causas de lumbalgia en relación con el sobresfuerzo se producen en el ámbito laboral. Así tratan de demostrarlo en un estudio realizado en la Universidad Autónoma Metropolitana.

Lesiones del disco como causa de lumbalgia

Los discos intervertebrales son una especie de almohadillas que se encuentran entre las vértebras. Permiten amortiguar el choque entre ellas. Están formados por tejido cartilaginoso y el mismo, al igual que todos los del organismo, es sensible al envejecimiento.

De esta manera, a medida que avanza la edad, es más frecuente que estos discos se desgarren. Si esto ocurre se liberan sustancias químicas que irritan los nervios produciendo inflamación y dolor.

Las hernias discales son otra de las patologías más asociadas con la lumbalgia y la ciática. Una hernia discal consiste en que el centro del disco empuja hacia el exterior, protruyendo hacia el conducto vertebral. Cuando esto ocurre, presiona los nervios que discurren por dicho conducto.

Degeneración de disco

En el apartado anterior hemos mencionado que, con la edad, es frecuente que el tejido cartilaginoso de los discos se desgaste y reduzca su capacidad de amortiguación. Cuando esto sucede, las vértebras pueden chocar entre sí, provocando rigidez y lumbalgia.

El problema es que esta degeneración del disco agrava otras patologías de la columna vertebral. Por ejemplo, la estenosis raquídea o la osteoartritis de la columna.

Espondilolistesis degenerativa

La espondilolistesis consiste en el desplazamiento anormal de una vértebra sobre otra, como si se deslizara. Lo que sucede es que, a medida que una vértebra se mueve, puede presionar los nervios del conducto vertebral provocando dolor e incluso incapacidad de movimiento.

Según explican desde la Clínica de la Universidad de Navarra, la espondilolistesis degenerativa ocurre cuando se degeneran los tejidos que estabilizan las vértebras. Puede tratarse de los ligamentos o los discos intervertebrales.

No obstante, esa no es la única causa. La espondilolistesis puede ser debida a un traumatismo, a consecuencia de un tumor e, incluso, de alguna deformidad congénita.

Estenosis espinal

La estenosis espinal es una patología que consiste en el estrechamiento del canal de la columna vertebral. Por este canal es por el que pasan gran parte de los nervios periféricos. Por eso, cuando se achica, los nervios quedan presionados y se lesionan.

Recomendaciones para prevenir la lumbalgia

Algunas de las causas de lumbalgia son prevenibles, aunque hay factores sobre los que no se puede actuar. No obstante, existen una serie de medidas sencillas que pueden mejorar la salud de la columna vertebral.

En primer lugar, es muy importante destacar que realizar ejercicio es una de las actuaciones más beneficiosas. Sobre todo un ejercicio moderado que ayude a fortalecer la musculatura de la espalda. Sin embargo, hay que evitar que sean movimientos bruscos o con demasiado peso que provoquen lesiones en los ligamentos.

Del mismo modo, el hecho de evitar el sedentarismo previene, a su vez, de mantener durante mucho rato una misma postura. En lo referente al trabajo, es recomendable realizar estiramientos en los descansos. También se deberían evitar los movimientos de torsión o hiperextensión, sobre todo si se trabaja con peso.

La obesidad es otro de los factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir lumbalgia. Por ello, se debe bajar de peso para ejercer menos presión sobre la estructura de la columna.

Obesidad y consulta médica frente a lumbalgia.
El control del peso es una herramienta para prevenir la lumbalgia asociada a la obesidad.

Podría gustarte: ¿Los ejercicios de core para la lumbalgia son eficaces?

Si padeces una de las causas de lumbalgia, toma acción

Las causas de lumbalgia son muchas y la prevalencia de este dolor es muy elevada. Por ello, en el caso de que sufras un episodio, es esencial que tengas en cuenta ciertas consideraciones. Lo primero es que siempre está indicado consultar con un especialista.

Además, ante el dolor lumbar, no es recomendable mantenerse en la cama reposando. De hecho, es más efectivo mantenerse activo, sin tratar de forzar demasiado esta zona.

Algunas personas experimentan cierta mejoría del dolor al aplicar compresas con agua caliente o fría sobre la zona. Las de agua caliente suelen aliviar si el dolor se mantiene en el tiempo. Las frías, por su parte, están indicadas en el momento justo de la lesión para reducir la inflamación.

Uno de los aspectos más importantes a recordar es que la mayoría de los dolores de espalda están en relación con la postura. Por eso, ser consciente de nuestros hábitos posturales y tratar de mejorarlos es un elemento básico.

En el trabajo, durante el estudio e incluso en los ratos de relajación hay que tratar de mantener la espalda erguida. Al realizar cualquier esfuerzo, como coger un objeto o cargar peso, se recomienda involucrar otras partes del cuerpo, como las piernas. De esta manera, no sufre toda la tensión la espalda.

  • Espondilolistesis: Síntomas, diagnóstico y tratamiento. Clínica Universidad de Navarra. (n.d.). Retrieved October 22, 2020, from https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/espondilolistesis
  • Noriega-Elío, M., Barrón Soto, A., Sierra Martínez, O., Méndez Ramírez, I., Pulido Navarro, M., & Cruz Flores, C. (2005). The debate on lower back pain and its relationship to work: a retrospective study of workers on sick leave. Cadernos de Saúde Pública / Ministério Da Saúde, Fundação Oswaldo Cruz, Escola Nacional de Saúde Pública, 21(3), 887–897. https://doi.org/10.1590/s0102-311x2005000300023
  • Hernández, Gabriel A., and Juan D. Zamora Salas. "Ejercicio físico como tratamiento en el manejo de lumbalgia." Revista de Salud Pública 19 (2017): 123-128.
  • Lumbalgia: Causas, diagnóstico y manejo. (n.d.). Retrieved October 22, 2020, from https://www.medigraphic.com/cgi-bin/new/resumen.cgi?IDARTICULO=51255
  • Ibarra, Javier Ernesto Matta, et al. "Relación entre lumbalgia y sobrepeso/obesidad: dos problemas de salud pública." Revista Med 27.1 (2019): 53-60.
  • Delgado, J. G., Delgado, J. Á. G., Lara, G. V., Torres, J. del C. M., & Morales, I. P. (2014). Epidemiología del dolor de espalda bajo. Investigaciones Medicoquirúrgicas, 6(1), 112–125. Retrieved from http://www.revcimeq.sld.cu/index.php/imq/article/view/275
  • Ocaña Jiménez, Úrsula. "Lumbalgia ocupacional y discapacidad laboral." Revista de fisioterapia 6.2 (2007).
  • Gil Huayanay, Delia, Vicente Benites Zapata, and Carlos Alberto Ramirez La Torre. "No toda hernia lumbar causa lumbalgia." Horizonte Médico (Lima) 17.4 (2017): 58-62.
  • Vega, John Chancasanampa, and Anibal Diaz Lazo. "Patologías de columna lumbar diagnosticadas por radiografía convencional." revista desafios 8 (2017): 21-26.
  • Pérez, Alberto Aceves. "Diagnóstico diferencial en la estenosis espinal lumbar." Ortho-tips 14.1 (2019): 17-21.