Así es como la comida rápida afecta la salud del hígado

Un estudio reciente advierte que el consumo habitual de comidas rápidas perjudica la salud hepática. En particular, incide en la aparición de hígado graso no alcohólico.
Así es como la comida rápida afecta la salud del hígado
Maria Patricia Pinero Corredor

Revisado y aprobado por la nutricionista Maria Patricia Pinero Corredor.

Última actualización: 19 enero, 2023

Desde hace varios años se han documentado los efectos negativos de la ingesta de comida rápida; así las cosas, gran parte de los consumidores son conscientes de los efectos que puede tener tanto en el peso corporal como en la salud. Ahora, un estudio reciente advierte de las consecuencias en el hígado.

La investigación, publicada a través de la revista médica Clinical Gastroenterology and Hepatology, determinó que comer comidas rápidas con regularidad eleva el riesgo de desarrollar hígado graso no alcohólico, sobre todo en pacientes con enfermedades subyacentes, como la obesidad y la diabetes.

El consumo de comida rápida afecta la salud del hígado

Un equipo de investigadores de la Escuela de Medicina Keck, de la Universidad de Carolina del Sur (Estados Unidos), vinculó el consumo regular de comida rápida con el deterioro de la salud del hígado. En especial, en grupos de alto riesgo, como los pacientes con obesidad y diabetes.

Se analizaron datos sobre la dieta y las mediciones del hígado graso en 4000 adultos. Así, los expertos determinaron que aquellos que consumen el 20 % o más de sus calorías diarias en comida rápida, tienden a tener un riesgo más elevado de hígado graso no alcohólico en comparación con quienes ingieren menos cantidad o nada.

Y aunque los pacientes con enfermedades metabólicas son los más vulnerables a esta complicación, las personas sanas no están exentas de riesgo. Respecto a esto, Ani Kardashian, hepatóloga de Keck Medicine y autora principal del estudio, dijo lo siguiente:

Los hígados sanos contienen una pequeña cantidad de grasa, por lo general menos del 5 %, e incluso un aumento moderado de grasa puede conducir a la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Del grupo de pacientes encuestados, un 52 % informó consumir alguna comida rápida. De estos, el 29 % consumía una quinta parte o más de calorías diarias con este tipo de comidas. Fue justamente en este último grupo en el que se observó un aumento relevante en los niveles de grasa en el hígado.

Se catalogó como comida rápida a las pizzas, las hamburguesas, las papas fritas y los hot dogs que suelen venderse en los restaurantes de cadena. Otros platos abundantes en grasas trans y azúcares pueden incluirse en esta categoría.

Con estos hallazgos, los autores del estudio alientan a las personas a buscar opciones de alimentación más saludables. Además, la Dra. Kardashian apunta a la necesidad de políticas públicas de salud que faciliten el acceso a alimentos nutritivos:

Esto es especialmente importante, ya que más personas recurrieron a las comidas rápidas durante la pandemia y el precio de los alimentos aumentó drásticamente durante el último año, debido a la inflación.

Comida rápida y chatarra.
La comida rápida tiene efectos negativos en múltiples aspectos de la salud humana. El hígado es uno de los órganos afectados.


Sobre la enfermedad del hígado graso no alcohólico…

La enfermedad de hígado graso no alcohólico (EHGNA) abarca un espectro de afecciones hepáticas vinculadas a los trastornos metabólicos. Su principal característica es un aumento en el contenido de grasa en el hígado en ausencia de una ingesta significativa de alcohol.

De acuerdo con información divulgada en Journal of Family Medicine and Primary Care, se trata de la afección hepática crónica más común en el mundo. Se estima que su prevalencia se ubica en, aproximadamente, un tercio de la población mundial.

Si bien su causa exacta no está establecida, su desarrollo tiene una estrecha relación con el sobrepeso, la obesidad, la resistencia a la insulina, la diabetes tipo 2 y los niveles altos de triglicéridos y colesterol en la sangre.

En algunos pacientes, el exceso de grasa almacenada en las células hepáticas causa esteatohepatitis no alcohólica, que se caracteriza por la inflamación del hígado. Sin un tratamiento oportuno, esto puede progresar hacia enfermedades más graves, como la cirrosis, la insuficiencia hepática y el cáncer de hígado.

Hígado graso no alcohólico.
La acumulación de tejido graso en el hígado afecta su funcionamiento, pudiendo conducir a enfermedades más severas.


¿Cómo cuidar la salud del hígado?

La aparición de trastornos hepáticos supone una disminución en la calidad de vida. Y es que el hígado interviene en alrededor de 500 funciones vitales, entre las que se destaca la descomposición y eliminación de toxinas presentes en la sangre, el almacenamiento de nutrientes, la regulación de los niveles de azúcar sanguínea, el proceso de coagulación, entre otros.

De ahí la importancia de adoptar un estilo de vida que mejore su salud y que ayude a la prevención de complicaciones. Para ello, resulta clave mantener un peso corporal saludable, adoptar una buena alimentación y hacer ejercicio físico regular.

Un estudio compartido a través de Hepatobiliary Surgery and Nutrition destaca que modelos de alimentación, como la dieta mediterránea —caracterizada por una ingesta abundante de aceite de oliva, frutas, verduras, cereales integrales, frutos secos, legumbres y pescado—, mejoran de manera gradual la gravedad de la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

En conjunto con la dieta, este documento señala que la actividad física es clave para la prevención y el tratamiento de este trastorno, puesto que incide de forma positiva en el metabolismo hepático. Se recomienda la práctica semanal de al menos 150 minutos de ejercicios de intensidad moderada. 

Otras acciones, como incrementar la ingesta de agua, evitar el consumo de tabaco y alcohol, limitar el consumo de azúcar y evitar la automedicación, también son determinantes para el cuidado de este órgano.

Te podría interesar...
Hígado inflamado: síntomas y dieta adecuada
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Hígado inflamado: síntomas y dieta adecuada

El hígado inflamado puede causar diversas molestias. Es importante tratarlo adecuadamente desde el primer momento para evitar complicaciones.



  • Ahmed MH, Husain NE, Almobarak AO. Nonalcoholic Fatty liver disease and risk of diabetes and cardiovascular disease: what is important for primary care physicians? J Family Med Prim Care. 2015 Jan-Mar;4(1):45-52. doi: 10.4103/2249-4863.152252. PMID: 25810989; PMCID: PMC4367006.
  • Fuhrman J. The Hidden Dangers of Fast and Processed Food. Am J Lifestyle Med. 2018 Apr 3;12(5):375-381. doi: 10.1177/1559827618766483. PMID: 30283262; PMCID: PMC6146358.
  • Kalra A, Yetiskul E, Wehrle CJ, et al. Physiology, Liver. [Updated 2022 May 8]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK535438/
  • Kardashian, A., Dodge, J. L., & Terrault, N. A. (2023). Quantifying the Negative Impact of Fast-food Consumption on Liver Steatosis Among United States Adults with Diabetes and Obesity. In Clinical Gastroenterology and Hepatology. Elsevier BV. https://doi.org/10.1016/j.cgh.2022.11.040
  • Kudaravalli P, John S. Nonalcoholic Fatty Liver. [Updated 2022 May 8]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK541033/
  • Lee YH, Cho Y, Lee BW, Park CY, Lee DH, Cha BS, Rhee EJ. Nonalcoholic Fatty Liver Disease in Diabetes. Part I: Epidemiology and Diagnosis. Diabetes Metab J. 2019 Feb;43(1):31-45. doi: 10.4093/dmj.2019.0011. Erratum in: Diabetes Metab J. 2019 Oct;43(5):731. PMID: 30793550; PMCID: PMC6387876.
  • Trovato FM, Castrogiovanni P, Malatino L, Musumeci G. Nonalcoholic fatty liver disease (NAFLD) prevention: role of Mediterranean diet and physical activity. Hepatobiliary Surg Nutr. 2019 Apr;8(2):167-169. doi: 10.21037/hbsn.2018.12.05. PMID: 31098370; PMCID: PMC6503241.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.